Murió Hirō Onoda, el soldado japonés de la II Guerra Mundial que no se rindió hasta 1974

https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/1535732_424085764390485_179108679_n.jpg

Hirō Onoda

http://es.wikipedia.org/wiki/Hir%C5%8D_Onoda

El teniente Hirō Onoda (小野田 寛郎 Onoda Hiroo; nacido el 19 de marzo de 1922 – 16 de enero 2014) fue un ex oficial de inteligencia del Ejército Imperial Japonés que luchó en la Segunda Guerra Mundial, y no se rindió hasta 1974, después de haber pasado casi treinta años sobreviviendo en las Filipinas. Esto lo convierte en uno de los últimos soldados japoneses en rendirse tras la Segunda Guerra Mundial, al haberse rendido 7 meses antes que el siguiente soldado que le sucedió en hacerlo, Teruo Nakamura.

https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-frc3/1604661_203880026484041_870539399_n.jpg

Servicio militar

Onoda fue entrenado como oficial de Inteligencia por el comando “Futamata”(二俣分校|futamata-bunkō) de la Escuela Nakano y el 26 de diciembre de 1944 lo enviaron a la Isla Lubang en Filipinas. Las órdenes de Onoda eran realizar una guerra de guerrillas contra los estadounidenses, que estaban listos para invadir la isla, especialmente atacando las pistas de aterrizaje y los muelles del puerto para evitar que fueran usados por el enemigo. Sus órdenes también incluían el no rendirse bajo ninguna circunstancia ni suicidarse.

Cuando Onoda desembarcó en la isla, se le vinculó con un grupo de soldados japoneses que habían sido enviados allí con anterioridad. Los oficiales en el grupo sobrepasaron en rango a Onoda y le impidieron llevar a cabo su misión, lo que hizo más fácil para EE.UU. y las fuerzas de la Commonwealth de Filipinas tomar la isla cuando desembarcaron el 28 de febrero de 1945. Poco tiempo después del desembarco, todos menos Onoda y otros tres soldados habían muerto o se habían rendido y Onoda, que había sido ascendido a teniente, ordenó a los hombres a tomar las colinas.

Tiempo escondido

Onoda continuó su campaña, inicialmente viviendo en las montañas con tres compañeros (el soldado Yuichi Akatsu, el cabo Shoichi Shimada y el soldado de primera clase Kinshichi Kozuka). La primera vez que vieron un folleto que afirmaba que la guerra había terminado fue en octubre de 1945 y decía lo siguiente:”La guerra terminó el 15 de agosto de 1945. ¡Bajen de las montañas!”1 Onoda, sin embargo, desconfió del folleto al pensar que se trataba de propaganda aliada, y razonando que no se hubiera lanzado si de verdad la guerra hubiera terminado. Hacia el final de 1945 se lanzaron panfletos por aire con una orden de entrega impreso en ellos del general Tomoyuki Yamashita. En este momento llevaban ya más de un año en la clandestinidad, y este prospecto había sido la única prueba que tenían de la guerra había terminado. El grupo de Onoda lo examinó para determinar si era auténtico o no, y decidió que era un engaño.

Uno de los cuatro, Yuichi Akatsu, se alejó de los demás en septiembre de 1949 y se rindió a las fuerzas filipinas en 1950 después de seis meses por su cuenta. Esto les pareció al resto un problema de seguridad, por lo que se hicieron aun más cuidadosos.

En 1952 se lanzaron desde un avión cartas y fotos de familiares instándolos a rendirse, pero los tres soldados llegaron a la conclusión que se trataba de un engaño. Shimada recibió un disparo en la pierna durante un tiroteo con los pescadores locales en junio de 1953, tras lo cual Onoda lo cuidó hasta que se curó. El 7 de mayo de 1954, Shimada murió por un disparo efectuado por un grupo de búsqueda en busca de los hombres.

Kozuka murió por dos disparos de la policía local el 19 de octubre de 1972, cuando él y Onoda, como parte de sus actividades de guerrilla, quemaron arroz recolectado por unos agricultores, dejando a Onoda solo. Aunque Onoda había sido oficialmente declarado muerto en diciembre de 1959, este suceso sugirió que era probable que aún estuviera vivo y se enviaron grupos en su busca, aunque ninguno tuvo éxito.

El 20 de febrero de 1974, Onoda conoció a un estudiante japonés que había abandonado la universidad, Norio Suzuki, que estaba viajando por el mundo en busca de “El teniente Onoda, un panda, y el Abominable Hombre de las Nieves, en ese orden”.2 Onoda y Suzuki se hicieron amigos, pero Onoda todavía se negaba a rendirse, diciendo que estaba esperando órdenes de un superior.

Suzuki volvió a Japón con las fotografías en las que aparecía con Onoda como prueba de su encuentro y el gobierno japonés localizó al superior de Onoda, el mayor Taniguchi, que se había convertido en un librero. Taniguchi voló a Lubang el 9 de marzo 1974 e informó a Onoda de la derrota de Japón y le ordenó deponer las armas.

El teniente Onoda surgió de la selva 29 años después del final de la Segunda Guerra Mundial y aceptó la orden de la rendirse junto con la entrega de su uniforme y su espada, junto a su fusil tipo 99 Arisaka, todavía en condiciones de funcionamiento, 500 cartuchos y varias granadas de mano. Esto lo convierte en el penúltimo soldado japonés luchando en la guerra, solo superado siete meses después por Teruo Nakamura.

A pesar de que había matado a una treintena de habitantes de la isla filipina y participó en varios tiroteos con la policía, se tuvieron en cuenta las circunstancias, y Onoda recibió un indulto del presidente Ferdinand Marcos.

Vida posterior

Onoda fue tan popular tras su regreso a Japón de que algunos japoneses lo impulsaron a presentarse como candidato a la dieta. También publicó una autobiografía, No Surrender: My Thirty-Year War (Sin rendirse: Mis treinta años de guerra), poco después de su entrega, que detallaba su vida como guerrillero en una guerra que hacía tiempo que había terminado. Sin embargo, Onoda no estaba contento con el hecho de ser objeto de tanta atención y estaba preocupado por lo que vio como el debilitamiento de los valores tradicionales japoneses.

En abril de 1975, siguió el ejemplo de su hermano mayor, Tadao y salió de Japón con rumbo a Brasil, donde se dedicó a la cría de ganado. Se casó en 1976 y asumió un papel de liderazgo en la comunidad japonesa local.

Después de leer acerca de un adolescente japonés que había asesinado a sus padres en 1980, Onoda regresó a Japón en 1984 y estableció el Onoda Shizen Juku (“Escuela de Naturaleza de Onoda”) campamento de educación para jóvenes, situado en distintos lugares en Japón3

Onoda revisitó la Isla de Lubang en 1996, donando 10,000 dólares americanos para la escuela local en Lubang. Su esposa, Machie Onoda, se convirtió en jefa de la conservadora Asociación de Mujeres de Japón en 20064 En la actualidad, pasa tres meses del año en Brasil. Le fue concedida la medalla al Mérito de Santos-Dumont por la Fuerza Aérea Brasileña el 6 de diciembre 2004.5

Murió el 16 de enero de 2014.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Japón, Noticias. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Murió Hirō Onoda, el soldado japonés de la II Guerra Mundial que no se rindió hasta 1974

  1. Adversario dijo:

    The last SAMURAI – Japanese Spirit.Hiroo Onoda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s