Tierra de los Cosacos en Italia del Norte

https://i1.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a2/Sergiy_Vasylkivskiy-_Cossack.jpg

Tierra de los Cosacos en Italia del Norte

http://www.eurasia1945.com/varios/hechos-historicos/tierra-de-los-cosacos-en-italia-del-norte/

Uno de los hechos más curiosos de la Segunda Guerra Mundial fue la creación de un Estado para los cosacos de Rusia en el Norte de Italia durante 1944-1945. Estas tierras cedidas a los cosacos a costa de los italianos, respondían a una necesidad de alojar al pueblo cosaco perseguido por el comunismo en la Unión Soviética que había iniciado su exterminio. Las potencias del Eje se hicieron responsables de la misma comunidad cosaca que le había dado su apoyo en la guerra contra la URSS, pero fue la República Social Italiana, presionada por Alemania, la que se vió obligada a ceder una porción de su territorio para que los cosacos pudieran empezar de nuevo.

Preludio

Cuando las fuerzas del Ejército Alemán (Werhmacht) iniciaron la conquista de los Ríos Don, Volga, Kuban y Terek en el verano de 1942, muchos fueron los cosacos que se rebelaron contra el Ejército Rojo y cambiaron de bando. La llamada “Descosaquización” durante la etapa de Vladimir Lenin liquidó entre 1917 y 1922 una considerable parte del pueblo cosaco, cerca de medio millón de personas. Las represiones menos intensamente siguieron con Iósif Stalin, aunque con condiciones igual de duras. Dada esta situación no fue de extrañar que cuando las tropas alemanas y rumanas llegaran a la zona poblada por cosacos, estos les recibieran como libertadores.

La colaboración entre cosacos y las fuerzas invasoras de la URSS, sobretodo con Alemania y Rumanía, comenzó en Junio de 1942 con la fundación en Berlín de una oficina cosaca. Dicho enlace con los alemanes lo representaban los Atamanes (título de líder tribal en cosaco) Piort Nikolajewitsch Pawlow de los cosacos del Don, Andre I Grigorovich Shkuro de los cosacos del Kuban y el coronel Lazare Bitscherakow de los cosacos del Terek. Tanto alemanes como rumanos habían descubierto los grandes provechos que podían aportar los cosacos, ya que la mayoría odiaban al comunismo por haberlos perseguido durante años y haber iniciado un genocidio contra su pueblo. Hitler acertadamente pensó que hacer un Estado Cosaco en algún lugar de Rusia que pudiera convertir en su aliado le daría una ventaja decisiva a la hora de ganar más adeptos a su causa y sobretodo instar a otros pueblos de la URSS a separarse. De este modo Hitler, el 10 de Noviembre de 1942, anunció una autonomía libre para los cosacos en Poltava.

En un principio no hubo una colaboración militar muy activa entre cosacos y alemanes. Cada uno hacía la guerra por su cuenta. Mientras los alemanes se centraban en invadir el Cáucaso, los cosacos en solitario libraron una batalla de largas semanas en torno a todas sus aldeas, las “stanitsas”, de las que lograron expulsar a los soviéticos. Aquella rebelión cosaca contra Stalin llegó a oídos de la opinión pública en el extranjero, por lo cual inmigrantes cosacos residentes en otras naciones del Eje como Bulgaria, Croacia, Serbia o la Francia de Vichy, viajaron a Rusia para unirse a sus compañeros.

Gracias a la ayuda alemana que a partir de la segunda mitad de 1942 empezó a llegar a los cosacos en forma económica y de armamento, pudieron participar activamente en la Campaña del Cáucaso con una unidad llamada Escuadrón Cosaco que comandaba el teniente Iván Kononow. Sin embargo al producirse la derrota del Eje en Stalingrado, el Ejército Rojo se avalanzó sobre las áreas del Kuban, Don, Terek y Volga. Ante una represión segura por parte de los soviéticos, una gran parte del pueblo cosaco se vió en la obligación de abandonar sus tierras, pueblos, aldeas y “stanitsas” para acompañar a los combatientes cosacos a un destino incierto.

En la huída a través de todo el sur de Rusia la población civil cosaca se distribuyó en dos columnas guiadas por Pawlow y el general Timofey Domanow que marcharon hasta Novorossosk. De Novorossosk fueron hasta Kamenez-Podolsk y de allí se reubicaron en los campos de refugiados de Novogurdki y Baranovichi en Bielorrúsia. Mientras la población civil estuvo segura, los cosacos en edad militar por encima de los 16 años encuadraron el XV Cuerpo SS de Caballería Cosaco que marchó a luchar a los Balcanes contra la guerrilla yugoslava de Josip Tito. Pero fue dentro de los campos de refugiados de Novogurdki y Baranovichi donde se construyó una serie de unidades militares que debían formar el futuro Estado Cosaco prometido por Hitler al mando del Atamán Piort Pawlow.

Durante la estancia que los civiles cosacos estuvieron en los campos de refugiados de Novogurdki y Baranovichi fue bastante agradable y sin contratiempos, de hecho se les cedió 16 pueblos de Bielorrúsia con tierra y propiedades para que la trabajasen y ganaran bienes, además de construirse infraestructuras públicas como iglesias y centros de cultura cosaca. El único susto que hubo fue la muerte de el Atamán Piort Pawlow en un combate contra partisanos, al cual le sucedió el Atamán Timofey Domanow.

Cossackia

Cuando se produjo el colapso del Eje en el Frente Oriental, los cosacos en Bielorrúsia se vieron en la necesidad de huír de nuevo en esta ocasión hasta Polonia. Entonces Hitler decidió poner en marcha su plan de fundar un Estado Cosaco, aunque sorprendentemente no dentro del territorio soviético, sino que increíblemente en Italia. La zona de Carnia junto a Eslovenia era un área con numerosas gentes eslavas mezcladas entre los latinos, lugar ideal para un Estado Cosaco, el problema es que el Gobierno de la llamada entonces República Social Italiana, presidida por el Duce Benito Mussolini no le hizo ninguna gracia. Pero como Italia era una nación rendida tras la traición de cambio de bando en 1943, el Duce no tuvo más remedio que aceptar ante las presiones germanas.

Oficialmente en Marzo de 1944 fue reconocida la Tierra de los Cosacos en Italia del Norte “Kosakeland in Nord Italien” o “Cossackia”. La zona montañosa de la Carnia en los Alpes, concretamente la región de Alesso, fue el lugar escogido en un área importante con grandes núcleos de población italiana que en la mayoría de los casos fue expulsada hacia otras regiones del país donde la República Social Italiana les acogió.

Mapa de la Tierra de los Cosacos en Italia del Norte. El punto rojo indica la ubicación de Cossackia.

La población civil cosaca comenzó el traslado desde Polonia al Norte de Italia el 12 de Julio de 1944 bajo el nombre de “Operación Atamán”. La Tierra de los Cosacos en Italia del Norte comprendió exactamente el triángulo Alesso-Cavazzo-Tomezzo, pueblos vaciados de italianos y poblados por los miles de cosacos exiliados. A las localidades se les cambiaron los nombres italianos por nombres rusos, como el caso de Alesso por Novocerkassk o Cavazzo por Krasnodar. Los civiles trajeron a Italia todas sus pertenencias, desde carruajes y caballos, hasta camellos. No tardaron en levantar escuelas, iglesias ortodoxas, hospitales, centros culturales, un banco y en explotar tierras agrícolas y ganaderas. Un hospital con 4 médicos fue construido en Tolomezzo o la Escuela de Guerra en Amaro. Una de las poblaciones más prósperas fue la de Krasnodar (antigua Cavazzo) en la que se asentaron 8.026 civiles cosacos. Otros núcleos importantes fueron Carnia Meridional con 1.649 habitantes, Gorizia con 500 más o Avasinis, Branbins u Osoppo con varios cientos. Para cuando finalizó el traslado de los cosacos había unos 20.000 soldados y más de 15.000 civiles, además de traer consigo 15.000 caballos y 50 camellos.

Antes que asentarse los civiles completamente en la Tierra de los Cosacos en Italia del Norte, lo hicieron las formaciones militares del que sería el Ejército Cosaco en Italia. Ciudades importantes como Tolomezzo hicieron de acuartelamiento para el 1º Regimiento de Caballería; Val Tagliamento para el 1º Regimiento del Don y el 4º Regimiento del Terek-Stavropol; Nimis para el 2º Regimiento del Don; y Cavazzo para el 3º Regimiento del Kuban. El Cuartel General Cosaco se ubicó en Gémona del Friuli. También se abrió una Escuela de Oficiales-Cadetes en Chialina. Como enlace a modo de embajada en Berlín quedó una administración cosaca dirigida por los Atamanes Vyachislav Naumenko, Nikolaij Kulakow y Piotr Krasnow.

La vida de los cosacos en Italia se caracterizó por etapas tranquilas y tensas. El primer verano de 1944 no hubo muchos sobresaltos, los cosacos se dedicaron a entrenar, montar a caballo, cultivar o hacer vida ganadera. Después de años de infierno en la URSS, todo volvió a su cauce en Italia. Lo que no sabían es que esa paz duraría poco con el revés de las armas alemanas en toda Europa.

Cosacos en Italia. La ocupación de este pueblo sobre unas tierras en Italia fue uno de los sucesos más curiosos de la Segunda Guerra Mundial.

Todo cambió al llegar otoño, pues los italianos se sentían invadidos por los cosacos y profesaban odio hacia aquellos que les habían expulsado de sus aldeas y pueblos. La guerrilla italiana de los comunistas no tardó en hacer frente a los cosacos en una serie de duros enfrentamientos armados a lo largo de toda la geografía alpina. También las venganzas se sucedieron contra la población civil como el atentado bomba de Ovaro que mató 100 cosacos. Estados Unidos y Gran Bretaña al descubrir la existencia del Estado Cosaco, decidieron atacarlo con aviones el 22 de Noviembre de 1944 bombardeando la ciudad de Osoppo en donde murieron 200 cosacos y 200 de sus caballos. Una última amenaza fue la llegada a “Cossackia” de partisanos revolucionarios con la cercana Yugoslavia al mando de Josip Tito para luchar contra los cosacos también.

Para 1945 la vida en la Tierra de los Cosacos en Italia del Norte fue muy dura y difícil, no solamente debido a la guerra y sus carencias, sino a las fuertes nevadas en los Alpes que incomunicaron el lugar. Para cuando comenzó el deshielo las tropas aliadas de Estados, Gran Bretaña, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Brasil se acercaban desde Italia Meridional, los yugoslavos venían desde la Eslovenia Oriental y en el frente interior la guerrilla italiana creció hasta límites nunca antes vistos.

Fin del Estado Cosaco

Cuando el 29 de Abril de 1945 las fuerzas del Eje en Italia anunciaron la rendición incondicional a los Aliados, los cosacos por miedo a represalias iniciaron una trágica evacuación a través de los Alpes nevados en los que sufrieron todo tipo de ataques por parte de los yugoslavos e italianos, incluyendo bombardeos de la aviación anglo-estadounidense. Mientras se producía la evacuación de Chialina los comunistas hicieron explotar un artefacto que mató a 42 cosacos, como represalia estos capturaron a 26 italianos y los ejecutaron. Durante el camino la mayoría de cosacos que cayeron en manos partisanas fueron asesinados.

Por fin el 7 de Mayo de 1945, los exiliados cosacos cruzaron la frontera con Austria y atravesaron el Valle de Drava en donde se rindieron a los británicos entre Mauthen y Koetschach. Allí fueron internados en los campos de refugiados de Lienz, Oberdrauburg y Peggetz.

El destino de los cosacos fue de lo más trágico, ya que según los Acuerdos de Yalta suscritos entre Gran Bretaña y la Unión Soviética, todos los prisioneros salidos de Rusia antes de 1938 debían ser devueltos. Así pues los soldados británicos deportaron a los cosacos por la fuerza a la URSS, los que no quisieron ir fueron masacrados por los propios ingleses en matanzas como la de Peggetz o Lienz. El resto nada más llegar a la URSS se los ejecutó en masa o fueron enviados a campos de concentración y gulags donde morirían lentamente. Algunos afortunados lograron escapar a Francia antes que ser deportados. Los que sobrevivieron al gulag fueron perdonados por el Presidente Nikita Jruschov en 1953.

Aunque durante la Guerra Fría los cosacos no pudieron tener el estatus de antaño, cuando cayó la Unión Soviética en 1991 y se convirtió en la República Federativa de Rusia, las tierras cosacas del país recibieron su propia autonomía y los cosacos pudieron volver a gozar de ser el cuerpo de élite del nuevo Ejército Ruso.

Bibliografía:

Eduardo de Mesa Gallego, Cosacos en Italia 1944-1945, Revista Serga Nº9 (2001), p.42-54

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Eurasia, Europa, Historia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tierra de los Cosacos en Italia del Norte

  1. Excelente la totalidad de los trabajos. Agradeceré que me envíen sus publicaciones a mi FB. Será un agrado leerlos y compartirlos con colegas y amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s