Municipalismo y autogestión sindical: La alternativa falangista al sistema de partidos

https://adversariometapolitico.files.wordpress.com/2015/05/827bb-fea.png?w=439&h=603

MUNICIPALISMO Y AUTOGESTIÓN SINDICAL: LA ALTERNATIVA FALANGISTA AL SISTEMA DE PARTIDOS

http://puebloindomito.blogspot.com.es/2015/05/municipalismo-y-autogestion-sindical-la.html

Por Fernando Roldán

En estos días de intensa campaña electoral hemos podido ver cómo los diferentes partidos mostraban al pueblo español sus diferentes propuestas en materia municipal, cómo prometían luchar contra la corrupción imperante y la crisis económica para crear una España más democrática. Las encuestas pronostican que pese al crecimiento de los nuevos partidos, tales como Podemos y Ciudadanos, PSOE y PP volverían a alzarse con el triunfo, pese a ser los culpables directos de la situación actual de nuestro país.

El sistema tradicional de partidos goza de nueva salud en España, se está renovando lentamente y la gente comienza a creer en el cambio. Por desgracia, el crecimiento de Ciudadanos y Podemos no es algo espontáneo sino que nace de la necesidad que tiene el sistema liberal de renovarse si no quiere perecer. Podemos y Ciudadanos, Albert Rivera y Pablo Iglesias, son líderes políticos creados dentro de los laboratorios del sistema liberal y que sustituirán a los dos grandes partidos, cuya vida útil ha llegado a su fin. Esta renovación, este cambiar para que todo siga igual nos recuerda a la euforia que supuso la victoria de Felipe González, euforia que con el tiempo se tornó en decepción al ver como traicionaba a sus votantes en asuntos tan tamaña importancia como la entrada de España en la OTAN. La ilusión que ha provocado el vertiginoso ascenso de los nuevos partidos terminará con las primeras traiciones a los votantes, traiciones que la agrupación de Pablo Iglesias ya ha cometido al abandonar gran parte de su programa más “revolucionario” para asentarse cómodamente en la partitocracia del Régimen de 1978.

El sistema de partidos es la base legitimadora del sistema capitalista y es realmente difícil que surja una verdadera alternativa a dicho sistema desde dentro del marco legal político. Ante este yermo árido que es la política (o estafa, si queremos ser más sinceros) española los falangistas defendemos un modelo radicalmente distinto: La democracia municipal y autogestionaria.

¿Qué es y cuál es la función del municipio dentro del falangismo?

Para los falangistas, el municipio no es un ente administrativo frío, ajeno a los problemas de los ciudadanos. Nosotros afirmamos que el municipio es un órgano natural de convivencia en la que la persona de desarrolla con total libertad. En el sistema liberal vigente, la persona, portadora de valores eternos tales como la dignidad humana y miembro de una comunidad popular desaparece para dar lugar al individuo, un simple número entre la masa que ha perdido todo sentimiento de pertenencia a la comunidad. Este es una de las mayores problemáticas a las que nos debemos de enfrentar, problemática recrudecida gracias a la Globalización, fenómeno capitalista a nivel internacional que ha supuesto la pérdida de soberanía nacional, la destrucción de las identidades de los pueblos y el dominio imperante del paradigma liberal. Revitalizar el municipio es devolver al individuo su dimensión comunitaria, arraigar a la persona en una tierra con tradiciones y modos de vidas propios. José Antonio en su discurso en Sevilla en 1935 ya reafirmaba esta visión del municipio como enclave del individuo con la comunidad:

“No se es libre por tener la libertad de morirse de hambre formando colas a las puertas de una fábrica o formando cola a la puerta de un colegio electoral, sino que se es libre cuando se recobra la unidad entera: el individuo, como portador de un alma, como titular de un patrimonio; la familia, como célula social; el municipio, como unidad de vida, restaurado otra vez en su riqueza comunal y en su tradición”

El municipio es a su vez un órgano de participación ciudadana. Los partidos políticos son intermediarios artificiales cuya función principal es sostener el sistema económico capitalista. Para ello necesita del turnismo de los dos grandes partidos liberales: El conservador (PP) y el Socialdemócrata (PSOE). La democracia queda restringida a depositar el voto en una simple urna cada cierto tiempo, desposeyendo al ciudadano del poder. Frente a este sistema representativo basado en los partidos, los falangistas defendemos al municipio como un organismo directo de participación popular por el cual son los españoles los que rigen por si mismos la vida política de la nación. Basado en el principio de subsidiariedad, los ciudadanos serán los que dirigirán la gestión municipal de forma directa. Los municipios a su vez se irán conformando en órganos comunales superiores que permitirán estructurar un modelo de estado de profunda raíz democrática y natural.

Bajo este modelo municipalista el pueblo español recuperaría la soberanía nacional, puesto que esta no sería una idea abstracta nacida de una Constitución sino que su origen radicaría en la gestión popular de los municipios, una soberanía social nacida de los órganos naturales. Nuestro sistema supone la superación del individualismo de raíz liberal y del colectivismo, ya sea en su vertiente Socialista como Fascista o nazi. La persona, individuo libre y a su vez un ser social miembro de la comunidad, es el centro de nuestra cosmovisión y de esta debe de partir el poder político.

La autogestión sindical

El sindicato es junto con el municipio el segundo cauce de representación ciudadana en el sistema falangista. El sindicato se constituye como un organismo autónomo del estado formado por los trabajadores organizados según ramas de producción. Tal y cómo expuse en mi artículo sobre la empresa nacionalsindicalista (1), los trabajadores serán los propietarios de los medios de producción dentro del sindicato de empresa y de su rama sindical. Los trabajadores, como verdaderos creadores de riqueza, serán los gestores de las empresas mediante los consejos de administración. En este modelo las empresas pasarían a ser células autogestionadas, conformando un nuevo modelo económico alejado del capitalismo depredador dominante en el mundo actual.

Los sindicatos de empresa también se constituirían como órganos de participación política, al igual que los municipios. Los trabajadores participarán en el estado mediante las diferentes confederaciones sindicales, dando lugar a una cámara sindical que junto a la cámara municipal sería la verdadera depositaria de la voluntad popular.

Conclusión

El municipalismo y el sindicalismo autogestionario son las bases para una verdadera democracia orgánica en la que el pueblo español sea quien rija los destinos de la nación. Estos dos órganos naturales constituyen los pilares del estado popular nacionalsindicalista, logrando la armonía social y dando lugar a un nuevo modelo político y económico alejado del caduco liberalismo vigente. Una visión revolucionaria que cómo dijo José Antonio va más allá de un simple cambio de estructuras, sino una alta tarea moral:

“He aquí una grande y bella tarea para quienes de veras considerasen a la patria como un quehacer: aligerar su vida económica de la ventosa capitalista (…), verter el acervo de beneficios que el capitalismo parasitario absorbe en la viva red de los productores auténticos, ello nutriría la pequeña propiedad privada, libertaría de veras al individuo, que no es libre cuando está hambriento, y llenaría de sustancia económica las unidades orgánicas verdaderas: la familia, el municipio, con su patrimonio comunal rehecho, y el sindicato, no simple representante de quienes tienen que arrendar su trabajo como una mercancía, sino beneficiario del producto conseguido por el esfuerzo de quienes lo integran” (2)

Tanto el municipio como el sindicato son estructuras cuya revitalización es fundamental para poder consolidar la futura revolución nacional-sindicalista, única vía que tienen los pueblos de España para lograr la ardua tarea de la liberación nacional.

Notas:

(1) La empresa nacional-sindicalista, por Fernando Roldán.

(2) Manifiesto “Ante las Elecciones”, 12 de enero de 1936

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía, España, Ideología. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Municipalismo y autogestión sindical: La alternativa falangista al sistema de partidos

  1. Adversario dijo:

    Ese planteamiento es MUY similar al de la democracia directa de la Jamahiriya, que proponía el Coronel Gaddafi en su Libro Verde:

    “Los congresos populares de base, los comités populares, los
    sindicatos y las uniones integran definitivamente el congreso
    general del pueblo donde se encuentran
    los dirigentes de los
    congresos populares, los comités populares, las uniones sindicales
    o profesionales. Lo que sea debatido en el congreso general del pueblo
    que se reúne una vez por año, será sometido, a su vez, a los
    congresos populares y a los comités populares,
    a los sindicatos
    y a las uniones. Los comités populares, responsables ante los
    congresos populares de base, comenzarán entonces a poner en
    ejecución el programa así elaborado. El congreso general del pueblo no es el conjunto de
    miembros o de personas físicas, como en las asambleas parlamentarias,
    sino el reencuentro de los congresos populares de
    base, de los comités
    populares, de las uniones y los sindicatos
    y de todas las agrupaciones profesionales.“

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s