Saddam Hussein y Kuwait, otro engaño de la administración americana

https://adversariometapolitico.files.wordpress.com/2013/06/5727e-saddam2bhussein.jpg

Saddam Hussein y Kuwait, otro engaño de la administración americana

http://www.11-septiembre-2001.biz/saddam.kuwait.html

El 2 de agosto de 1990, el líder iraquí Saddam Hussein ordenaba a sus tropas invadir Kuwait.
Pero, ¿por qué querría Saddam invadir Kuwait? A la mayoría de nosotros se nos relató este pasaje oscuro de la historia como la maquinación de un loco, que trataría de anexionar un país soberano al más puro estilo de los grandes imperios. La cuestión no parece tan simple… para ello no está de más que echemos un vistazo al contexto histórico.
Tras una larga y sangrienta guerra con sus vecinos iraníes, 1980-1988, parece ser que Irak se veía con serios problemas para pagar sus deudas a los países que le ayudaron a financiarla (entre ellos Kuwait) y que además, el gobierno kuwaití estaba teniendo una cuota mayor de producción de petróleo que la asignada por la OPEP, la cual hacía bajar los ingresos de Saddam hasta el punto en el que se enfrentaba a la bancarrota y también quizá a la pérdida de su poder. Se añadían las acusaciones de que los kuwaitíes estaban perforando inclinadamente (slant-drilling) bajo la frontera de Irak y robando su petróleo con el fin de lograr esto. Otra de las posibles causas que se añade a la lista es la reivindicación de Saddam de que Irak tenía derechos históricos sobre Kuwait. Pero sin duda, la razón que tuvo verdadero peso en la decisión final de Saddam fue producto de su reunión con la embajadora de EE.UU. en Irak, April Glaspie, en la que Saddam Hussein recibió “luz verde” a su plan de invasión.

El siguiente artículo de Kaleem Omar titulado “Is the US State Department still keeping April Glaspie under wraps?” nos ofrece también parte de la transcripción de la reunión de la embajadora americana con Saddam  Hussein.

Glaspie con Saddam

La embajadora April Glaspie con Saddam Hussein

25 de diciembre de 2005. Han pasado más de quince años desde la fatídica reunión del 25 de julio de 1990 entre la entonces embajadora de Estados Unidos en Irak, April Glaspie y el presidente Saddam Hussein,  que el líder iraquí interpretaría como la luz verde de Washington para su invasión de Kuwait ocho días más tarde.

El Departamento de Estado de los EE.UU.,  se dice que dió la orden a Glaspie de guardar silencio a finales de agosto de 1990 con la prohibición de hablar a los medios de comunicación acerca de lo que ocurrió en esa reunión, que aparentemente aún mantiene en secreto a pesar de que se retiró del  Servicio Americano de Exteriores en 2002.

Durante todos los años desde su reunión con Saddam Hussein, Glaspie nunca ha hablado a los medios de comunicación, nunca ha aparecido como invitada en un talk show de televisión, nunca ha escrito un artículo o un libro sobre su tiempo como principal diplomática de Estados Unidos en Bagdad. La pregunta es: ¿por qué? ¿qué tiene que ocultar?

April Glaspie

April Glaspie

Catherine April Glaspie nació en Vancouver, Canadá, el 26 de abril de 1942 y se graduó en Mills College en Oakland, California en 1963 y en la Universidad Johns Hopkins en 1965. En 1966 ingresa en el servicio diplomático de Estados Unidos, donde se convirtió en una experta en  Oriente Medio. Tras haber estado destinada en en Kuwait, Siria y Egipto, Glaspie fue nombrada Embajadora en Irak en 1989.

El nombramiento de Glaspie siguió a un período comprendido entre 1980 y 1988 durante el cual los Estados Unidos habían dado un sustancial apoyo encubierto a Irak durante su guerra con Irán.

Kuwait antes de 1918 había sido parte de la provincia otomana de Basora, y por lo tanto, en cierto sentido, parte de Irak, pero Irak había reconocido su independencia en 1961. Tras el fin de la guerra Irán-Irak (durante el curso de la cual Kuwait prestó a Irak  14.000 millones de dólares), Iraq y Kuwait mantenían una controversia sobre la delimitación exacta de su frontera, el acceso a las vías navegables, el precio al que se vendía el petróleo de Kuwait, y la perforación para la extracción de petróleo en las zonas fronterizas.

Fue en este contexto en el que Glaspie tuvo su primera reunión con Saddam Hussein el 25 de julio de 1990. Glaspie había solicitado la reunión, diciendo que tenía un mensaje urgente para el presidente iraquí de parte del presidente de EE.UU. George H.W. Bush (Bush padre). En sus dos años como embajadora en Irak, fue la primera audiencia privada de Glaspie con Saddam Hussein. También fue su última. Una transcripción parcial de la reunión es la siguiente:

Embajadora de los EE.UU. Glaspie:

“Tengo instrucciones directas del presidente Bush para mejorar nuestras relaciones con Irak. Entendemos en gran medida su búsqueda de la subida del precio del petróleo, la causa inmediata de su enfrentamiento con Kuwait. (Pausa) Como usted sabe, he vivido aquí durante años y admiro su extraordinaria labor para reconstruir su país (después de la guerra Irán-Irak). Sabemos que necesita fondos. Entendemos, y nuestra opinión es, que debería tener la oportunidad de reconstruir su país. (Pausa) Podemos ver que ha desplegado un gran número de tropas en el sur. Normalmente no sería de nuestra incumbencia, pero cuando esto ocurre en el contexto de sus otras amenazas contra Kuwait y, entonces, sería razonable que estuviéramos interesados. Por este motivo, he recibido una instrucción de preguntarle, en el espíritu de la amistad – no del enfrentamiento – con respecto a sus intenciones. ¿Por qué están sus tropas de manera masiva tan cerca de la frontera con Kuwait? ”

Presidente Saddam Hussein:

“Como ustedes saben, durante años he hecho todo lo posible por llegar a un acuerdo sobre nuestro litigio con Kuwait. Va a haber una reunión dentro de dos días, estoy dispuesto a dar las negociaciones sólo una breve oportunidad. (Pausa) Cuando (los iraquíes) nos reunamos (con los kuwaitíes) y veamos que hay esperanza, entonces no pasará nada. Pero si no somos capaces de encontrar una solución, entonces será natural que Irak no acepte la muerte. ”

Embajadora de los EE.UU. Glaspie:

“¿Qué solución sería aceptable?”

Presidente Saddam Hussein:

“Si pudiéramos mantener el conjunto de la Chatt al Arab – el objetivo estratégico de nuestra guerra con Irán – haremos concesiones (a los kuwaitíes). Pero si nos vemos obligados a elegir entre mantener la mitad de los Chatt y el conjunto de Irak (que, en opinión de Irak, incluye Kuwait), entonces vamos a renunciar a toda la Chatt para defender nuestras reivindicaciones en Kuwait para mantener el conjunto de Irak en la forma que queremos que sea. (pausa) ¿Cuál es la opinión de los Estados Unidos al respecto? ”

Embajadora de los EE.UU. Glaspie:

“No tenemos ninguna opinión sobre vuestro conflicto entre árabes, como el conflicto con Kuwait. El  Secretario (de Estado James) Baker me ha indicado que insista en la instrucción, dada por primera vez en la década de 1960, que la cuestión de Kuwait no está asociada con América”.

(Saddam sonríe)

En una conferencia de prensa dada en Washington al día siguiente (26 de julio de 1990), la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. Margaret Tutweiler fue preguntada por los periodistas:

“¿Han enviado los Estados Unidos algún tipo de mensaje diplomático a los iraquíes acerca de la puesta de 30.000 efectivos en la frontera con Kuwait?¿ Ha habido algún tipo de comunicado de protesta del gobierno de Estados Unidos?”

A lo que Tutweiler respondió

“Ignoro completamente si hay algún tipo de protesta”.

El 31 de julio de 1990, dos días antes de la invasión iraquí, John Kelly, Subsecretario de Estado para Asuntos del Cercano Oriente, declaró ante el Congreso que:

“Estados Unidos no tiene ningún compromiso de defender Kuwait y Estados Unidos no tiene la intención de defender Kuwait si es atacado por Irak”.

La trampa había sido cebada muy inteligentemente por Glaspie, reforzada por Tutweiler y por los comentarios de apoyo de Kelly. Y Saddam Hussein caminó derecho hacia ella, creyendo que los EE.UU. no harían nada si sus tropas invadían Kuwait. El 2 de agosto de 1990, ocho días después de la reunión de Glaspie con el presidente iraquí, las tropas concentradas de Saddam Hussein invadieron Kuwait.

Un mes más tarde en Bagdad, los periodistas británicos obtuvieron la cinta y la transcripción de la reunión Saddam Hussein-April Glaspie, celebrada el 25 de julio de 1990. Con el fin de verificar esta información sorprendente, intentaron preguntar cara a cara a la Sra. Glaspie cuando salía de la embajada de los EE.UU. en Bagdad.

Periodista 1:

“¿Son las transcripciones (sujetándolas) correctas, Señora Embajadora?”

(La embajador Glaspie no responde)

Periodista 2:

“Ustedes sabían que Saddam iba a invadir (Kuwait), pero ustedes no le advirtieron de que no lo hiciera. ¿No le dijo que América defendería Kuwait?  Usted le dijo lo contrario – que los Estados Unidos no estaban asociados con Kuwait”.

Periodista 1:

“Ustedes promovieron esta agresión – su invasión. ¿En qué estaban pensando?”

Embajadora de los EE.UU. Glaspie:

“Obviamente, yo no creí, y nadie más lo hizo, que los iraquíes iban a tomar todo Kuwait.”

Periodista 1:

“¿Pensaba que sólo iba a tomar algo? Pero, ¿Cómo pudo usted? Saddam le dijo que, si las negociaciones fracasaban, él renunciaría a su objetivo de la (Chatt al Arab fluvial) iraní por el de “TODO  Irak, en la forma que queremos que sea. “Usted sabe que incluye Kuwait, que los iraquíes siempre lo han visto como una parte histórica de su país!”

(La embajadora Glaspie no dice nada, empujando a los dos periodistas para salir)

“América dio luz verde a la invasión. Como mínimo, ¿admite haberle indicado a Saddam que  alguna agresión estaba bien – que los EE.UU. no se opondrían a una captura del campo de petróleo de al-Rumalya, la franja de la controversia fronteriza y las Islas del Golfo (incluida Bubiyan) – o los territorios reclamados por  Irak? ”

(De nuevo, la embajadora Glaspie no dice nada y la puerta de una limusina se cierra tras ella y se aleja.)

Dos años más tarde, durante la emisión del programa de la cadena de televisión americana NBC News Decisión’92s tercera ronda del Debate Presidencial de 1992 el candidato presidencial Ross Perot fue citado diciendo:

“… le dijimos (a Saddam) que podía tomar la parte norte de Kuwait, y cuando lo  tomó todo nos volvimos locos. Y si no le dijimos eso, ¿por qué no dejar que incluso los Comités de Relaciones Exteriores y de Inteligencia del Senado consulten las instrucciones escritas para la embajadora Glaspie? ”

En este punto él (Perot) fue interrumpido por el entonces presidente George Bush padre, que gritó:

“Tengo que responder a eso. ¡Eso afecta al honor nacional … ¡Eso es absolutamente absurdo!”

Absurdo o no, la verdad es que después de que April Glaspie dejara Bagdad a finales de agosto de 1990 y regresara a Washington, ésta estuvo mantenida en secreto por el Departamento de Estado durante ocho meses, sin poder hablar con los medios de comunicación, y sin aparecer hasta justo antes del fin oficial de la guerra del Golfo (11 de abril de 1991), cuando fue llamada a declarar oficiosamente ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado acerca de su reunión con Saddam Hussein.

Glaspie dijo que fue víctima de un “engaño deliberado a gran escala” y denunció que la transcripción de la reunión era “una invención” que distorsionaba su posición, aunque reconoció que contenía “mucho” que era preciso.

La veterana diplomática esperaba su próximo destino, después de ocupar  un cargo de bajo perfil en las Naciones Unidas en Nueva York. Posteriormente fue redirigida a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, como Cónsul General de los EE.UU. Nada se ha oído hablar de ella desde su retiro del servicio diplomático en 2002. Es casi como si se hubiera convertido en un ser inexistente.

Orientemedio.net Kuwait

2 de agosto de 1990: el día que Saddam Hussein cavó su sepultura

El artículo de Europa Press La invasión iraquí de Kuwait cumple 19 años con su relevancia histórica todavía intacta, aunque aporta algún detalle de interés, omite un detalle tan importante como el conocimiento de los servicios americanos de la acumulación de tropas iraquíes en la frontera con Kuwait.

EP: Esta escalada de tensión pasó relativamente desapericibida para Estados Unidos, bastante más centrado en seguir la disolución de la Unión Soviética, y mantenía una pose de neutralidad respecto a toda esta cuestión. Sadam Husein interpretó la actitud estadounidense como un gesto tácito de aprobación a la invasión de Kuwait.

Tormenta del desierto y la maquinaria propagandística de George H. W. Bush

A pesar de que la administración George Bush senior tuvo pleno conocimiento de las intenciones de Saddam Hussein de invadir Kuwait, éste dio luz verde a los planes del dictador iraquí a través de su embajadora en Bagdad, April Glaspie. Saddam mordió el anzuelo y fruto de ello su invasión recibió una inmediata condena por parte de la administración americana y del mundo entero. George Bush iniciaría una campaña en los EE.UU. con el objetivo de inclinar la opinión pública en favor de la guerra contra Irak, que por aquel tiempo estaba dividida al 50%.

La mentira de las incubadoras

Mentira incubadorasLa hija del embajador de KuwaitFamilia del embajador kuwaití

La hija del embajador de Kuwait, mintiendo ante el congreso, con unos años más y con su familia

La chica de 15 años que testifica ante un comité del congreso, no dice su identidad por miedo a las represalias (foto arriba). Afirmó que “en el hospital los soldados iraquíes sacaron a los bebés de las incubadoras y los dejaron morir en el frío suelo”. Pero el problema es como señala Barry Zwicker en el vídeo es “que nunca hubo tales muertes de bebés”. Además,la chica resultó ser la hija del embajador kuwaití, Saud Nasir al-Sabah. La chica también resultó ser estudiante de arte dramático y miembro activo de la campaña “Citizens for a Free Kuwait.”

Mentira de las incubadoras

Este hombre afirmó haber enterrado a 14 bebés recién nacidos

El hombre de la foto, que sale testificando en el minuto 1:40 del vídeo afirmó “que el mismo enterró a 14 bebés recién nacidos que habían sido sacados de sus incubadoras”. Eso es precisamente lo que está usando George Bush para tratar de convencer a la opinión pública (min.1:50 del vídeo, foto debajo).

George H. W. Bush antes de iniciarse la guerra del golfo

El cuento de las incubadoras 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Iraq. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Saddam Hussein y Kuwait, otro engaño de la administración americana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s