La lucha de Jean Thiriart – Claudio Mutti

Traducido por Felix W. para Tribulaciones Metapolíticas

Visto en Open Revolt

http://openrevolt.info/2012/03/01/claudio-mutti-jean-thiriart/

El último recuerdo que tengo de Jean Thiriart es una carta que me escribió unos meses antes de morir: Estaba buscando un lugar en los Apeninos, donde podría practicar el trekking unas semanas. Con casi setenta años de edad estaba lleno de fuerza interior: no se lanzaba ya en paracaídas desde hacía algunos años, pero aún viajaba por el Mar del Norte.

En los años 70, como joven activista de “Joven Europa”, la organización que él lideraba, me encontré con él varias veces. Lo conocí en Parma en 1964, cerca de un monumento que inmediatamente encantó su “euroafricana” sensibilidad: era el monumento a Vittorio Bottego, un famoso viajero en la zona de Juba. Entonces me encontré con él en algunas reuniones de “Joven Europa” y en una caravana en los Alpes. En 1967, justo antes de la agresión sionista contra Egipto y Siria, yo estaba en una muy llena conferencia que él daba en Bolonia, donde explicaba por qué Europa debería apoyar al mundo árabe contra el sionismo. En 1968, participé en una reunión organizada por “Joven Europa”, en Ferrara, donde Thiriart desarrollaba su línea anti-imperialista: “Aquí en Europa, la única alternativa anti-estadounidense será la izquierda europea nacionalista. (…) Lo que quiero decir es que un nacionalismo de orientamiento popular será necesario en Europa […] un  nacional-comunismo europeo podría causar una gran reacción en cadena en términos de entusiasmo […] Guevara dijo que muchos Vietnam son necesarios, y estaba en lo cierto . Necesitamos transformar a Palestina en un nuevo Vietnam “. Este fue el último discurso que escuché.

Jean-François Thiriart nació en Bruselas el 22 de marzo de 1922 en una familia de orientación liberal que procedía de Lieja. Durante su juventud fue miembro de la Jeune Garde Socialiste Unifiée y del socialista Anti-Fasciste Union. Durante un corto período, cooperó con el profesor Kessamier, presidente de la sociedad filosófica Fichte Bund, que se originó en el movimiento nacional-bolchevique; a continuación, junto a algunos otros exponentes de la extrema izquierda que apoyaban una alianza entre Bélgica y el Reich nacional-socialista, se convirtió en un miembro de la asociación Amis du Grand Reich Allemand. Debido a esta razón, fue condenado a muerte por los representantes belgas de las fuerzas anglo-estadounidenses en 1943: La radio inglesa puso su nombre en la lista de proscritos que fue comunicada a la resistencia con todas las instrucciones. Después de la “liberación” fue condenado en base a un artículo de la Ley del Sistema Penal belga, modificado por los representantes belgas de los atlantistas. Permaneció en la cárcel durante algunos años y, cuando fue liberado, el juez decidió prohibirle escribir.

En 1960, durante la descolonización del Congo, Thiriart participó en la fundación del Comité d’Action et de Défense des Belges d’Afrique, y luego se pasó al Mouvement d’Action Civique. El 4 de marzo de 1962, como miembro de este movimiento, Thiriart conoció a muchos miembros de otros grupos políticos europeos, en Venecia. La conclusión de estas reuniones fue una declaración conjunta, en la que decidieron hacer esfuerzos comunes para crear un Partido Nacional Europeo, basado en la idea de la unidad europea, capaz de luchar contra la esclavitud americana de Europa Occidental y en el apoyo a la reunificación con los países del Este, desde Polonia hasta Bulgaria pasando por Hungría. ”

Sin embargo, el proyecto de un Partido Europeo se frustró al cabo de un breve periodo de tiempo, sobre todo debido a las tendencias micro-nacionalistas expresadas por los miembros italianos y alemanes del Manifiesto de Venecia.

La lección aprendida por Thiriart de este fracaso es que un Partido Europeo no puede ser creado por una alianza de micro-movimientos nacionales, sino que debe ser una organización europea común desde el principio. Así, en 1963, cuando “Joven Europa” nació, era un movimiento fuertemente organizado y activo en Bélgica, Holanda, Francia, Suiza, Austria, Alemania, Italia, España, Portugal e Inglaterra. El plan de la política de la “Joven Europa”, se explica en el interior del Manifiesto Nacional Europeo, que comienza diciendo: “Entre el bloque soviético y el bloque de los EE.UU., nuestro papel está destinado a la construcción de una patria grande: una Europa unida, poderosa y comunitaria [ …] de Brest a Bucarest “. La elección fue por una Europa unida firmemente: “Europa federal” o “Europa de las Naciones”  son conceptos que esconden ambos  falta de honestidad y la incapacidad de las personas que los apoyan. […] Condenamos a los micro-nacionalismos que mantienen a los habitantes de Europa divididos “.

Europa debe elegir una neutralidad armada fuerte y debe conquistar su capacidad atómica propia, debe “abandonar el circo de las Naciones Unidas” y apoyar a América Latina, que “lucha por su unidad y su independencia”. El Manifiesto tratado de encontrar una alternativa de elección igualmente distante de los sistemas sociales dominantes en las dos Europas, afirmando la “superioridad del trabajador sobre el capitalista” y la “superioridad del hombre sobre el gusano”: “queremos una comunidad dinámica con la participación en el trabajo de todos los hombres que la componen. ” Un nuevo concepto de la representación orgánica se oponía a la democracia Parlamentaria, “un senado político, el Senado de la Nación europea con base en las provincias europeas y compuesto por las más altas personalidades del mundo de la ciencia, del trabajo, de las artes y de la literatura; una Casa Sindical que represente los intereses de todos los productores de Europa, finalmente libre de la tiranía financiera y de la política extranjera”. El Manifiesto finaliza de esta manera: “Negamos “Europa en teoría “. Negamos la Europa legalista. Condenamos la Europa de Estrasburgo de Europa  a causa de su delito de traición. […] Tendremos una nación o no vamos a tener la independencia. En esta Europa legal, representamos a la Europa real, a los pueblos de Europa, nuestra Europa. Somos la nación europea. ”

Después de formar una escuela política para la educación de los miembros (que entre 1966 y 1968, publicó mensualmente una revista llamada  L’Europe Communautaire), “Joven Europa” trató de crear un sindicato Comunitario Europeo y, en 1967, una asociación universitaria ( Università Europea), que fue particularmente fuerte en Italia. Entre 1963 y 1966 se publicó una nueva revista francesa (Jeune Europe), con una frecuencia semanal, y entre las revistas de otros países estaba la italiana Europa Combattente, publicada mensualmente.

Entre 1966 y 1968 apareció La Nation Européenne, mientras que La Nazione Europea aún se publicaba en 1969, editada por el autor de este artículo (una de las últimas publicaciones fue editada por Pino Balzano en Nápoles en 1970). La Nation Européenne, revista semanal con un formato grande y, en algunas versiones, integrada por casi medio centenar de páginas, tenía importantes distribuidores: el politólogo Christian Perroux, el ensayista argelino Malek Bennabi, el diputado Francis Palmero, el embajador sirio Selim El-Yafi , el embajador iraquí Nather el-Omari, los líderes del Frente de Liberación Nacional de Argelia Chérif Belkachem, Si Larbi y Djamil Mendimred, el presidente de la OLP Ahmed Choukeiri, el líder de la Misión del Vietcong en Argel Tran Hoai Nam, el líder de las Panteras Negras Stokeley Carmichael, el líder fundador de la Centri d’Azione Agraria Príncipe Sforza Ruspoli, los escritores Pierre Gripari and Anne-Marie Cabrini. Entre los reporteros permanentes estaban los profesores de Souad El-Charkawi (El Cairo) y Gilles Munier (en Argel).

En la edición de febrero de 1969, hubo una larga entrevista de Jean Thiriart con el General Juan D. Perón, quien admitió que siempre leía La Nation Européenne y estaba completamente de acuerdo con sus ideales. Desde su refugio en español en Madrid, el ex presidente de Argentina declaró que Castro y Guevara estaban desarrollando la lucha por la independencia de América Latina, iniciada muchos años antes por el movimiento justicialista: “Castro – dijo Perón – es un promotor de la liberación. Tuvo que pedir ayuda a un imperialismo, porque el otro imperialismo amenazó con acabar con él. Pero el objetivo de los cubanos es la liberación de los pueblos de América Latina. No tienen ninguna otra intención que la de edificar países continentales. Che Guevara es un símbolo de esta lucha. Él era un gran héroe, porque sirvió a una gran idea, hasta que acabó convirtiéndose en esa idea. Él es el hombre de un ideal. ”

En cuanto a la liberación de Europa, Thiriart planeó la construcción de unas Brigadas Revolucionarias Europeas para iniciar la lucha armada contra el invasor EE.UU. En 1966, tuvo un contacto con el Ministro de Relaciones Exteriores de China, Zhou Enlai, en Bucarest, y le pidió que apoyara la constitución de una estructura político-militar en Europa, la luchara contra el enemigo común. En 1967, Thiriart estaba ocupado en Argel: “Es posible, es un deber, considerar la posibilidad de una acción paralela y la esperanza de una formación militar de un tipo de Reichswehr revolucionaria europea en Argelia. Hoy en día, los Gobiernos de Bélgica, Holanda, Inglaterra, Alemania e Italia son satélites de Washington, es decir, nosotros, los nacionalistas europeos, los revolucionarios europeos, tenemos que ir a África para formar los cuadros de una  futura estructura político-militar que después de servir en el Mediterráneo y en el Próximo Oriente, podría luchar en Europa para derrotar a los traidores peleles de Washington. Delenda est Carthago”.

En otoño de 1967, Gérard Bordes, director de La Nation Européenne, fue a Argelia para encontrarse con algunos miembros de la secretaría ejecutiva del Frente de Liberación Nacional del Consejo para la Revolución. En abril de 1968, Bordes volvió a Argelia con un Mémorandum à l’intention du gouvernement de la République Algérienne firmado por él mismo y Thiriart, que contenía algunas propuestas: “Los patriotas revolucionarios europeos apoyan la formación de combatientes especiales para la lucha futura contra la Israel, entrenamiento técnico para futuras acciones dirigidas a la lucha contra los americanos en Europa, la construcción de un servicio de información anti-EEUU y anti-sionista para una utilización simultánea en los países árabes y en Europa “.

El diálogo con Argelia no tuvo resultados, por lo que Thiriart inició algunas conversaciones con los países árabes del Oriente Medio. De hecho, el 3 de junio 1968, un militante de la “Joven Europa”, Roger Coudroy, cayó en combate contra el ejército sionista, mientras trataba de entrar en la Palestina ocupada con un grupo de al-Fatah.

En el otoño de 1968, Thiriart fue invitado por los Gobiernos de Irak y Egipto, y por el Partido Baas. En Egipto, participó en la reunión de la Unión Socialista Árabe, el partido del gobierno egipcio, fue recibido en varios ministerios y se reunió con el presidente Nasser. En Irak, se encontró con algunas personalidades políticas, entre ellos algunos líderes de la OLP, y fue entrevistado por algunos periódicos y medios de comunicación.

De todos modos, el primer objetivo de su viaje era conseguir apoyo en la creación de sus Brigadas Europeas, que debían participar a la lucha de liberación nacional de Palestina y luego debe convertirse en la principal estructura de un ejército de liberación nacional en Europa. El gobierno iraquí denegó su ayuda bajo la presión soviética, así el objetivo de Thiriart se frustró. Decepcionado por este fracaso, sin más apoyo económicos para una lucha de alto nivel, Thiriart decidió dejar su actividades políticas.

Entre 1969 y 1981, Thiriart invirtió completamente su tiempo en su actividad profesional y sindical en el campo de la optometría, en la que obtuvo importantes promociones: Fue presidente de la Sociedad Europea de Optometría, de la Unión Nacional de Bélgica de Optometristas y Ópticos, del Centro de Estudios y Ciencias de Fibra Óptica y fue consejero de varias comisiones de la Comunidad Económica Europea. A pesar de esto, en 1975, que fue entrevistado por Michel Schneider para la revista Les Cahiers du Centre de Documentation Politique Universitaire de Aix-en-Provence y ayudó a Yannick Sauveur a escribir su  investigación universitaria final sobre “Jean Thiriart y el nacional-comunitarismo europeo” (Universidad de París, 1978). Otra investigación ha sido publicada por Jean Beelen sobre el Mouvment d’Action Civique en la Universidad Libre de Bruselas, seis años antes.

En 1981, un ataque terrorista por parte de los criminales sionistas contra su oficina en Bruselas fue el motivo decisivo para que Thiriart reiniciase su actividad política. Se puso de nuevo en contacto de nuevo con el antiguo distribuidor de La Nation Européenne, el historiador español Bernardo Gil Mugarza, quien durante una larga entrevista (108 preguntas), le dio la oportunidad de explicar nuevamente y mejor su pensamiento político. Así un nuevo libro podría tomar forma: Se trataba de un libro de Thiriart quería publicar en los idiomas español y alemán, pero aún es inédito.

En los años 80, Thiriart trabajó en un libro que nunca terminó: “El Imperio Euro-Soviético de Vladivostok a Dublín”. El plan de esta obra se compone de quince capítulos, cada uno de los que se dividió en una gran cantidad de párrafos. Como el título de este libro muestra, las opiniones de Thiriart sobre la Unión Soviética habían cambiado completamente. Dejando atrás el viejo lema “Ni Washington ni Moscú”, Thiriart propone una nueva idea que podría resumirse en esta fórmula: “Con Moscú, en contra de Washington”. Trece años antes, en verdad, Thiriart había expresado su satisfacción por la intervención militar soviética en Praga, denunciando los intentos de desestabilización sionistas de la sedicente “Primavera de Praga”, en el artículo Prague, l’URSS et l’Europe (“La Nation Européenne”, n. 29, Noviembre de 1968), y habían empezado a definir una “estrategia de la atención “sobre la Unión Soviética.

“Una Europa Occidental libre de la influencia de EE.UU. – escribió – permitiría a la Unión Soviética asumir un rol casi antagonístico a los EE.UU. Una Europa Occidental aliada, o agregada a la URSS sería el fin del imperialismo yanki […] Si los rusos quieren separar a los europeos de Estados Unidos – y necesariamente tienen que trabajar para este objetivo a largo plazo – es necesario nos ofrecen la oportunidad de crear una organización política europea contra la esclavitud dorada de América. Si temen a ésta organización política, la mejor manera de resolver este temor consiste en integrarse en ella. ”

En agosto de 1992 Thiriart fue a Moscú con Michel Schneider, principal jefe de la revista Nationalisme et République. Fueron recibidos por Aleksandr Dugin, quien se había encontrado ya con Alain de Benoist y Robert Steuckers (en marzo), y que se había entrevistado con el autor de este artículo para la TV de Moscú (en junio), después de una reunión con la oposición “roji-marrón”.

Dugin y Thiriart en Moscú

La actividad de Thiriart en Moscú – donde también estuvieron Carlo Terracciano y Marco Battarra como representantes del Frente de Liberación Europeo – fue muy intensa. Hizo conferencias, entrevistas, participó en una mesa redonda con Prokhanov, Ligacev, Dugin y Sultanov en la sede de la revista Den, que pblicó un artículo de Thiriart con el título “Europa hacia Vladivostok”, tuvo una reunión con Gennady Ziuganov; y otra reunión con varios miembros de la oposición “roji-marrón”  como Nikolai Pavlov y Sergei Babur; tuvo una discusión con el filósofo y líder del Partido del Renacimiento Islámico Jemal Gaidar; participó en una manifestación de estudiantes árabes en las calles de Moscú.

El 23 de noviembre, tres meses despues de su regreso a Bélgica, Thiriart sufrió una crisis cardiaca.

Publicado en 1964 en lengua francesa, el libro de Thiriart “Un Imperio de 400 millones de personas: Europa”, fue traducido a seis otros idiomas. La traducción italiana fue hecha por Massimo Costanzo (en aquel momento distribuidor de Europa Combattente), quien había introducido el trabajo con estas palabras: “El libro de Thiriart está destinado a recibir una gran atención e interés debido a su precisión  y su exactitud. Pero de donde procede tal precisión? Muy simple: el autor ha utilizado un lenguaje esencialmente político, lejos de vaguedades ideológicas y construcciones abstractas. Tras una lectura cuidadosa, se pueden encontrar incluso algunos elementos ideológicos en el interior del libro, pero estos salen de la tesis de la política, y no a la inversa, como ha sido hasta hoy en el ámbito nacional-europeo”.

El lector de esta segunda edición italiana probablemente estará de acuerdo con lo que Massimo Costanzo escribió hace cuarenta años. El lector se dará cuenta de que este libro, tal vez el más famoso de todos los libros de Thiriart, es un libro actual, capaz de preveer un montón de factores, aunque naturalmente esté reflejado el contexto histórico de cuando fue escrito. Fue capaz de anticipar el colapso del sistema político soviético unos diez años antes del “euro-comunismo”, y la descripción de la hegemonía de EE.UU. en Europa hoy en día es un hecho real.

En mi biblioteca, conservo una copia de la primera edición de ese libro (““édité à Bruxelles, par Jean Thiriart, en Mai 1964””). La dedicatoria que el autor escribió en su interior contiene una exhortación que yo extiendo a todos los jóvenes lectores de hoy “Votre jeunesse est belle. Elle a devant elle un Empire à bâtir“. A diferencia de Luttwak y Toni Negri, Thiriart sabía muy bien que el Imperio es exactamente lo contrario del imperialismo contrario y que los Estados Unidos no son Roma, sino Cartago.

Esta entrada fue publicada en Eurasia, Europa. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La lucha de Jean Thiriart – Claudio Mutti

  1. Adversario dijo:

    Las invasión mercenaria está siendo aplastada en Aleppo:

    The Transpiring Truth About the Battle in Aleppo and NATO´s War on Syria
    http://counterpsyops.com/2012/08/01/the-transpiring-truth-about-the-battle-in-aleppo-and-nato%C2%B4s-war-on-syria/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s