La traición separatista de Cataluña

https://i0.wp.com/s.libertaddigital.com/fotos/noticias/650/0/desnudo-indepependencia-suple.JPG

https://i2.wp.com/i48.tinypic.com/sc88hu.jpg

Están a favor de la “independencia” pero quieren ser miembros de la colonia atlantista denominada “Unión Europea”…¡Viva la coherencia!

En la foto de arriba, separatistas haciendo el payaso – En la de abajo, “independentista” vendiendo trapos de la masónica “estelada”, de la “ikurriña” (bandera separatista vasca inspirada en la Union Jack británica) y de la “UE”, que como todos sabemos es una organización que lucha por los valores nacionales y las libertades de los pueblos…

LA TRAICIÓN SEPARATISTA DE CATALUÑA

http://puebloindomito.blogspot.com.es/2015/09/la-traicion-separatista-de-cataluna.html

Por Ángel Romero


EL PRESENTE

Uno de los temas de más actualidad informativa y política–quizás de demasiada- es, como todo lector podrá comprobar en cualquier informativo, periódico o radio, el “problema” de Cataluña. Agravado por la convocatoria plebiscitaria del 27 de septiembre por parte de Artur Mas, el mencionado problema -que en un Estado fuerte y serio no sería tal- seplantea a grandes rasgos de la siguiente forma.

Por un lado toda una serie de políticos burgueses reclaman más concesiones de competencias político-administrativas a Cataluña, bajo pretextos socio-económicos, a modo de piezas que edifiquen la estructura de un proceso separatista conocido y notorio. Por otro lado, y de forma más traidora, incompetente y caduca si cabe, toda una clase política demo-liberal dice oponerse al proceso separatista, siempre mediante “argumentos” leguleyos y constitucionales sin trascendencia, fondo ni forma. Estos últimos, que dicen estar a favor de la unidad nacional, sin embargo no sólo toleran al separatismo de forma pública y vergonzante, sino que lo impulsan manteniendo marcos legales que llevan cuarenta años beneficiándolo. Como no puede ser de otra forma, hace mucho que consideramos en la misma trinchera –la de nuestros enemigos- a ambas caras del problema territorial que amenaza a nuestra Patria.

Detrás de toda esta amalgama –de uno y otro lado del “problema”- de profesionales de la mentira, la manipulación, los sobresueldos y la cleptomanía, nos encontramos con una monarquía, una constitución y un ejército incompetentes y traidores a la Patria. Teniendo una posición válida para atajar problemas de esta índole de forma directa y eficaz, han demostrado su incapacidad para ello, cayendo, por negligencia y dejación de funciones, en la más absoluta e infame de las traiciones. Para más leña al fuego, a este conjunto de fusilables fuerzas operantes se unen los medios de comunicación. Estos medios, que bien podrían llamarse de desinformación o de manipulación, son, en este lamentable y triste espectáculo, los encargados de disfrazar de ejercicios democráticos las más irritantes traiciones a la Patria. De este modo, al inadmisible hecho de usar la mentira histórica y la política burguesa para disgregar parte de una nación, se le denomina “proceso soberanista” o “independentismo”. La secesión como fenómeno político normalizado e institucionalizado ha terminado porconsolidarse, pero los mencionados burgueses y cobardes (valga la redundancia) no constituyen fuerzas políticas “independentistas” ni “soberanistas”, sino separatistas. Nosotros, a diferencia de los borregos y los juntaletras, llamamos a las cosas por su nombre. Ninguno de los separatistas y sus cómplices tienen derecho a definirse en tales términos, ya que Cataluña –al igual que Vascongadas, Navarra o cualquier otra región- no es ninguna colonia española, sino parte inseparable de la misma. Y de ello pasamos a hablar en el plano histórico.

EL PASADO

Todos los once de septiembre tiene lugar en Barcelona  -haciéndolo los separatistas extensivo a toda Cataluña- la celebración de la Diada, o lo que para el separatismo catalán constituye su “día nacional”, término como mínimo ridículo e irrisorio. El once de septiembre se conmemora el aniversario de los hechos ocurridos en 1714, cuando las tropas borbónicas de Felipe de Anjou -Felipe V en España desde 1713 y primer Borbón en nuestro país- reducen por la fuerza la ciudad de Barcelona como capital de los Condados Catalanes, parte integrante de la Corona de Aragón. Este importante hecho histórico se produce como final definitivo de la Guerra de Sucesión.

Esta contienda se desata en 1701 cuando Carlos II, último rey de la dinastía de los Austrias en España, muere sin descendencia. Para ocupar el trono español se presentaron dos candidatos, Felipe de Anjou por parte de los Borbones y el Archiduque Carlos por parte de los Habsburgo. Mientras que el reino de Castilla, debido a la aristocracia, se decanta por el primero, la Corona de Aragón (de la cual, recordamos, formaban parte los Condados Catalanes) se pone al lado del segundo, más cercano consanguíneamente a Carlos II. Se desata de este modo un conflicto civil que duraría trece años, hasta que en 1714 se produce la rendición de Barcelona por parte, como decíamos, de las tropas borbónicas. La razón de este hecho la encontramos en que Rafael Casanova, Conseller del Capde los Condados Catalanes en 1714, luchaba como comandante junto al resto de la corona aragonesa por el Archiduque Carlos, por la continuación del reinado de los Habsburgo en España y por consiguiente por la Monarquía Hispánica, tradicional e imperial, que aún quedaba –aunque de bache en bache- en pie. Durante toda la Historia de España, antes, durante y después de este hecho histórico, podemos comprobar de qué forma Cataluña –al igual que Vascongadas y Navarra- ha sido vanguardia de la Hispanidad, tanto como protagonistas de la misión creadora de los pueblos hispánicos en todo el mundo, como en la defensa de España frente a las agresiones extranjeras. En este caso, luchando por la dinastía Habsburgo cercana a los Austrias, contra la dinastía borbónica francesa.

Explicado esto, nos encontramos con la paradoja de que todos los once de septiembre, día de la Diada que conmemora la rendición de la ciudad condal, el separatismo homenajea a Rafael Casanova como “defensor de la nación catalana frente a España”. No sólo ignorando la Historia, sino manipulándola al antojo de sus intereses burgueses y su perfidia, hacen de un héroe español que luchó por España y el Rey contra tropas francesas, un mártir de sus delirios disgregadores de la Patria. De la misma forma, hacen de una lucha patriótica contra una dinastía extranjera, una inexistente lucha catalana contra España. Por si todo esto pudiera parecer poco al lector para comprender lo que se expone, he aquí las últimas declaraciones –bajo las mismas traducidas al español- de Rafael Casanova el once de septiembre de 1714, extraídas del pregón al pueblo de Barcelona, como exhortación final a su defensa:

“Que han executat las últimas exhortacions y esforsos, protestant de tots los mals, ruinas y desolacions que sobrevinguen a nostra comuna y afligida Patria, y extermini de tots los honors y privilegis, quedantesclaus ab los demèsenganyatsespanyols y tots en esclavitud del domini francés.

Pero comtot se confía, que totscomverdadersfills de la patria, amants de la llibertat, acudirán alsllochssenyalats, a fi de derramar gloriosamentsasanch y vida, per son Rey, son honor, per la Patria y per la llibertat de tota Espanya.”

*  *  *

“Que han realizado los últimos exhortos y esfuerzos, protestando por todos los males, ruinas y desolaciones que sobrevengan a nuestra común y afligida Patria y por el exterminio de todos los honores y privilegios  quedando esclavos con los demás engañados españoles, y todos en esclavitud del dominio francés.

Pero hay que confiar en que todos, como verdaderos hijos de la patria amantes de la libertad, acudirán a los lugares señalados a fin de con honor, derramar gloriosamente su sangre por su Rey, su honor, por la Patria y por la libertad de toda España.”

EL FUTURO

Desenmascarada la realidad de la manipulación separatista, entendemos que la sociedad española, y especialmente la juventud, sólo tiene dos posibilidades de acción ante los traidores:

  1. A) Apostar por la secesión y el suicidio gratuito de España, para beneficio de intereses burgueses  y disgregadores, o bien la tolerancia y complicidad con el separatismo propias de la política demoliberal, entendiendo como un hecho fáctico que ambas posturas equivalen a lo mismo.
  2. B) Apostar por la unidad de la Patria como garantía indispensable de la existencia histórica española, conscientes de que sólo la unidad del pueblo y la nación -y sólo esta- conseguirá que España, hambrienta de pan y justicia, consiga hacer su revolución pendiente.

¿QUÉ HACER?

Desde este semanario estamos convencidos de formar parte de lo segundo, ya que sólo con un empuje unitario, integrador, entusiasta e intransigente con la traición, pueden lograrse para España las soluciones que la situación actual exige. Decía Ramiro Ledesma que “la ausencia de las cosas es la mejor justificación para su conquista”. La ausencia de unidad nacional y popular es un hecho, y la juventud, con lucha y entusiasmo debe conseguirla para hacer la revolución que España lleva años necesitando. Porque la Patria no se niega. ¡Se conquista!

Escrito originalmente para Semanario Utopía número 3

Anuncios
Esta entrada fue publicada en España, Historia. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La traición separatista de Cataluña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s