Paraguay, lo que pudo ser

https://i1.wp.com/www.lagazeta.com.ar/francisco_solano_lopez.jpg

Mariscal Francisco Solano López (1827-1870)

PARAGUAY; LO QUE PUDO SER

Visto en la página de fb

Somos hijos de España – Hispanofilia

Año 1850, todas las repúblicas hispánicas del continente sudamericano, más la monarquía del Brasil, están fuertemente endeudadas con la banca inglesa. ¿Todas? No, el Paraguay se mantenía alejado del endeudamiento, dicho de otro modo, no era una república más pisoteada económicamente -por lo que se convertía su progreso en un camino largo y tortuoso- pero al mismo tiempo predicaba un discurso de liberación por ser un pueblo independiente lleno de libertades y bondades aunque eran difíciles de ver en el plano real. El Paraguay sí pudo pasar al plano real todo tipo de libertades, seguridad, bienestar y poder adquisitivo de sus habitantes sin pedir ni un solo peso a ningún estado extranjero.

Este periodo de bonanza que muchos calificaron como “el milagro sudamericano” trasciende desde 1844 con el gobierno de Carlos Antonio López hasta 1865 ya con el mariscal Francisco Solano López en el poder (hijo del anterior); se construyó la primera línea de ferrocarril y la primera industria metalúrgica del continente que fabricaba los primeros navíos de acero sudamericanos. Además, disponía de una línea de telégrafo propia, gran cantidad de escuelas redujeron considerablemente el analfabetismo enseñando a leer el español y el guaraní, se trazaron caminos y el Paraguay se convirtió en un gran exportador mundial de yerba mate y tabaco gracias a que se mejoró la producción al ser estado paraguayo el propietario de las tierras de cultivo que arrendaba a precio razonable a los campesinos.

Y, en contraposición con las repúblicas vecinas del Paraguay, el discurso político no era antiespañol. En palabras del mariscal López la identidad paraguaya era; “fruto de de los tres siglos de presencia española en el continente americano y que la lengua, la cultura y un pasado común unían más a ambas naciones”. Ante todo esto, podemos deducir que tal avance paraguayo no era bien visto por una nación cuyo primer ministro George Canning ante las revoluciones que trajeron las independencias exclamo; “La cosa está hecha, el clavo está puesto. Hispanoamérica es libre y si nosotros no gobernamos tristemente nuestros asuntos, es inglesa”. Algo había que hacer para derrocar el gobierno del mariscal López. ¿Declara entonces Inglaterra la guerra al Paraguay? No, eso no hizo falta.

Tal como dice la cita de los Rothschild, la familia de banqueros afincados en Gran Bretaña; “Permitidnos controlar el dinero de un país y no nos importará quien haga sus leyes”, quien controlara la presión económica de un país, lo que se traduce en su deuda, controla el país entero pues suya es la canilla para aflojar o apretar aun más tal estrangulamiento económico. Por consiguiente, sucedió que los países vecinos; el Brasil, la Argentina y el Uruguay, fueron empujados a entrar en guerra contra Paraguay a pesar de la negativa de su población dada la gran impopularidad que tuvo la guerra . Pese a los previos discursos en contra de López por los que se la acusaba de tirano en contra de la libertad, pretendiendo así preparar a la población para que dé el visto bueno a la guerra, no se consiguió esa aceptación de forma notable.

Al ser un tres contra uno la llamada guerra de la Triple Alianza, se pensó que se terminaría en pocos meses, pero el Paraguay resistió cinco años hasta que el 1 de marzo de 1870 el mariscal López que se había refugiado en el Chaco prefiere morir luchando por su país antes que entregarse a los soldados brasileños. Pero no quedó ahí la cosa pues aun con el país totalmente vencido, dieron la orden de matar a todo varón de mayor de 12 años, luego no sólo fue una guerra y una invasión sino también una masacre y un genocidio a todo un pais que debería de aparecer en los libros de historia de todo el mundo. El 80% de los paraguayos fueron muertos, los campos y las escuelas quemados, la industria y la red de caminos destruida a conciencia. La invasión duró seis años hasta 1876, cuando los vencedores de la guerra se marcharon dejando un estado presidido por Juan Bautista Gill, el país había cedido gran cantidad de territorio a la Argentina y al Brasil, y, ya sí había era una república más que había pedido créditos a la banca inglesa.

A día de hoy sobre el 65% de las familias paraguayas no pueden cubrir con dos sueldos básicos los tres millones de guaraníes del gasto medio mensual aproximado que tienen que afrontar.

Nunca creamos que esta situación tuvo porqué ser necesariamente así.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hispanidad, Historia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Paraguay, lo que pudo ser

  1. Ramón Yáñez Suárez dijo:

    De esto no se habla cuando se responsabiliza a España de todos los males de Hispanoamérica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s