Japón, agosto de 1945 – El holocausto “bueno”

https://fbcdn-sphotos-f-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xpf1/v/t1.0-9/10410237_10204666755895725_3350404737116906211_n.jpg?oh=ae8825a7f7fa2bf02d0c3ba6cbcef4ff&oe=54433461&__gda__=1414533150_636ff4eaf687fdc84bd4e3d6519ee4e0

6 DE AGOSTO DE 1945: EL HOLOCAUSTO “BUENO”.

Por DIEGO MAZZIERI

Visto en

La Tercera Guerra Mundial Sionista

Un día como hoy, 6 de agosto, del año 1945; los campeones de los derechos humanos y la paz mundial, los “senseis” de la lucha contra la discriminación y el racismo, y los creadores del históricamente tan pacífico y humano estado de Israel, realizaron lo que el ex presidente norteamericano H. Truman calificara como: “la mayor maravillosa hazaña de los científicos, de éxito extraordinario y del mayor logro conseguido por la ciencia organizada de la historia”.
Lo relatado en el ante párrafo, linda entre el sarcasmo y el discurso políticamente correcto “for dummies”.

La realidad como única verdad no apta para mentes abúlicas, fue que el 6 de agosto de 1945 la Albión americana bombardea la ciudad japonesa de Hiroshima asesinando abyectamente a 140 mil personas en total indefensión, además de propiciar con ello la continuación por años de secuelas oncológicas de miles de nipones. La atomización se cobró 425 mil víctimas; habitantes de “ciudades abiertas” y por ende supuestamente protegidas por las convenciones internacionales en materia de pactos durante periodos bélicos.

La bomba “Little boy”, fue arrojada por un bombardero llamado “Enola Gay” y se llevó 200 mil vidas.

La historia del diabólico artefacto, se remonta a 1939 cuando el físico germano Otto Hahn, ex Premio Nobel de Física descubrió el fenómeno de desintegración nuclear, en el instituto “Kaiser Wilhelm”. Los revisionistas Louis Marschalsko y Salvador Borrego, coinciden al relatar que en el sitio de experimentación trabajaba Lisa Meitner, una cabalista sionista que luego de emigrar a Suecia vende información de los experimentos atómicos a Estados Unidos, para que luego Franklin Delano Roosevelt se avocara a producir la bomba atómica con conocimientos ajenos. Así se creó una comisión de investigación que se llamó “proyecto Mannhattan” integrada por el cabalista sionista Albert Einstein, Klaus Fuschs, Robert Oppenheimer, y el marxista Fermi, personajes que no escondían sus simpatías por el comunismo y que paradójicamente (paradójicamente for dummies nuevamente), fueron financiados por las grandes bancas capitalistas Kuhn, Loeb & Co.” y Lewis Strauss.

Para 1945; prueba Salvador Borrego en su clásico “Derrota Mundial”, que Alemania ya tenía finiquitada la producción de la bomba atómica, pero que por motivos de escrúpulo se ordenó su no utilización como tantas otras armas que luego serían decomisadas por los futuros vencedores que poco interés tenían en las circunspecciones de conciencia moral. Tras la invasión a la planta atómica de Peenemünde, los norteamericanos se hicieron con la documentación para poder fabricar el exponencial explosivo que aun el proyecto “Manhattan” no había logrado.

Tres meses antes de los bombardeos en las dos reconocidas ciudades, bajo el mando de un sionista confeso, el General Curtis Emerson Le May, se bombardearon en Japón las ciudades de Toyama y Tokio, con el agravante que los principales puntos de ataque eran las poblaciones civiles en ciudades abiertas, lo que provocó casi la misma cantidad de muertes que en Hiroshima.
Hacia el mes de agosto, el Presidente Harry Truman ordena personalmente los dos bombardeos genocidas en Japón, bajo argumentos de “pruebas científicas” y de forzamiento de armisticio a un supuesto Japón peligroso. La realidad revisada, era que el famoso “Eje” Berlín – Roma – Tokio, nunca existió, puesto que Japón no prestó colaboración bélica significante para con Alemania e Italia, ni mucho menos la ideología era la misma. Simplemente las ventajas recíprocas eran porque todo frente para diezmar al mismo enemigo era propicio. No obstante, amén de todo lo expuesto, desde el 7 de mayo de 1945, fecha en que desaparece físicamente Adolfo Hitler (el 7 de mayo fue la capitulación; la muerte de Hitler fue el 30 de abril – N.d.TM), el Japón no era una amenaza para nadie, puesto que había comenzado su Mikado con las negociaciones de paz y condiciones del eventual armisticio. Pruebas al canto, fueron las propuestas del Presidente de Ministros del Japón, Susuki, quien ordenó la retirada de tropas en decenas de puntos a cambio que se respete luego de la capitulación ofrecida, al emperador. Las ofertas de Susuki fueron rechazadas por Trumann descaradamente, según lo afirma Robert E. Theobald en “El último secreto de Pear Harbor”.

Tanto en Hiroshima como Nagasaki, había absoluta indefensión civil. Su población no fue enrolada en la guerra en su mayoría, y no poseía defensas anti aéreas, amén que por ser ciudades católicas primaban las instituciones sanitarias y hospitales religiosos.

¿Por qué, el grado 33 Trumann eligió esas dos ciudades? El escritor católico inglés, Arthur Kenneth Chesterton manifiesta en “Candour”, que: “La primera comunidad católica de Japón se hallaba precisamente en Hiroshima y la segunda en número de practicantes se hallaba precisamente en Nagasaki”.
El cardenal Biffi en sus “memorias” se hace una pregunta inquietante:
“Podemos bien suponer que las bombas atómicas no hayan sido tiradas al azar. La pregunta es por lo tanto inevitable: cómo así se escogió para la segunda hecatombe, entre todas, precisamente la ciudad de Japón donde el catolicismo, aparte de tener la historia más gloriosa, estaba más difundido y afirmado?”

Cabe considerar para finalizar dos cosas:

1- El avión “Enola Gay”, bombardero de las dos ciudades, pertenecía a la escuadra “Sueños de David, y su piloto, Thibbets, era de la misma extracción racial que el Presidente Truman y el Rey David”. Poco extraña entonces que 69 años después, los procederes genocidas sin desparpajo ni recato, cambien un ápice en la envestida criminal bélica contra Palestina.

2 – se puede esgrimir que los crímenes de guerra y de lesa humanidad en Japón fueron derecho de respuesta a lo acontecido cuatro años antes en Pearl Harbor. Pero esto linda el ridículo. Los acontecimientos de Pearl Harbor fueron planificados por Estados Unidos y los sionistas como excusa para entrar en la guerra mundial, puesto que Roosevelt había ganado las elecciones gracias a su promesa de no inmiscuir a su nación en la guerra. Amén de ello, cabe considerar que casi la unanimidad de la población norteamericana, no solo no quería la guerra sino que estaban a favor de Adolfo Hitler en su cruzada contra el marxismo anti occidental. Emanuel Josephson, en su obra “Rockefeller internacionalista”, manifiesta:
“las pruebas que aparecen en los debates del Congreso demuestran que el Consejo de Relaciones Exteriores (de EE.UU), apoyó económicamente por intermedio de su subsidiario, el Instituto de Relaciones del Pacífico, la red comunista de espías de Richard Sorge que operó en Japón y que indujo a los nipones a atacar la base norteamericana de Pearl Harbor en lugar de seguir con su plan original de atacar a Rusia. En esta forma precipitaron otra cruzada de Rockefeller, la guerra de Roosevelt. Pero tan grande es el poder de los amos del Consejo de Relaciones Exteriores que el Congreso nunca se ha atrevido a denunciarlos ni a perseguirlos por su alta traición”. El Mayor General Charles A. Willougby, coincide con lo expresado por Josephson, y agrega que los agentes secretos norteamericanos conocían perfectamente de antemano el día y la hora del ataque de Japón a la Isla Estado Unidense. El almirante norteamericano Robert Theobald, citado por Salvador Borrego, ratificó que la flota del Pacífico fue intencionalmente debilitada y anclada en Pearl Harbor con total indefensión, para servir de anzuelo al supuesto ataque sorpresivo del Japón, en pro de los intereses de Roosevelt para conseguir el chivo expiatorio que incline la balanza de la opinión pública norteamericana en favor de la guerra.

El escritor estadounidense, John Flynn en su obra “El mito de Roosevelt”, refiere que dicho presidente previamente le dijo a su secretario de guerra que la mejor táctica para ingresar a la guerra, era lograr que Japón ataque a Estados Unidos primero. Los Almirantes norteamericanos Theobald, Kimmel y Halsey, ratifican que se saboteó la orden de aviso a la Isla de Pearl Harbor sobre el ataque, para que la misma esté en total indefensión, y que fue Roosevelt el gran culpable de los millares de muertes, puesto que si él se lo proponía el ataque era evitado.
Todo lo expuesto está perfectamente documentado en el libro Pearl Harbor, de Mauricio Carlavilla, quien demuestra que Roosevelt sabía de las intenciones de ataque de Japón a Pearl Harbor, puesto que se había descifrado el llamado “código púrpura”, meses antes del ataque materializado y no obstante ello, la presidencia de Estados Unidos ordenó se le oculte ello al General Short, comandante general de la isla, quien además recibió seis horas tarde la información del ataque por notorio saboteo de parte desde el continente.

Como corolario cabe concluir entonces, que tanto los bombardeos de Dresde como los de Hiroshima y Nagasaki, fueron “holocaustos buenos”. For Dummies. Pero en fin… “E’ lo que hay” diría el vulgo argentino.-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia, Japón. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Japón, agosto de 1945 – El holocausto “bueno”

  1. Adversario dijo:

    Diego Mazzieri, el autor de éste artículo, es también el autor del muy recomendable “Ni Yankis ni Marxistas, Peronistas!”

    TLV1 – Diego Mazzieri, presenta su libro: “Ni Yanquis ni Marxistas ¡Peronistas!”

  2. Adversario dijo:

    Diego Mazzieri, Libro “Ni yanquis ni Marxistas, ¡peronistas!”

  3. Adversario dijo:

    La cara oculta de Hiroshima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s