Igor Strelkov, el nombre del mito ruso

https://adversariometapolitico.files.wordpress.com/2015/05/13aba-igor-strelkov-church.jpg?w=640

IGOR STRELKOV, EL NOMBRE DEL MITO RUSO

http://puebloindomito.blogspot.com.es/2015/03/igor-strelkov-el-nombre-del-mito-ruso.html

Por Alexandr Dugin

Debemos entender que el papel de Igor Strelkov es crucial. Este es un modelo de idealista ruso, conservador, un verdadero patriota que destruyó el abismo entre los principios y acciones; este abismo es el agobiante azote de nuestro patriotismo. Cuando los rusos se dan cuenta de lo profundamente que sus valores son ridiculizados, que sus intereses han sido vendidos, o que su gobierno no está bajo el control de los mejores, sino de los más innobles, ¿qué hacen? Se derrumban, balan, culpan a las élites intelectuales (un ejemplo, Augustin Cochin), o beben, por supuesto, y hacen pequeños movimientos que el sistema rápidamente se quita del medio. Los más apasionados se lanzan a la lucha, agresiones, acompañados de una violencia sin sentido y sacrificio. Algunos son corrompidos para fines técnicos de la oposición, otros son controlados por la policía y los servicios secretos. Un círculo vicioso. Nadie puede centrarse en el verdadero enemigo, no específica de sus intenciones, nadie va al fondo de la cuestión, y para dirigir con firmeza alta. Después de todo, ellos son chicos jóvenes dispuestos al sacrificio, los nacionalistas rusos, nacional-bolcheviques, o “Partisanos del Lejano Oriente”, que mueren en enfrentamientos o terminan en la cárcel de un modo insensato. Cosas que no interesan a nadie. Los rusos continúan sus sueños todos los días. Otros perdieron décadas sobre temas sin sentido para llamar la atención. Una visión patética.

Y es en este contexto en el que Strelkov apareció. Ruso. Austero. Ingenuo y tímido. Un idealista. Con principios. En tiempos de paz, probablemente no sería imprescindible y, de alguna manera, torpe. Y así impulsa el frente de una Guerra del Pueblo (Narod en ruso, Volk en alemán). Por su propia iniciativa. Y así, rompe las cadenas de la impotencia, disipando la niebla del miedo, la desesperación y de la humillación por la incapacidad de transformar los ideales en acción. Si se hubiese detenido en Crimea o hubiese sido asesinado en los primeros días de la defensa de Slavyansk, no habríamos aprendido nada de él. Allí fue donde grandes personalidades cayeron: ellos eran héroes, como él, otros rusos, que han traspasado los vapores de tinieblas. Algunos de ellos eran mis amigos. Pero Strelkov soportó todo y creó un ejército. Se ha convertido en el punto focal hacia el que dirigimos nuestras esperanzas, nuestra voluntad y nuestros cambios. Los otros son como poco, valientes, y un poco torpes como todos los rusos, pero al igual que Strelkov han logrado algo en nuestra alma, que ha tocado nuestro sentimiento nacional. Es el mito de Rusia que brilla en él, nuestro deseo de reconocer a un héroe. Él simplemente estaba haciendo su deber. Sí. Pero no es el deber de un profesional o de un hombre que se ha establecido en circunstancias difíciles a causa de destino. Este es su deber. Esta es el deber de un ruso, que cuenta con más apatía, miedo, indiferencia y aprensión. Este es el verdadero corazón de la cuestión: Strelkov hizo todo por sí mismo. Esto es lo que cuenta: él mismo. Y a través de él nos acercamos a nosotros mismos. Vimos lo que somos realmente capaces de hacer. Incluso los soldados que lucharon en Afganistán y Chechenia fueron heroicos. Pero no fueron allí por su propia voluntad. Fueron llevados por otro tipo de deber, por el nombre del estado. Strelkov, sin embargo, cumple un deber llamado Idea. La Idea de Rusia. Derribando barreras dentro de nuestra alma. Se ha emancipado. Strelkov ha ajustado algo dentro de nosotros, lo ha curado. Pensamos que ya no era posible: un Guerrero Ruso Ortodoxo, valiente líder de una Guerra Santa por su propia voluntad. Pero lo hizo. Y él comenzó a ganar. Y en cada triunfo, cada informe de la primera línea, éramos nosotros los que íbamos siendo ganadores. Rusia triunfaba.

No es una cuestión de creencias políticas, y mucho menos de méritos como un comandante militar. Es algo mucho más profundo. Se ha convertido en nuestro mito. Ya no pertenece a sí mismo, al servicio militar, o al Estado, sino sólo a este mito – el mito ruso que una vez fue y, como hemos visto, puede seguir siendo en todo momento.

El odio de Strelkov es hacia una raza enemiga, no en el sentido biológico, sino espiritual. La raza de los tecnócratas, junto con los burócratas, los manipuladores y comerciantes. Werner Sombart solía decir que hay dos tipos de personas: la raza de los comerciantes y la de los héroes. La Europa de la modernidad es el resultado del triunfo de los comerciantes (el capitalismo) sobre la raza de los héroes (la Edad Media). Strelkov es el Medievo Ruso. Después de todo, la propia ortodoxia no puede ser “moderna”: sería una farsa, un simulacro. Podría ser antigua o medieval. La “modernidad” es la herencia del Anticristo. Así, Strelkov viene de lo que una vez fue. No es lo que era y que ya no es, sino lo que realmente era, y sigue siendo, como el núcleo de nuestras almas, como una reflejo de la identidad rusa antigua.

Ahora tenemos que comprender plenamente lo que significa para nosotros Strelkov. Comprender que ese tipo de ira que le inspira a todos los espíritus crueles, ese tipo de envidia que los personajes vacíos sienten hacia él, el odio que provoca en Occidente y en la Junta, todo esto apunta al hecho de que él no es el resultado de la casualidad, no es algo accidental. Una vez más, no como persona, a nivel individual, sino como el portador del carácter ruso. Un verdadero ruso entiende todo sobre Strelkov. Él es nosotros. Un Narod (Volk). Narod que está despertando.

Él es nuestro patrimonio cultural con un enorme valor. Es por esto que muchos quieren verlo muerto, quieren deshacerse de él, y minimizar lo que es, vulgarizarlo, y luego golpearlo y hundirlo más y más. Si permitimos que esto pase, entonces no valemos nada.

En necesario defender los mitos, la forma en la que Strelkov luchó y todavía lucha por Novorussia, para la Gran Rusia, y para cada uno de nosotros.

Que Cristo esté contigo, Igor…

Traducido desde The Fourth Political Theory por Pueblo Indómito

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Eurasia, Resistencia, Rusia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Igor Strelkov, el nombre del mito ruso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s