Los judíos y la vida económica

https://i1.wp.com/forward.com/workspace/assets/images/articles/blog-money-110610.jpg

A propósito de libro “Los judíos y la vida económica” de Werner Sombart, Ediciones Cuatro Espadas, Buenos Aires (Argentina), 1981, 516 pp.

http://antoniojosetrigo.blogspot.com/2008/12/los-judos-y-la-vida-econmica.html

Este mundo que vivimos actualmente no puede ser comprendido a no ser que se haga un examen crítico y sincero del papel de los judíos, desenmascarando los objetivos que mantienen para controlar la agenda política mundial. Porque –como muy bien observa el politólogo argentino Norberto Ceresole–, quien no tenga conciencia en absoluto de la cuestión judía, “no sabe, por así decirlo, que los judíos en el mundo constituyen un parámetro esencial para la comprensión de la realidad del mundo”.
Es un deber histórico, tanto más hoy en día en que hablar del tema judío se ha vuelto, no ya tabú, sino delito, bajo la estrecha vigilancia de la Liga Anti-Difamación (junta interior de la influyente Orden B´naï B´rith, masonería exclusiva de los judíos), capaz de ejercer presión sobre los medios de comunicación de todo el mundo para suprimir la publicación de la palabra “judío”, a no ser en sentido laudatorio, así como capaz de inducir a los gobiernos su desaprobación a denegar el predominio judío, trabajando para conseguir una ley que prohiba en absoluto toda publicación que disguste a los judíos.
Para entender la influencia judía en la vida económica tenemos que vernos obligado a seguir a Werner Sombart en su análisis, porque nos permite tomar conciencia de los efectos del judaísmo a los que hay que poner remedio si deseamos un mundo más justo. Su obra Los judíos y la vida económica es todo un clásico, donde se pone de manifiesto la influencia judía en la creación del capitalismo, y cómo sin ella no se podría explicar este régimen económico.
En esta obra, Sombart pone de manifiesto cómo los judíos –especialistas en ingeniería especuladora–, rompen las barreras de la vieja moral económica y se colocan a favor de un enriquecimiento tan ilimitado como desconsiderado, beneficiándose de un sistema que ha garantizado su impunidad, a costa de lo que sea y de quien sea, incluso promoviendo personalmente los desórdenes capaces de agitar los Estados, manteniendo la teatralidad socio-política, la simulación de las leyes, la simulación de un orden constitucional y las estrategias secretas (incluida la “guerra sucia”) destinadas a pervertir todo el sistema social, hasta el extremo de relegar la política al papel de una empresa de servicios y convertir la economía en su propio sistema de poder, amparados siempre en la bruma falaz del liberalismo y la democracia.
Por ejemplo, al dominar desde el siglo XVII el mercado de valores, basado –según Sombart– “en un tráfico de las mayores intrigas, astucias y artimañas que aparecieran jamás bajo la máscara de la honradez”, los judíos se han distinguido, no sólo por ser los más grandes especuladores y esquilmadores, sino también los más grandes carroñeros, al conseguir sus riquezas “en medios de guerras, asesinatos y muertes”. Son hechos: los judíos aparecen en primer lugar en la formación de la economía colonial moderna y en el mantenimiento y desarrollo del Estado moderno, por medio del aprovisionamiento de armas para las guerras, por un lado, y, por otro, poniendo a disposición de los gobiernos los capitales necesarios para cubrir los gastos de mantenimiento de los ejércitos, así como para hacer frente a las necesidades de la Corte y el Estado.
Antes de Werner Sombart, tanto Marx como Max Weber (ambos judíos) habían intentado descifrar el funcionamiento de las estructuras simbólicas de dominación. Marx intentó sistemáticamente comprender el capitalismo. Weber creyó descubrir la antropología del sistema capitalista en la concepción protestante del mundo. Pero fue Sombart, espoleado por las investigaciones de Weber, quien fue más lejos, al encontrar que los rasgos esenciales del puritanismo protestante son de naturaleza judía. Así vemos cómo, hoy por hoy, el fundamentalismo evangélico puede considerarse como el gran movimiento sionista no judío. Son conocidas las grandes alianzas entre protestantes y judíos en todo el mundo.

“Lo que el judío representó a través de los siglos –escribe Sombart– frente a las concepciones reinantes, fue el carácter esencialmente individualista de la economía: concepción según la cual la esfera de acción de cada sujeto económico no debía ser limitada por ninguna reglamentación restrictiva, sea sobre el volumen de la venta, sobre la especialización o sobre la separación de las profesiones, teniendo en cambio cada sujeto el derecho de extender su campo de acción en la medida de su posibilidad, aun a expensas de sus vecinos: los medios de lucha tácitamente preconizados por esta concepción era esencialmente de orden espiritual: maña, astucia, sagacidad”.
Con estas artes, los judíos fundan y alientan al comercio mundial, la economía financiera, la Bolsa, y, en general, “la comercialización de la vida económica”. Fundadores de los documentos al portador, de los negocios de seguros, de las empresas llamadas de arrendamiento; impulsores de la institución del crédito profesional, del desarrollo de los valores-papel, del mercado de valores y de la comercialización de la industria, la organización de la industria hotelera, el comercio de las bebidas, la organización de los restaurantes, etc.
Como “partidarios natos de una concepción liberal de la vida y de una interpretación racional del mundo”, los judíos han jugado siempre un importante papel en el mercantilismo moderno, con el objetivo de buscar el fortalecimiento del Estado, bajo el cual siempre han tratado de encontrar cobijo y protección, deseando ser considerados como filántropos políticos, de enorme intelecto y compresión, sin más objetivos que la paz, la armonía y el gobierno justo. Jamás hablan de controlar gobiernos. Hablan, por el contrario, delicada y decorosamente de “información” y “orientación” a los gobernantes.
No obstante, la imagen de los judíos en el mundo mercantilista se ha ocultado por la propaganda oficial y por la información interesada de los medios masivos de difusión, casi todos propiedad de ellos, sustrayendo así a la discusión pública sus oscuras carreras económicas. En este sentido, la identificación de sólidos intereses económicos con el supuesto interés del Estado parece ya tan inamovible que podría darse la impresión de que lo que es bueno para los judíos también es bueno para el Estado, y viceversa.
Por ejemplo, la presencia de bancos judíos con redes de carácter operativo es espectacular desde la década de los noventa. Las vías por las que entran son, por un lado, la adquisición de bancos o agencias de valores en crisis, y, por otro lado, la disputa en el negocio de las privatizaciones de empresas públicas. Porque la verdadera vocación de los financieros judíos son las fusiones y adquisiciones (Mergers & Acquisitions o M&A), o la financiación de compras de grandes empresas a través de lo que se ha dado en llamar “compra apalancada” (leveraged buyonts), denominándose así a aquellas ofertas que hace un comprador por las acciones de una compañía y que se compromete a pagar con los recursos futuros que genere la empresa o con los activos de la misma. La “compra apalancada”, por tanto, es la forma de allegar fondos para una operación financiera mediante el endeudamiento. Este término (“adquisiciones apalancadas”) fue preciso crearse para explicar esa nueva modalidad del negocio del crédito que la firma judía Kohlberg Kravis Robert & Co. (KKR) puso de moda con sus actividades financieras en los años ochenta, y que pronto estimularon imitadores. La KKR comenzó a adquirir todo tipo de compañías con dinero prestado por los bancos (también judíos, a saber: Merrill Lynch, First Boston, Salomon Brothers,…) a través de títulos de alto riesgo (los llamados “bonos basura”), y, cuando el dinero de los bancos no alcanzaba, pedían a la finenciera Drexel Burnham Lambert Inc., cuyo jefe era el joven judío Michael Milken, verdadero gurú del “bono basura”.
Entre los grandes bancos industriales (investment banks) de Wall Street en manos de los judíos , dedicados a financiar operaciones a largo plazo, destacan: Salomon Smith Barney (perteneciente ahora al megabanco Citigrroup, y que era conocido anteriormente como Salomon Brothers), Lehman Brothers, Goldman Sachs, Morgan Stanley, J.P. Morgan, Lazard Brothers, Rothschild, SBC Warburg, Merrill Lynch, etc., capaces de organizar el tráfico de capitales y de orientar su destino, ampliando la función de matrimonio entre capitales en busca de rentabilidad e iniciativas empresariales necesitadas de fondos.
En consecuencia, el interés por los judíos debe ser de tipo político, puesto que –como advierte Shayj Abdalqadir as-Sufi al-Murabit, el cual intenta actualizar en su obra el análisis de Sombart para este tiempo– “su papel en la nueva estructura de poder de la élite oligárquica que controla el sistema bancario y bursátil es totalmente ineludible. Más aún, la ideología del así llamado sionismo es profundamente inquietante para los hombres y mujeres racionales. No se trata en absoluto de un tema racista. Es estructuralista. Subyacente a la crisis actual mundial provocada por el binomio deuda-interés, se puede discernir un desplazamiento que está afectando a los procesos del pensamiento, cuestionando radicalmente la metodología que ha pretendido hacer pasar por racionales las irracionales y fantásticas estructuras de riqueza numérica, permitiendo así el que un puñado de hombres estén controlando la riqueza mundial mediante un juego de prestidigitación”.
En este sentido, la afirmación de que los judíos no son benévolos es tan evidente que nadie se atreve a discutirla cuando se ha formulado con claridad. Pasa como en el cuento de Hans Christian Andersen, en que un niño gritó que el rey estaba desnudo: nadie se atrevió a negarlo. Desgraciadamente, el que lo haga continuará siendo un desvalido. Condición que sólo puede cambiar cuando logre tener plena conciencia de quién es el verdadero enemigo.

Yasin Trigo
(Publicado en la revista Handschar, nº 3, Año II, Otoño-Invierno 2001-02, pp. 46-48)

Esta entrada fue publicada en Capitalismo, Sionismo. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Los judíos y la vida económica

  1. Maritxu dijo:

    Estas “personas” son demonios salidos directamente de la boca del infierno. La mayoría de la gente todavía tiene ni idea de lo demoníacos que son. Son pura maldad.

    • Adversario dijo:

      Por suerte no todos los judíos son así, muchos son gente honesta, pero aquellos que tienen en sus garras el poder financiero (pues el Poder del Dinero ha sustituído a los valores espirituales y tradicionales en éste nuestro mundo materialista moderno), aquellos que esclavizan a las naciones a través de la plutocracia bancaria (véase Grecia y pronto también España) y dominan las “democracias” de occidente a base de usura, mentiras y manipulaciones (Rotschild, Soros, Rockefeller…) son sin lugar a dudas una casta de vampiros talmudistas, entes parasitarios que saquean a los pueblos de la Tierra, cínicos lobos con piel de cordero y como bien dices, la encarnación absoluta del Mal, el Enemigo del Género Humano.

      Saludos.

  2. Maritxu dijo:

    Tengo bastantes dudas acerca de que no “todos” son así… Alguien dijo “la excepción confirma la regla”… El conocimiento mediánamente amplio que he adquirido de su cultura y sus libros Torah-Tanaj-Talmud y es puro odio hacia los no-judíos. El Antiguo Testamento es un libro basta con que una mayoría sea como SON para causar todo el MAL que causan a la humanidad.

    Durante varios años he estado estudiando acerca del judaísmo y los judíos, y desde hace un tiempo, acompañando a estos dos conceptos, apareció y se ha impuesto en el mundo el famoso “sionismo”, que es solo el brazo político del judaísmo, o mejor aún la cortina de humo detrás de la cual esconden su indudable maldad. Como quien dice, que sionismo es la mera punta del icerberg…!!!

    Creo que sabes acerca de Theodor Herzl, judío ateo. Aunque un judío crea o no en su “dios” sigue siendo judío. Acerca de esto dijo Albert Einstein que un judío siempre será un judío aunque niegue el judaísmo, porque es como si a un caracol le quitaran su concha, eso no le cambia su condición de caracol… Estos personajes pueden tener cualquier nacionalidad, cultura, condición ecnonómica, lenguaje y siguen conservando su genética propia de su raza. Judío es hijo del vientre de judía, recordemos.

    Jesús de Nazareth habló acerca de esta condición cuando les dijo (a TODA una raza): “Serpientes. Generación de víboras.” Juan, el Bautista también les dijo esto.

    Esto hace mas 2000 años y aún el mundo aún no lo entiende.

    Porque ellos se han mimetizado de época en época y de tiempo en tiempo como parte del cumplimiento de su AGENDA.

    Su “dios” (YHVH) los tuvo durante 40 años perdidos en el desierto, haciéndolos sus “escogidos” y usando para todo esto a Moisés, su complice más fiel para cumplir su tenebroso plan sobre la Tierra.

    YHVH los guiaba en todo tiempo, “de día como una nube y de noche como un gran fuego” y su sola presencia mataba a cuantos se le acercaban….!!! Solo Moisés podía verlo cuando subía SÓLO al monte Sinaí.

    YHVH les dió instrucciones para construír el “arca de la alianza” un potente condensador de energía que causó la muerte de varios hombres, según relata la TORAH.

    A través de los 5 libros de la TORAH (escritos hace mas de 3000 años) se pueden coocer las enseñanzas de este “dios” sediento de SANGRE HUMANA que aún hasta ahora no se calma, quien ofreció a este pueblo el dominio TOTAL de la Tierra y de la humanidad y para lograr este fin los instruyó en toda clase de maldad, tortura, crueldad, ambición, mentira, invasión, destrucción, brutalidad.

    La totalidad del TANAJ o sea el Antiguo Testamento, es una apología a los tenebrosos genocidios perpetrados por los judíos. Uno de ellos, Josué, es un relato sangriendo y despiadado que “glorifica” al terrible “dios” judío.

    La historia es veraz cuando habla acerca de David (hombre sanguinario, traidor, ambicioso… judío), de Salomón, su hijo y sus características corruptas… Es decir, estos personajes históricos no permiten dudas acerca de la existencia de los judíos, más aún, ellos tienen a David como su máxima expresión ancestral.

    En cuanto a Jesús de Nazareth, su genealogía materna nos lleva a galileos y moabitas, nada que ver con los judíos. Les habló, a los judíos, acerca de todo esto y les desenmascaró a su “dios”; y se dirigió a toda una RAZA: “raza de víboras”.

    “Vosotros sois de vuestro PADRE el diablo, y los deseos de vuestro PADRE queréis hacer. Él ha sido HOMICIDA desde el principio y no ha permanecido en la VERDAD, porque no hay VERDAD en él. Cuando habla mentira, de lo suyo habla; porque es MENTIROSO y PADRE de MENTIRA.” Juan 8:44

    Ningún pueblo, como ellos, ha hecho tanto daño sobre la Tierra. Ningún pueblo, como ellos, ha fundado tantos grupos y sectas demoníacas. Ningún pueblo, como ellos, ha establecido el mal sobre la Tierra.

    Estas verdades acerca de los JUDÍOS indican que llevan en guerra contra la HUMANIDAD por el control absoluto desde hace miles de años. Es un hecho ABRUMADOR.

  3. Maritxu dijo:

    “Los judíos son, según dicen ellos, el pueblo elegido de Dios. Es muy posible pero difieren los gustos pues no son mi pueblo escogido. Quid multa? Los judíos son el pueblo elegido por su Dios y él es el Dios escogido por su pueblo: lo que a nadie interesa sino a ellos” Arthur Schopenhauer

    “While all other religions endeavor to explain to the people by symbols the metaphysical significance of life, the religion of the Jews is entirely immanent and furnishes nothing but a mere war-cry in the struggle with other nations.” Arthur Schopenhauer

    “Pero de las ciudades de estos pueblos que YHVH tu Dios, te da por heredad, ninguna persona dejarás con vida.”
    Deuteronomio 20:16 TORAH

    Esta raza solo sigue las instrucciones de su “dios” YHVH.

    No sé si habrás visto la película “My father, My lord” del “israelí” David Volach que trata sobre un rabino y el estudio de la Torah y el Talmud. Una vez que entiendas la “lección” te darás cuenta de por qué con “Israel” nunca habrá paz en el Medio Oriente, ni en el Mundo. Los judíos no negocian, demandan. Y creen que el Universo ha sido creado para ellos exclusivamente. Y que los gentiles están para servir al judío. Este delirio arrogante es su tradición.

    Saludos.

    • Adversario dijo:

      Muy valiosa tu aportación, gracias. Me vino a la memoria una interesantísima entrada del blog “The Ugly Truth” que te recomiendo leer (incluídos los comentarios de los visitantes):

      http://theuglytruth.wordpress.com/2011/04/12/so-you-call-yourself-a-truther-pt-ii/

      Aunque sigo pensando que es injusto meter a todos los judíos en el mismo saco (pues algunos han demostrado oponerse a la tendencia supremacista, racista y satánica del judaísmo talmúdico, como los Neturei Karta, Finkelstein, etc) qué duda cabe de que son los judíos como grupo quienes más han contribuído a la subversión de los valores en Occidente y a la profunda decadencia moral y espiritual que padecemos. Sólo hace falta ver de qué procedencia étnica son los propietarios de la mayor parte de los mass media, los que controlan Hollywood, la industria de la música, y por supuesto los bancos, la alta finanza y la política imperialista de EEUU. Son realidades comprobables y objetivas que cualquiera puede contrastar. Y que esa minoría tenga tanto poder no es ninguna casualidad.

      Sobre Herzl y el sionismo, tal vez sabrás que antes de decidir el establecimiento de su “Israel” en Palestina, se habían también barajado lugares como la Patagonia y Uganda. La base de operaciones de su agenda de dominación mundial, para él (que como mencionas, era ateo), no tenía la importancia religiosa o pretendidamente histórica de “volver a la tierra de los ancestros”. Pero claro, Palestina es una tierra estratégicamente valiosísima, nexo entre Asia, África y Europa.

      Lo que dices sobre Jesús y los judíos es muy cierto, y se ha convertido hoy en un tabú hablar de ello. No sólo los “cristiano-sionistas” protestantes yankis son una quinta columna que ha judaizado el Cristiniasmo original; también la Iglesia Católica está controlada por la masonería hebrea, el Concilio Vaticano II se reafirmaba en esa dirección, y Juan Pablo II siempre demostró gran sumisión hacia sus “hermanos mayores”. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, observa ésta foto:

      Todos los intentos que hubo durante la Historia de alejar al Cristianismo de la influencia hebraica fueron brutalmente reprimidos por el Vaticano, véase el catarismo albigense y otras corrientes calificadas como heréticas.

      Creo que fue Julius Evola quien dijo que no importa el hecho de si los Protocolos de los Sabios de Sión son un documento auténtico o no, lo que importa es que se están cumpliendo, cualquiera que observe el camino que está tomando el mundo puede ver que lo enunciado en los Protocolos se está efectivamente llevando a la práctica.

      No olvidemos tampoco su característico “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”, pues nos tratan siempre de convencer de las bondades del mestizaje y el multiculturalismo… Pero el multiculturalismo es muy bueno… para los demás, para ellos no!! Sociedades “multiculti”? Para los “goyim”, nunca para los elegidos!

      Te dejo éste documental, a ver que te parece:
      (Primera parte de 12)

      Saludos!

      PS: No conocía esa película (“My father, my lord”), intentaré encontrarla.

  4. Maritxu dijo:

    La historía de los jázaros la tengo muy oida, pero nunca me ha convencido, y aún menos como la explica en el blog “The Ugly Truth” que es tal y como circula por la red. A mi me parece que obvia datos muy importantes, no sé si intencionadamente para confundir porque funciona muy bien, la gente la lee y se la cree.. Lo mismo que por lo que he explicado anteriormente, tampoco me convence la clasificación de judíos “buenos” (toránicos) y judíos “malos” (talmudistas). Se pueden poner muchos ejemplos de la TORAH (TANAJ) tal y como la conocemos desde hace muchos siglos que ilustran ser la fuente de la que bebe el TALMUD.

    Muchas veces oigo que los llamados “Askenazís” no tienen nada que ver con el pueblo “israelí”. También me encuentro con que los artículos que he leído que sostienen esta idea nunca señalan (no sé si por desconocimiento o qué) que “Askenazí” proviene de la TORAH, según el cual “Askenaz” es uno de los hijos de “Gomer”. No explica la teoría ésta por qué sí considera a los “sefardíes” como parte de la “diáspora judía” y sin embargo, con los “Askenazí” les arrebata esa condición sin tener en cuenta que el mismo “Yiddish” tiene raíces hebreas. ¿Quiere esto decir que la mayoría de los llamados “judíos” no son “judíos”? Al fin y al cabo es lo que dice el texto. No me convence la historia de la misteriosa “conversión” más aún teniendo en cuenta de que siempre ha resultado una “tribu” muy cerrada y que un “judío” no puede hacerse cualquier según sus leyes, sino que hace falta ser “hijo de judía”. Los hay religiosos, no religiosos… pero judíos al fin y al cabo.

    Acerca de los Neturei Karta, no entiendo muy bien que significa el lema “Judíos contra el Sionismo”. Dicen en su página: “Neturei Karta is an international organization of Orthodox Jews dedicated to the propagation and clarification of Torah Judaism”. Son Judíos por la Torah, al fin y al cabo, la esencia y la base de esa sed de dominio completo de los no-judíos. Pues como decía Schopenhauer, no les “interesa” a nadie, sino a ellos (la “regla de oro” no se cumple). Ni siquiera este tipo de “judíos” me resultan simpáticos. Tienen mucha propaganda entre los activistas pro-palestinos, tanta que al final, termino pensando que siempre son ellos repartiéndose los papeles de poli bueno y poli malo… Ah, y por supuesto, en su página, ¡piden dinero!

    En cuanto a judíos conocidos, sólo le veo cierto punto interesante a Gillad Atzmon, por ser precisamente anti-judío y declararse ex-judío, o al menos es lo que da a entender.

    Con Filkenstein y Chomsky no comulgo en absoluto, tienen trampa. Claro que se “oponen” a la naturaleza genocida de Israel; y a la vez sostienen la tierna y dulce idea pero no realista de que Israel y Palestina tienen que vivir juntos como buenos vecinos, el tipo de co-existencia pacífica en la que se puede llamar a la puerta al vecino y tener una charla o compartir una taza de té. Una especie de doble estado por acuerdo. Claro que pueden decir cosas buenas sobre Hezbollah, pero es probable que sea porque piensan que Israel se tira por la borda si ataca al Líbano y gana más enemigos, sobre todo teniendo en cuenta de que. Pero la conclusión es que no apoyan la liberación total de Palestina desde el río hasta el mar. Se oponen al robo de la tierra de Israel en Gaza y Cisjordania desde 1967. Pero cuando hablamos de la Palestina robada en 1948 y la necesidad de liberar esa parte también, huyen del tema. Palestina es la Franja de Gaza, Cisjordania y el Estado Ilegal de Israel. Lo que existe es Palestina, los palestinos y los judíos invasores.

    Sí creo que se barajara la idea de enviar a los judíos de Europa a otras tierras (algo así como “Houston, tenemos un problema), pero no eran precisamente judíos los que sostenían esta idea. Es más, para cuando Theodor Herzl publicó “Judenstadt” en 1896, la migración sistemática de judíos hacia Palestina ya había comenzado en 1881. Esto simplemente fue una propaganda, pero no es Theodor Herzl el que inventó el “sionismo”, sino que está contemplado en sus “libros sagrados” que serán los dueños de “Israel” en su extensión definida en la Torah, y esto a costa de destrucción o lo que haga falta, y dominarán a las naciones del mundo. Por tanto, le etiqueta “sionismo” no deja de ser un término políticamente “correcto” pero erróneo a su vez, una cortina de humo bajo una supuesta “tolerancia” religiosa; parece que tengamos que ser complacientes con una diabólica agenda para esclavizarnos y servir a un orden mundial Judaico… Alguien dijo -no recuerdo quién- que el “antisemita” es aquel al que los judíos odian…

    ¡Un saludo!

  5. Adversario dijo:

    David Duke sobre el rol de los judíos en el tráfico de esclavos:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s