Karl Haushofer – una breve biografía por Robert Steuckers

https://i1.wp.com/i36.servimg.com/u/f36/11/16/57/47/ha1110.jpg

Karl Haushofer

https://alternativaeuropeaasociacioncultural.wordpress.com/2013/10/17/karl-haushoffer/

(1869-1946)

por Robert Steuckers

 Nacido el 27 de agosto de 1869 en Munich, Karl Haushofer eligió la carrera militar desde 1887. Oficial de artillería en la armada bávara en 1890, desposa el 8 de julio de 1896, a Martha Mayer-Doss, descendiente de una familia de origen israelita de Munich. Le dio dos hijos, Albretch (nacido en 1903) y Heinz (en 1906). Escalando rápidamente todos los escalones de la jerarquía militar, Haushofer se convierte en profesor en la Academia de guerra en 1904. En octubre de 1908, es enviado al Japón para organizar allí la armada imperial.

Encuentra en la India a Lord Kitchener, que le predice que todo enfrentamiento entre Gran Bretaña y Alemania costará a las dos potencias sus posiciones en el Pacífico en beneficio de los Estados Unidos y de Japón, advierte proféticamente que Haushofer retendrá siempre, sobretodo cuando elaborará sus tesis sobre el área del pacífico. Luego de su largo periplo, es asignado al Regimiento de artillería de la campaña de la 16ta. División japonesa. El 19 de noviembre de 1909, es presentado al Emperador Mutsuhito (1852-1912), iniciador de la era Meiji, y a la emperatriz Haruko. Regresando a Alemania, pasa por Siberia tomando prestado el transiberiano, percatándose de las inmensidades continentales de la Eurasia rusa.

En 1913, presenta su primera obra destinada al gran público, Dai Nihon (El Gran Japón), balance de su experiencia japonesa que conocerá un fuerte éxito. En abril de 1913, comienza a seguir los cursos de geografía en la Universidad de Munich, en vista por obtener el título de doctor que obtendrá de hecho bajo el auspicio del Profesor August von Drygalski. Movilizado en 1914, sale en primer lugar para el frente occidental, donde combatirá en Lorena y en Picardie. En 1915, es desplazado en Galicia para regresar rápidamente a Alsacia y a Champaña. En 1916, se encuentra en los Carpatos. Termina la guerra en Alsacia. Durante las hostilidades, su pensamiento geopolítico se especifica: los historiadores ingleses Macaulay y Gibbon, el teórico alemán Albretch Roscher le dan la estructura donde se inscribirán sus reflexiones históricas y políticas mientras que Ratzel y Kjellen le procuran la armadura de su pensamiento geográfico.

Luego del armisticio, es nombrado comandante de la 1era. Brigada de artillería bávara. Se reinscribe en la universidad, presenta una tesis acerca de los mares internos del Japón (17 de julio de 1919), es nombrado profesor de geografía en Munich y dicta su primer curso sobre la antropogeografía de Asia Oriental. Conoce a Rudolf Hess el 4 de abril de 1919; una amistad indefectible unirá a los dos hombres. En calidad de dirigente nacional-socialista, Hess extenderá siempre su ala protectora sobre la esposa de Haushofer, descendiente por parte de padre de una vieja casta separada, y sobre sus hijos, considerados como “semi-judíos” luego de la promulgación de las leyes de Nuremberg.

Durante los años 20, Haushofer funda la célebre Revista de Geopolítica, destinado a dar a los diplomáticos alemanes una conciencia práctica de los movimientos políticos, económicos y sociales que vivifican el mundo. Los especialistas más grandes en relaciones internacionales han colaborado en ella, desde la publicación del primer número en enero de 1924. Paralelamente a esta actividad, organiza una asociación, Asociación para los alemanes del extranjero, que se da en la ambición por defender e ilustrar la cultura de las minorías alemanas fuera del Reich. Desde 1923, Haushofer acepta organizar los trabajo preparatorios a la fundación de una “Academia alemana”, durante las academias francesa, italiana y sueca. Esta academia será oficialmente fundada el 5 de mayo de 1925. En 1927, presenta en Berlín su estudio magistral sobre las fronteras. Durante este decenio, Haushofer encuentra a varis personajes importantes: Ludendorff, Spengler, los coroneles y diplomáticos japoneses Kashyi, Oshima y Koozuki, el almirante Tirpitz, el general suizo U. Wille, el cardenal Schute (Cologne), Konrad Adeneur, Hitler y el Conde Coudenhove-Karlegi, fundador del concepto de “Paneuropa”.

Sus hijos inician una brillante carrera; el mayor, Albretch, hizo un viaje al Brasil luego de haber adquirido su título de doctor en filosofía en Munich. Será secretario de su padre durante los trabajos preparatorios a la fundación de la “Academia alemana”, luego se convertirá en secretario de la “Sociedad de geografía) de Berlín.

El cadete, Heinz, obtiene su diploma de ingeniero agrónomo. En 1930, Karl Haushofer se convierte en Socio de la Sociedad Geográfica Americana. Efectúa numerosas rondas de conferencias en Austria, en Checoslovaquia, en Polonia, en Italia y en los Países Bajos. El 10 de marzo de 1933, un comando nacional-socialista indaga la casa de los Haushofer en busca de armas. Gozando de la protección de Hess, que le otorga una “carta de protección” el 19 de agosto de 1933, Haushofer y sus hijos conservan sus puestos universitarios y adquieren de nuevo, a pesar de las protestas, de los “úricos” a propósito del abolengo de su esposa y madre. El 11 de marzo de 1934, Haushofer es nombrado Presidente de la “Academia alemana”. Permanecerá hasta abril de 1937. En el transcurso de este decenio marcado por el hitlerismo, Haushofer reencuentra, además de los dignatarios del nuevo régimen, el mismo Hitler, el historiador Hans Kohn, el alcalde independentista hindú de Calcuta, Subra Chandra Bose, el Primer Ministro húngaro Gombos, el embajador en Roma Ulrich von Hassell, Monseñor Pío XI, Konrad Henlein, el líder de los alemanes de Sudetes, el embajador del Japón, el Conde Mushakoji, el almirante Canaris, el Cardenal Pacelli, etc.

Es sobretodo su hijo mayor, Albretch Haushofer, quien ocupa un lugar importante en la diplomacia alemana a partir de 1935. Aquel año, de febrero a diciembre, Albretch efectúa, por cuanta de la diplomacia alemana, seis viaje a Inglaterra. Regresa allí al año siguiente. En 1936 siempre, es enviado para una “misión secreta” a Praga y reencuentra a Benes. En 1937, es enviado a los Estados Unidos y al Japón. Cuando la guerra estalla, Haushofer entra en una profunda depresión: había querido evitarla. Pero el destino de la familia está sellado cuando Hess vuela hacia Inglaterra en mayo de 1941. Albretch es arrestado en Berlín y Karl Haushofer es convocado por la GESTAPO. En 1944, luego del atentado fallido del 20 de julio contra Hitler, la GESTAPO indaga la casa del geopolítico y lo interna en Dachau. Albretch Haushofer entra en la clandestinidad y no es detenido en diciembre. Heinz, el cadete, es encerrado en la prisión de Moabit en Berlín con su mujer. El 22 o el 23 de abril de 1945, un comando ejecuta a Albretch de un disparo en la nuca. Heinz es liberado.

Luego de la caída del III er Reich, Haushofer es interrogado por oficiales americanos, entre los cuales el Profesor Walsh que intenta protegerlo. El 21 de noviembre de 1945, un decreto de las autoridades de ocupación americanas le retiran su título de profesor honorario y sus derechos a una pensión. Deprimidos, Martha y Karl Haushofer se suicidan el 10 de marzo de 1946. La geopolítica de Haushofer era esencialmente anti-imperialista, en el sentido en que se oponía a los conquistadores de las potencias talasocráticas anglosajonas. Estos últimos impedían el despliegue armonioso de los pueblos que sometían y dividían inútilmente a los continentes. Seducido por las ideas panasiáticas y paneuropeas (Coudenhove-Kalergi), Haushofer confesaba sobrepasar los nacionalismos y quería contribuir, mediante sus escritos, al surgimiento de los “grandes espacios continentales” formados de nacionales solidarias. En seguida, deseó la colaboración de los europeos, rusos y japoneses en una gran alianza eurasiática, cerrada a las influencias inglesas y americanas.

 

LAS FRONTERAS Y SU SIGNIFICACIÓN GEOGRÁFICA Y POLÍTICA 1927

En este estudio general sobre el fenómeno histórico/geográfico de las fronteras, Haushofer exhorta a sus compatriotas a tener por fin una idea clara y precisa de lo que son sus fronteras. Una conciencia concreta, casi instintiva, de las fronteras se impone naturalmente en los pueblos fuertes contra la ausencia de las formas territoriales que implican las ideologías cosmopolitas, abstractas e ignorantes de los factores tiempo y espacio. Concretas, las fronteras son hechos biogeográficos que hacen crujir los corsés jurídicos cuando se quiere encerrar los flujos vivientes. Los corsés jurídicos, que quizá corresponden a antiguas fronteras, son residuos, vueltos al filo de los tiempos hostiles en la Vida. Haushofer deduce su teoría de fronteras de las obras de Ratzel, Penck, Sieger, Volz y los protagonistas de las escuelas inglesa (Holdich, Curzon, Fawcett, Lyde) y francesa (E. Ténot). Sir Thomas Hodich es aquel que, a los ojos de Haushofer, supo a lo mejor teorizar el arte de hacer fronteras justas y durables. El mar no separa sino une, en el sentido que el litoral opuesto siempre atrae, atracción que provoca la comunicación.

Las fronteras biológicamente justas son aquellas que son pensadas, concebidas y trazadas al comienzo de un enfoque pluridisciplinario y no estrictamente jurídico. El enfoque pluridisciplinario científico permite concebir y trazar fronteras estables, capaces de desposar el flujo de lo real y cambiar el caso que vence. Sin concepción viviente de las fronteras, algunos pueblos, principalmente aquellos que no tienen colonias, por tanto no tienen reservas territoriales, son restringidos, a veces, de recurrir a la limitación de los comienzos con el fin de mantener constante la cifra de su población. Haushofer denuncia el egoísmo de las naciones colonialistas que condenan la regresión incluso hasta la desaparición de los pueblos que no han dejado su área de sedentarización primera. Esta desigualdad de pueblos en materia de espacio es la injusticia y, por lo tanto, se debe concebir, de allí en adelante, las fronteras en un espíritu evolucionario y ya no más estático/jurídico. Haushofer clasifica los diferentes tipos de fronteras (fronteras naturales, fronteras que son los resultados de un equilibrio diplomático, fronteras defensivas, fluviales, litorales, etc.), insistentes, en la señal de la geografía francesa. Eugène Ténot, sobre las fronteras desmembradas, permitiendo la penetración militar del territorio del vecino hostil. Francia y Alemania, sin el nevado alsaciano-loreno, tienen fronteras desmembradas. Haushofer critica las voluntades (principalmente la voluntad francesa, heredada de César) de querer establecer fronteras durables a lo largo de los ríos: ríos, como los mares, se unen y no se dividen. Un estudio objetivo y geopolítico de las fronteras es útil para todos los hombres políticos, cualquiera que fuera su adhesión ideológica.

 

GEOPOLÍTICA DE LAS IDEAS CONTINENTALISTAS 1931

Al principio de los años 30, Haushofer se convirtió en abogado de las ideas que buscan promover grandes agrupaciones continentales, superando la estrechez territorial y económica de los Estados de tipo clásico. En dimensiones, solo los imperios mongoles, unificadores de la masa continental eurasiática, ya han ejecutado, a la letra, una Panidea. En 1900, el continente australiano es unificado en un solo Estado pero sin su complemento insular, Nueva Zelandia.

La idea panafricana descansa sobre una voluntad de emancipación racial. La idea  panamericana se dio a principios del siglo de las estructuras jurídicas (Doctrina de Monroe de 1823, asambleas regulares de Estados americanos, fundación de una Oficina panamericana). La paneuropa solo quedó en un sueño. La historia igualmente ha conocido los “circum-marinos” panideanos, como Roma y el Islam en el Mediterráneo. El Imperio británico es “circum-marino” en el Océano Indico. Los Estados Unidos, por un lado, el Japón, por el otro, intentan unificar bajo su égida todos los ríos del Pacífico. Especialista de las preguntas niponas y del Pacífico. Haushofer insiste bastante en las sinergias sobre el contorno y en las aguas de esta inmensidad oceánica. La idea panpacífica tiene una antigüedad de 400 años: Núñez de Balboa, en 1513, la reivindica para la Corona de España. Sir Francis Drake aceptará el desafío en 1578, reduciendo a la nada esta pretensión. Los americanos tomarán la posta de los españoles del siglo XIX, luego que el Japón haya renunciado a poblar la Micronesia, que Rusia haya abandonado Alaska y el Mar de Bering y que la alianza tácita entre rusos y españoles para evitar que el poder americano disminuya. El Instituto Pacífico de Honolulu lanza después las bases de una administración americana de la más grande zona oceánica del mundo.

Para Haushofer, la organización de tal imperio circum-marino es la idea política más grandiosa de la historia. Pero sella al mismo tiempo el destino del Japón que, por haber descuidado el poblamiento de la Micronesia, llegó muy tarde al curso y deberá oponerse a los Estados Unidos para adquirir la libertad de movimiento. Las ideas panpacíficas y panamericanas son evolutivas, mientras que las ideas panasiáticas son revolucionarios y sostenidas por los movimientos comunistas rusos o independentistas chinos (Sun Ya-Tsen) e hindúes (B.K. Sarkar; Rabindranath Tagore)

La organización a largo plazo de las ideas circum-marinas no ha sido posible en la antigüedad porque las técnicas de comunicaciones eran insuficientes. Alejandro no pudo mantener su imperio porque no pudo absorber el espacio sarmato-scítico, poblado de nómades rebeldes en toda tentativa de organización. En cuanto a la idea eurasiática, se subdivide en dos corrientes: la corriente gran-eurasiática, donde Europa es considerada como una simple península de la gran masa territorial que es Eurasia, y la corriente pequeña-eurasiática, nacida en Rusia, que simplemente desea apartar la vista de Rusia del Occidente y dirigir el flujo de energía ruso hacia el este. Es imposible trazar una frontera neta y definitiva entre Europa y Asia, ya que el inmenso territorio que es extiende de Manchuria en los Carpatos, ruta de migraciones, forma una unidad indivisible. Haushofer reúne de cierto modo a los eurasiáticos rusos (Nicolás S. Timachey y N. De Boubnov), señalando con ellos que el espacio ucrano-polaco es una zona de transición y enfrentamiento entre Rusia y Europa en el fundamento germano-romano. La Eurasia de los teóricos “eurasiáticos” rusos corresponden en última instancia en el espacio que MacKinder denominaba el “eje central de la historia”. Los “eurasiáticos” rusos, explica Haushofer, desarrollan un proyecto geopolítico rusosarmato, hostil a las culturas declinantes de Europa y Asia, semejante al proyecto autárquico, autoritario y asesor de los Bolcheviques excepto en el dominio religioso, donde prevén un zar elegido y una adhesión obligatoria a la religión ortodoxa.

Frente a esta voluntad dinámica, los panasiáticos chinos e indios se oponen a otra voluntad revolucionaria y la Paneuropa de Briand y de Coudenhove-Kalergi se refugian firmemente en la defensa del status quo, a manera de la Santa Alianza de Metternich. El panislamismo, la idea gran-árabe, las ideas panindias y la gran china son otras ideas semejantes que tratan el espacio eurasiático. La solución evitar todo conflicto dilatador y divisorio: reconciliar las ideas paneuropeas, paneurasiáticas y panasiáticas.

Para Haushofer, la marcha de la humanidad hacia las entidades de dimensiones continentales es ineludible: una primera etapa podría ser las semejanzas “subcontinentales”, teorizadas por el geógrafo, E. Banse en 1912. Este hablaba de 12 áreas: Europa, la Gran Siberia (Rusia comprendida), Australia, Oriente, India, Asia oriental, la “Nigritie”, la Mongolia (con acceso a los mares via China Central, Indochina e Indonesia), la Gran California, las Tierras Indias (girado hacia el Pacífico), América (parte de América del Norte girada hacia el Atlántico) y la Amazonía. Esta clasificación permite pensar una organización de personas sobre la base subcontinental.

La dinámica que lleva todos estos proyectos reduce a la nada las pretensiones de querer paralizar una cantidad de partes del mundo en las fronteras exiguas e inviables.

 

POLÍTICA MUNDIAL ACTUAL 1934

Analiza las grandes instancias de la política mundial del post-Versalles, Welpolitik von heute comienza por definir el espacio centro-europeo: para Haushofer como para MacKinder, la Mitteleuropa es la suma de los espacios del rhin y el danubio. Para el francés de Martonne, por el contrario, este es el cordón sanitario oeste esclavo aliado a Francia e instrumentalizado contra Alemania y Rusia. Este cordón sanitario es una construcción artificial, afirma Haushofer, mantenida por las reglas abstractas de la Sociedad de las Naciones. Fuera de Europa, el mundo fue europeizado. América del Sur fue “desindigenizada”, el Medio Oriente árabe-persa fue dividido en entidades antagonistas en beneficio de los ingleses, India está bajo tutela inglesa, etc. Las principales consecuencias de la primera guerra mundial son: 1) la división de Europa entre naciones colonizadores y poseedoras de vastos espacios de reserva, por un lado y naciones sin espacio de reserva, atascadas en su área de poblamiento inicial, por otro; 2) el imperio británico se disloca; 3) los pueblos colonizados de Asia reclaman su independencia. Frente a este orden, Haushofer exalta una política que apunta a liberar el espacio en el planeta para los europeos se han desprovisto (alemanes, húngaros, rumanos, polacos, checos, eslovacos, grecos, búlgaros y yugoslavos, donde el destino está ligado al de Alemania a pesar de la “Pequeña Entente” teleguiada desde Paris); acelerar la descomposición del imperio británico; dar una mano a los colonizados en la revolución contra sus dominantes. Esta política implica oponer la lex feranda a la lex lata, el devenir natural al estatismo de los párrafos y los tratados impuestos por los vencedores egoístas.

Para adquirir el status de gran potencia, se debe, explica Haushofer, enfocar la autarquía y rechazar las monoculturas. La autarquía, factible en lo sucesivo en el gran espacio federado y ya nos más en la estructura bastante exigua de los Estados-nación clásicos, permite la independencia alimentaria e industrial gracias a una agricultura y una industria diversificadas, que responden a todas las necesidades de la población. La tentación de edificar “monoculturas” ultraespecializadas deforma la economía y la fragiliza en caso de crisis. Welpolitik von heute define además la noción de “gran potencia”, enumera los tipos de dependencia política (vasallaje, clientelismo, protectorados virtuales, etc), explicita las formas de apropiación de espacios no más dominados (los polos) y de dominación de espacios a las defensas desmanteladas (Alemania luego de Versalles).

 

MARES DEL MUNDO Y POTENCIAS MUNDIALES 1937

Obra completamente consagrada a la relación entre la dominación de las zonas oceánicas y el poder político y militar de las naciones, Weltmeere und Weltmachte comienza por empadronar los trabajos de oceanografía física que han incrementado el saber de los hombres sobre los mares. Estos conocimientos fácticos han destapado una práctica política de dominio de los océanos. El alta mar, después de los griegos y los romanos es el “bien de todos los hombres” (koinon panton anthropon, decía Theophos) o “por su naturaleza abierta a todos”. Sir Thomas Barclay inaugura el debate jurídico para saber si el mar pertenece a todos o a nadie (si es res communis o res nullius)

En 1894, E.W. may en su Treatise on International Law, recuerda que, los principios indiscutibles del derecho internacional moderno, existe aquel que impide a las potencias apropiarse con toda exclusividad de las zonas marítimas (la idea de mare liberum formulada por Hugo Grotius en 1609). Para Haushofer esta visión es hipócrita cuando Gran Bretaña aplica su estrategia de bloqueo o se apodera de los cablegramas submarinos de telecomunicaciones, se apodera ipso ipso de grandes partes de territorio marino. La idea de mar libre, defendida por los juristas ingleses, ha conducido así a una dominación casi exclusiva de los mares del mundo por Gran Bretaña, única potencia capaz de utilizar eficazmente el arma de bloqueo. Las otras potencias son a partir de este hecho en dejadas por su cuenta en esta lucha por el dominio de los espacios marinos.

La dominación de los mares ocurre cuando una potencia logra dotarse de órganos oceánicos” eficaces (flotas). Las talasocracias, como lo ilustra el ejemplo veneciano, despliegan su poder a partir de un territorio reducido y conquistan barras, bandas litorales, ya sea tanto de “ventosas aspirante” relacionadas con la metrópolis por tentáculos móviles y elásticos. Las talasocracias comienzan a menudo por dominar mares interiores (El Egeo por Atenas, el Mediterráneo por Roma, el Mar del Japón por el Japón moderno). Son ya sea de los Estados litorales o de los Estados insulares. Las talasocracias litorales son más frágiles, ya que están directamente amenazadas por su hinterland. Las talasocracias insulares disponen además de triunfos para pasar de la dominación de un mar interior a la dominación de las grandes vías de comunicaciones transoceánicas. Las talasocracias litorales son construcciones híbridas, obligadas a dirigir conjuntamente dos tipos de políticas diferentes, una continental, la otra marítima (Holanda, Portugal), lo que agota sus recursos y los hace perder la competencia frente a las talasocracias insulares. Los Estados continentales, como Alemania, están perjudicados por su geografía y no pueden dar lo mejor de ellos mismos en un mundo además cerrado, completamente explorado, donde las talasocracias han tenido un mayor avance para el dominio de las bases de ultramar, de zonas económicas que aseguran la subsistencia y espacios de colonización donde se expande el exceso de su población.

La talasocracia británica es hostil a los canales interiores y a la perforación de los istmos ya que estas aberturas relativizan ipso ipso la importancia de las vías marítimas que controla. Lord Palmerston fue hostil a la construcción del Canal de Suez ya que Francia tenía el dominio. Inglaterra igualmente ha criticado la construcción del Canal del Medio, entre Bordeaux y el Mediterráneo, ya que esta reducía considerablemente la importancia estratégica de Gibraltar. Al momento en que la política ya no puede ser mundial, los pueblos que quieren sobrevivir deben recurrir necesariamente a lo ancho, a los océanos, u organizar sus espacios continentales con el fin de escapar de la dominación de una u otra potencia marítima. Esta organización continental pasa por la construcción de rutas, de vías férreas, de sistemas de navegación fluvial, etc, controladas por las únicas potencias continentales.

 

EL BLOQUEO CONTINENTAL: MITTELEUROPA, EURASIA, JAPÓN 1941.

Redactado luego del pacto germano-soviético, esta obra persigue dos objetivos: 1) lanzar las bases de una alianza germano-italo-soviético-nipona, que reorganizaría la masa continental eurasiática y africana; y 2) reivindicar para Alemania el regreso de sus colonias africanas, sustraídas luego a Versalles. Analizando los textos editados por los institutos británicos y americanos, Haushofer revela una amenaza recurrente, principalmente la de Lord Palmerstone, y la del geógrafo Homer Lea, de ver constituirse una alianza entre Alemania, Rusia y el Japón. Tal alianza escaparía totalmente al control de las talasocracias británica y americana. Las talasocracias, escribe Haushofer, utilizan la política de la anaconda: atrapan sus presas y las ahogan lentamente. La masa eurasiática, si es debidamente organizada, es una presa bastante grande para la anaconda anglo-americana, una masa territorial tal, que escapa de todo bloqueo.

La idea de tal alianza ha germinado bastante en los cerebros rusos y japoneses que en los cerebros alemanes o europeos. Al momento de la guerra ruso-japonesa de 1905, cuando los británicos y los nipones conjugan sus esfuerzos por hacer fracasar a los rusos, una parte del cuerpo diplomático japonés, de la cual el Embajador en Londres Hayashi, el Príncipe Ito, el Primer Ministro Katsura y el Conde Goto, desea una alianza entre alemanes, rusos y japoneses contra las tentativas inglesas por controlar todo el tráfico marítimo mundial.

Frente a tales proposiciones, Alemania de Guillermo II, deplora Haushofer, queda prisionero del mito del “peligro amarillo”, percibiendo solo que los asiáticos son menos peligrosos para el futuro de Alemania que los británicos y los americanos.. En Rusia, la idea eurasiática fue encarnada por el Ministro Witte, creador del ferrocarril transiberiano y seguidor de una paz separada con Alemania en 1915. El japonés Goto hablaba de la necesidad de una troica, donde el caballo central, el más corpulento y el más robusto, habría sido Rusia, flanqueada de dos caballos más nerviosos, Alemania y Japón. En África, la mala gestión británica dejó ir al agua la obra constructora de los colonos agricultores alemanes; con la voluntad de desarrollar culturas duraderas, los ingleses han sustituido la explotación capitalista, que provocaba la urbanización de las masas africanas, retrasando la agricultura, lo que provoca la desertificación y las hambrunas. Los japoneses, por el contrario, han administrado muy bien la Micronesia ex –alemana.

La “troica” completada por la italia musolíniana, debe favorecer a los independentistas árabes e hindúes; Rusia, en particular, debe plantearse como la protectora de los armenios y de los kurdos con el fin de conectar Mossoul con el bloque continental en gestación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Europa, Geopolítica, Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s