La ingeniería de una bandera

https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash4/316215_470020259743686_244107308_n.jpg

LA INGENIERIA DE UNA BANDERA

Carlos Martinez-Cava Arenas

La visión en estos días pasados de una parte importante de la juventud e infancia catalana envuelta en banderas separatistas, me hizo reflexionar sobre la naturaleza del totalitarismo.
No sería este comentario, que ahora hago, una alegoría banal y vulgar de comparación entre el “fascismo” y el nacionalismo secesionista que tanto buscan estos últimos denunciar como mayor legitimación de su acción social y mediática.
En realidad si buscamos una razón para explicar el “porqué”, habríamos de localizarla en el auténtico corazón del totalitarismo.
Lo que los regímenes totalitarios buscan cuando quieren erradicar al «enemigo de clase» o «de raza», no es solamente suprimir cualquier oposición. Es alinear el conjunto del cuerpo social en un modelo único que se presume como el mejor. En el fondo, la pasión de lo Mismo, la voluntad de reducir a lo único cualquier diversidad humana, cualquier complejidad de lo social, es lo que los lleva a suprimir cualquier diferencia,
cualquier desviación, cualquier pluralidad.
Alain de Benoist nos dice que “si admitimos que esta pasión por lo Mismo está en el corazón del totalitarismo, entonces las formas que éste asume se vuelven secundarias. Si definimos al totalitarismo no por sus prácticas ni por sus métodos, sino por su intención y su finalidad, se nos revela otra visión. la ideología de lo Mismo se encuentra más que nunca en marcha”.

Hoy, en el siglo XXI, no hace falta un líder carismático ni un partido fuertemente militarizado para someter a una sociedad. Tan sólo basta dejar fluir el irresistible movimiento de globalización, de esencia tecnoeconómica y financiera, que cada día tiende más a desarraigar a los pueblos y las culturas, a las identidades colectivas y los modos de vida diferenciados.
Hoy, nos encontramos con que esos poderes públicos disponen de medios de control que los antiguos regímenes totalitarios apenas pudieron soñar. Los medios de comunicación, el incensante fluir de una televisión única y una enseñanza mediatizada y consensuadamente falseada conduce con suavidad, e incluso con el consentimiento de las víctimas, al Estado de Uniformidad que los sistemas totalitarios intentaron instaurar mediante la violencia.

Tocqueville y Nietzsche, en registros muy diferentes, parecen haberlo previsto. Todo queda así transformado en un inmenso mercado homogéneo, una sociedad de vigilancia que poco a poco impone su designio.

No es la economía lo que ha hecho crecer ese nacionalismo irracional y emocional. Ha sido la Cultura. Gramsci tenía y tiene razón. Antes que el Poder político está el Poder Cultural. Y en Cataluña el dominio sobre los medios de comunicación y la penetración en instituciones de arraigo ha sembrado un “humus” donde de forma natural la identidad basada en un mito de falsa historia –como es el 11 de septiembre de 1714- ha servido de piedra angular de un pueblo que se siente tal y reclama una Nación.
Conseguir ese objetivo arrasando precisamente a la sociedad civil que no piensa ni siente ese mito fundacional es, precisamente, la perversión de esa idea. En esa búsqueda de lo “Mismo” que denuncia Benoist está la construcción de un totalitarismo suave donde muere la libertad.
Franco, heredero de un jacobinismo liberal, defendía un centralismo uniformador. De aquel sueño, llegó esta pesadilla.
La pluralidad de España no merece ni aquello ni esto. Y alguien debería explicárselo a esta juventud que, en edad de jugar con Harry Potter, proclama que “España debe rendirse”.

Carlos Martínez-Cava

Anuncios
Esta entrada fue publicada en España. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La ingeniería de una bandera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s