Entrevista a Vincenzo Vinciguerra

https://i.ytimg.com/vi/JUl2_db7O0o/hqdefault.jpg

Entrevista con Vincenzo Vinciguerra

http://nueva-arcadia.blogspot.mx/2016/06/entrevista-con-vincenzo-vinciguerra.html

Alessandro Limido: – Primeramente me gustaría preguntarte sobre la importancia de la verdad para las nuevas generaciones: ¿Consideras que “imputar a los culpables su responsabilidad” puede servir para construir el futuro?

R.- Todos los países en los que el enfrentamiento entre comunismo y anticomunismo, o mejor aún, entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, se ha convertido en conflicto armado, en guerra civil, en represión sangrienta e indiscriminada, han saldado cuentas con su pasado.

Se han incoado  procesos contra los responsables del poder de entonces, como en Chile y en Argentina, pero sobre todo se ha intentado esclarecer lo sucedido, prescindiendo incluso de responsabilidades penales, o sea: la verdad.

Por el contrario, el único país en el mundo en el cual el poder se sustenta sobre la sangre que ha derramado, negando de raíz toda verdad, es Italia. La verdadera cuestión moral de la Nación no es la corrupción, sino la responsabilidad de toda una clase política que, por acción u omisión, ha convertido Italia en un campo de batalla y se ha colocado increíblemente en el papel de víctima, de damnificada, de objetivo de opuestos “terrorismos” cuyo origen, obviamente, nunca ha aclarado.

Desde 1945 en adelante, ha existido en este País una larvada guerra civil entre comunistas, de un lado, y anticomunistas, de otro, que ha ocasionado cientos y cientos de muertos, adecuadamente borrados hoy de la memoria. Y sin embargo, a partir de los primeros años Sesenta y para contrarrestar el intento de expansión soviética, especialmente en el mar Mediterráneo, se puso en marcha una guerra “de baja intensidad” que tenía como objetivo la neutralización de los partidos comunistas occidentales más potentes, el italiano, sin lugar a dudas, y el francés.

Ha sido una guerra clandestina, no declarada, jamás reconocida, que ha sido coordinada, bajo control político, por el Estado mayor de la Defensa.

Una guerra de este tipo se confía a las estructuras secretas de los cuerpos militares; de hecho aparecen en escena los servicios de seguridad civiles y militares, los Servicios operativos y de información (Sios) de las distintas Armas, la estructura oculta del Arma de carabineros, y las de la Alianza Atlántica, “Gladio”, llamada así en Italia.

No es cierto que el Estado “democrático y antifascista”, haya sido atacado desde dos flancos, el “terrorismo negro”, de un lado, y el “terrorismo rojo”, de otro. No es cierto, porque el Estado siempre ha dirigido, guiado y controlado, con escasísimas excepciones, a los grupos de derecha que tenían como referencia, aún no oficialmente, al MSI utilizados en la lucha contra el comunismo y ha creado, después, la izquierda extra-parlamentaria de orientación pro-china para erosionar apoyos al PCI y colocarlo entre dos fuegos, como de hecho ocurrió posteriormente con las Brigadas Rojas.

No hablamos de conjeturas o indicios sobre la responsabilidad del Estado y del Régimen: existentes pruebas fehacientes, documentadas y documentables en todas las instancias.

Pino Rauti y Ordine Nuovo han sido instrumento del Estado y del Régimen, mediante un líder que ejercía de periodista en el diario democristiano “Il Tempo”, que era consejero del jefe de Estado mayor del Ejército y luego de Defensa, general Giuseppe Aloja, y en contacto directo con el director del Servicio de información militar, Almirante Eugenio Henke.

El Movimiento Social Italiano es el único partido político que ha contado entre sus parlamentarios a tres directores de los servicios secretos: los generales Giovanni De Lorenzo, Vito Miceli y Luigi Ramponi. Parece evidente que Pino Rauti y Ordine Nuovo no eran considerados “nazis” por la cúpula militar y por los políticos italianos, y que el MSI no era contemplado como “alternativa al sistema”.  Esto significa que la derecha no ha combatido nunca contra el Estado anticomunista para aniquilar al comunismo (cosa de por sí contradictoria y grotesca), pero que ha asumido el deber de combatir el comunismo junto al Estado, con el régimen político que lo representaba y gobernaba, considerando que su esfuerzo habría ser reconocido y premiado con su ingreso en la mayoría gubernamental.

Si a derecha no ha existido, por lo tanto, un “terrorismo negro” contra el Estado y el régimen, a izquierda el “terrorismo rojo” ha sido creado por el Estado y sus aparatos, instrumentalizando a tantos compañeros de buena fe que con su accionar, culminado con el secuestro y asesinato de Aldo Moro, lograron  detener el avance electoral del PCI que, en Italia, progresaba desde 1946. Era esto lo que se pretendía, y esto fue lo que el Estado y el régimen consiguieron.

Reconocer la existencia de esta estrategia, de la “guerra de baja intensidad”, de la instrumentalización de millares de jóvenes de izquierdas, de la utilización en las estructuras clandestinas del Estado de miles de jóvenes de derecha, es necesario para lograr determinar la responsabilidad de los dirigentes y para exigir a los protagonistas, ya sean vivos o muertos, que respondan de sus acciones de ayer que se reflejan en la actualidad, porque no es con una clase política que ha derramado sangre italiana como se podrá construir el futuro.

A fin de lograr un cambio de clase política, sirve la verdad sobre el pasado, la única susceptible de inducir a este pueblo a expulsar  a esta chusma de sus cargos. La verdad sobre el pasado es el arma política del presente, y puede ser decisiva para sacudirse el yugo de casi 70 años de servidumbre frente a los vencedores de la Segunda Guerra Mundial. Nuestra libertad pasa por la afirmación de la verdad que coloca a la clase dirigente del País ante sus culpas.

– ¿Qué es la Derecha y qué es la Izquierda? ¿Por qué el Fascismo está a la Izquierda? Mejor aún: ¿Por qué jamás ha estado a la Derecha?

R.- Benito Mussolini, el 28 de Octubre de 1922, llevó ante Víctor Manuel III la “Italia proletaria y fascista”, la camisa negra era herencia de la que los mineros usaban en su trabajo, la guerra contra las potencias anglo-sajonas fue formulada como la guerra de la “sangre contra el oro”, el 19 de abril de 1945 el socialista Carlo Silvestri informaba a Lelio Basso que el Duce instaba al Partido Socialista que acogiera a los fascistas.

La revolución fascista se presentaba a sí misma como síntesis: Tras la revolución burguesa de 1789, la comunista de 1848, antitéticas entre ellas. La revolución fascista del 28 de octubre cerraba el ciclo de las revoluciones, conciliando lo mejor de cuanto habían logrado las otras dos y proyectándolo en el futuro de la humanidad.

Respeto por la propiedad privada, rechazo del dominio de una clase sobre otra, igual dignidad entre trabajo y capital. Nunca nos hubiéramos definido como de derecha o de izquierda, porque el fascismo iba más allá. Pero si hay que adoptar el lenguaje convencional, estamos a la izquierda, nunca a la derecha. En la derecha se sitúa la burguesía (“la burguesía- dijo Mussolini en sus últimos días- ha sido la ruina de Italia”), el capital, los bancos, la defensa de los privilegios adquiridos no por nobleza sino por dinero, el mantenimiento a toda costa del status quo, la desigualdad social provocada por la injusta e inicua distribución de la riqueza.

Cuando, tras el 18 de abril de 1948, los diputados missinos se situaron en la extrema derecha del hemiciclo de la Cámara, la base missina se soliviantó exigiendo explicaciones. Almirante se justificó afirmando que habían sido los comunistas los que habían ocupado el ala izquierda de los escaños y que, en consecuencia, los missinos no habían podido hacer otra cosa que sentarse en el extremo opuesto.

No se pueden aplicar las leyes de socialización de las empresas, imponer el control del Estado sobre las industrias de más de 100 trabajadores, introducir a empleados y obreros en los consejos de administración para que capital y trabajo estén a un mismo nivel y compartan la responsabilidad y la gestión de las empresas, y ser de derechas: que significa capitalismo salvaje, libre de toda atadura, insumiso a cualquier control, con el patrón que manda y el trabajador que obedece, con una distribución de la riqueza basada en el salario de los empleados y los beneficios de los accionistas, mil euros para ti y mil millones para mí.

Es la derecha la que decreta el fin del fascismo. Es la gran industria que trabaja para las potencias anglo-sajonas, la que boicotea la producción bélica; es el poder financiero el que mantiene los contactos con los aliados; son los aristócratas, los monárquicos, los ricos que temen que la derrota militar los hunda los que perpetran [la traición] el 25 de julio.

Dino Grandi, que fue oficialmente su artífice, tenía dos señores: la Iglesia y la Casa Saboya. En la posguerra, lo fue el Partido liberal.

La derecha estaba agradecida al fascismo porque trajo el orden a la nación, detuvo el avance socialista, apoyó a la gran industria, etc. pero, cuando el fascismo se alineó contra las potencias anglo-sajonas decretó su fin. La derecha no tiene Patria. Es nacionalista cuando le interesa económicamente.

No se puede ser ideológicamente fascista y declararse de derechas. No se puede ser históricamente fascista y políticamente de derechas. En la derecha, como mucho, se sitúan los beneficiarios del fascismo, es decir: los que bajo el régimen obtuvieron beneficios del orden social, de la seguridad pública y de las intervenciones estatales a favor los bancos y de la industria, y que tras el fascismo han instrumentalizado a los afiliados del MSI, gracias a la deshonestidad de sus jefes, para utilizarlos una vez más como carne de cañón contra los comunistas. Pero no creo que los beneficiarios del fascismo puedan ser definidos como fascistas.

– ¿Por qué los movimientos de extrema derecha miran con simpatía a los Estados Unidos, a Gran Bretaña y a Israel?

R.- Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel representan en el imaginario del hombre de derechas el poder vencedor e invencible. En la derecha gusta mucho estar con los más fuertes, con quien vence, no importa cómo, no interesa por qué combate. La derecha contempla con veneración a las potencias anglo-sajonas y a Israel que son los amos, los que mandan, los que tienen el dinero y la fuerza.

En la derecha se dicen nacionalistas, pero si esto fuera así, deberían asaltar todos los días las embajadas americana, británica e israelí, porque ellos nos han robado la libertad, la independencia y la soberanía. Pero al contrario, están siempre sacando brillo a los zapatos americanos, británicos e israelíes. Los movimientos de derecha no tienen ideología, están siempre contra los que, con motivos o sin ellos, se enfrentan al status quo, al orden constituido, nacional o internacional.  Orgullosos de ser siervos de amos opulentos, poderosos y astutos, porque como los lacayos de antaño ostentan con orgullo la librea de los que mandan considerándose partícipes de su poder, sin importarles no ser más que personal de cuadras. Es esa derecha que los fascistas definían como “congénita bellaquería” (lo dejó escrito en julio de 1946 Pino Romualdi, antes de convertirse también él en un hombre de derecha), que por instinto se sitúa siempre de parte de los fuertes y nunca de los débiles. No existe una explicación política y mucho menos ideológica, puesto que las potencias anglo-sajonas e Israel encarnan todo lo que nosotros combatimos. Precisamente nosotros, que no somos de derechas.

– Almirante, Borghese y Rauti: ¿Qué son? ¿Cómo no se les considera enemigos del Fascismo?

R.- Giorgio Almirante es el único dirigente destacado de la derecha que no fue nunca procesado por “colaboracionismo”. Es más, no ha sido jamás investigado bajo esta acusación. El Jefe de la oficina de prensa del Ministerio de Cultura Popular, a diferencia de las mecanógrafas y de los cocineros de campaña, no fue nunca si quiera denunciado por el antifascismo triunfante, denuncia automática por haber desempeñado semejante cargo en la administración pública de la RSI, ni un proceso, una instrucción, un amago de juicio. Nada.

El 4 de agosto de 1945, el gobierno publicó un decreto que contemplaba, entre otras cosas, la impunidad para aquellos que, habiéndose sumado a la RSI, hubieran colaborado con el movimiento partisano, con los servicios, los aliados, etc. Almirante es el secretario de un partido político que ha reivindicado la herencia ideal de la RSI, pero en 1973 en el cargo de presidente del partido se encontraba el antifascista y badogliano Alfredo Covelli, monárquico. Covelli era el secretario particular del ministro Raffaele De Caro durante el primer gobierno Badoglio. Luego, el MSI tuvo el “honor” de tener como presidente a Gino Birindelli, que tras el 8 de septiembre de 1943 se unió a Badoglio. Almirante tuvo siempre el “honor” de contar entre sus parlamentarios a Giovanni De Lorenzo, no sólo ex director del Servicio de información militar (Sifar) y ex comandante del Arma de carabineros, sino también medalla de plata al Mérito militar de la Resistencia. Almirante es quien, junto a Romualdi, Michelini y otros, ha arrastrado a los ex combatientes de la RSI desde el fascismo a la derecha, o sea hacia el lado contrario, pero proclamándose siempre fiel al Duce, heredero y continuador de la RSI. En resumen, el personaje que es ahora revalorizado como el fundador de la “derecha moderna”, ha sido una rueda del engranaje antifascista.

Junio Valerio Borghese. Su doble juego cometido durante la RSI está ampliamente documentado. Borghese que, como otros, jamás se había declarado fascista, ha conducido su muy particular guerra maniobrando entre alemanes, fascistas, anglo-americanos, partisanos, etc. La relación establecida por él con los servicios secretos americanos, particularmente con James Jesus Angleton, ha durado durante toda la postguerra. Se movía como en casa en la embajada americana, a despecho de su leyenda de “príncipe negro”. El papel desempeñado por Borghese en la historia más dramática del País está todavía por escribir, pero las pruebas de cargo sobre su actividad están ya, abundantes. El “golpe” [en español, en el original – NdT] del 7-8 de diciembre de 1970, fue autorizado por la Casa Blanca; el gobierno que debía formarse contaba ya con el reconocimiento diplomático de Grecia, España e Israel. El “brazo operativo” de Borghese ha sido Avanguardia nazionale, así que ésta última no podía ser más que una fuerza al servicio del Estado, porque Borghese era anticomunista, políticamente conservador, pro-americano acérrimo, decidido a imponer orden en el País, estrechando vínculos aún más fuertes con los Estados Unidos hasta el extremo de haber proyectado el envío de militares italianos a Vietnam al lado de los americanos. Se sabe por una carta de Luigi Cavallo a Gianni Agnelli que precisamente él, con otros líderes missinos, había suministrado un “piquete” rompehuelgas para la FIAT.  Y detrás de todo el operativo que se inicia en febrero de 1969 y culmina con la masacre de plaza Fontana, está concretamente Borghese y el Fronte nazionale.

Pino Rauti. No se ha visto nunca un “nazi” enrolado en los aparatos secretos y militares de un Estado antifascista. Basta pasar lista de los ordinovistas que han trabajado para el servicio secreto militar para comprender que Pino Rauti ha sido un ejecutor de directrices estatales, sin ninguna veleidad revolucionaria, sin ideología fascista alguna, también porque siendo evoliano, y Evola no ha sido jamás fascista, no se ha adherido nunca a la RSI y ha manifestado siempre desprecio hacia las ideas sociales del fascismo considerados por él plebeyas y semejantes a las comunistas.

No es posible ser evolianos y fascistas, así como no se puede ser “nazis” y, a la vez, colaboradores del Estado mayor del Ejército nacido de la Resistencia.

-¿Es el Islam el enemigo del Fascismo?

R.- El Islam no puede ser el enemigo del fascismo porque no es una ideología, sino una religión, hacia la cual se puede tener un juicio negativo en cuanto católicos, prescindiendo de las ideas políticas e ideológicas.

Sin embargo, el Islam es también una realidad política que ha buscado en la Italia fascista y en la Alemania nacional-socialista sus aliados naturales contra Gran Bretaña y el sionismo. Si hubiere existido, en la posguerra, un nuevo fascismo éste habría debido proseguir esa política de apoyo a la acción árabe contra Israel y sus aliados.

El Islam es, además, una fuerza anticapitalista. La prohibición de la usura conlleva, por ejemplo, la imposibilidad de que sus bancos realicen préstamos con intereses, es por ello, de hecho, que las recurrentes crisis que sacuden al mundo bancario y financiero occidental no afectan al islámico que se base en el principio de la cooperación, no de la usura. También desde esta perspectiva, amén de la histórica y política, el que se considere fascista debería inclinarse a favor de los árabes, jamás de los israelíes.

Por consiguiente, el Islam no es el enemigo del fascismo, sino en todo caso de esa derecha que ha usurpado el nombre del fascismo, que se ha colocado al lado de Israel y ha dejado a la izquierda el espacio para establecer una colaboración  con los movimientos palestinos anti-sionistas, que han sido sostenidos por la Unión Soviética, y por los partidos comunistas dependientes de ella, por la simple razón de que no han encontrado otros aliados, no precisamente por afinidad ideológica o elección política, sino por simple estado de necesidad.

No podemos hablar genéricamente del Islam, si nos mantenemos en el terreno político, el único donde podemos intervenir haciendo, hoy, las necesarias distinciones: la causa palestina es nuestra, la política de Arabia Saudí no lo es en absoluto, y así todo lo demás. Por otra parte, quien pretenda enfrentarse al Islam en cuanto religión haría bien en recordar que el enemigo del catolicismo es el judaísmo.

– ¿Por qué el Movimiento social (MSI) salió a la luz del día cuando todavía los fascistas eran perseguidos y asesinados?

R.- El MSI nació por dos razones: la primera, la de constituir un puente entre los ex combatientes de la RSI y los del Reino del Sur para soldar la fractura sufrida dentro de las Fuerzas armadas tras el 8 de setiembre de 1943; la segunda, la de redirigir a los ex combatientes fascistas hacia una formación política anti-comunista, impidiendo que pudieran converger en el PCI y en el PSI, haciendo hincapié no sobre ideas sino sobre sentimientos de odio, sacrosanto, contra los partisanos comunistas que a tantos camaradas habían asesinado tras el 25 de abril de 1945.

El MSI nació del esfuerzo mancomunado del Vaticano, de la Patronal (Confindustria) y los servicios secretos americanos, tomando el nombre del Movimiento Social Francés (MSF) que era una formación que agrupaba principalmente ex combatientes, y copiando incluso el símbolo, una llama tricolor con los colores de la bandera francesa.

Por descontado que los servicios secretos americanos no habrían podido reconstruir un partido fascista y, mucho menos, habrían puesto al mando del MSI a fascistas. De hecho, Arturo Michelini no se adhirió nunca a la RSI, Biagio Pace trabajaba en Roma para la estructura clandestina de los carabineros que operaba contra los alemanes y los fascistas; Pino Romualdi debía la vida a los servicios secretos americanos e italianos con los cuales mantenía contacto antes de la finalización de la guerra; Almirante, como ya se ha dicho, no ha sido nunca investigado siquiera por “colaboracionismo”, y así todos.

El MSI nació, pues, para apartar a los veteranos fascistas de un PCI empeñado en recuperarlos e incorporarlos a sus filas, y para recomponer la brecha interna en las Fuerzas armadas. En consecuencia, el objetivo del MSI no fue reagrupar a los fascistas para emprender una revancha contra el anti-fascismo, sino colocar a los fascistas al servicio de un anticomunismo clerical, financiero, industrial, político que, sin embargo, era también y sobre todo antifascista.

-¿Por qué los miembros de las Fuerzas de Orden Público se declaran fascistas?

No ha habido nunca fascistas en las fuerzas de policía y, sobre todo, en el Arma de carabineros, sino solamente individuos que han visto en el MSI una fuerza de orden que les apoyaba políticamente y se ponía sistemáticamente de su lado, en cualquier ocasión.

El MSI y, con él, las demás organizaciones de derecha eran un punto de referencia para los miembros de las fuerzas policiales, fueran quienes fueran. No hay campaña a favor de las fuerzas de policía, por el endurecimiento de las penas, por la reintroducción de la pena capital, por los mandatos de expulsión, etc. que no haya tenido al MSI en primera fila. No hay rastro de crítica o de condena por la acción de la policía o de los carabineros, ni siquiera cuando han disparado en las calles contra obreros, campesinos y estudiantes. Al margen de esto, hay que tener en cuenta que fue al Arma de carabineros precisamente a la que se encomendó la tarea de integrar en una precisa estructura clandestina a los que de entre los veteranos de la RSI y militantes del MSI estaban dispuestos a enfrentarse a los comunistas incluso con las armas, quedando encuadrados en el Arma.

También el ministerio del Interior creó una estructura oculta que tenía idéntica finalidad e incluía militantes del MSI y de otras organizaciones de derecha. Así que, por un lado existía la propaganda a favor de las “fuerzas de orden “; de otro, el reconocimiento de estar en el mismo lado de la trinchera anticomunista con misiones informativas y, si fuera necesario, operativas. En el transcurso del tiempo, naturalmente, se ha creado un vínculo simbiótico entre fuerzas policiales y militantes de derecha que, por el contrario, no ha sido generado por razón de una recíproca adhesión ideológica al fascismo, sino simplemente por el odio hacia el comunismo, característica común del arco político que va desde los socialistas a los democristianos, desde los radicales a los monárquicos, de los liberales a los republicanos, etcétera. La ecuación anticomunismo = fascismo es falsa.

– Fini es considerado por muchos como un traidor por haber renegado de su pasado. Según tú ¿Por qué no es así?

R.- Gianfranco Fini se ha afiliado al MSI en 1969 tras haber visto, como él mismo ha declarado, la película “Boinas Verdes” sobre la guerra de Vietnam, tan criticada por los rojos.

El personaje, pues, no ha justificado ideológicamente nunca su adhesión al MSI, ni siquiera cuando posteriormente se ha prodigado en saludos a la romana y referencias al fascismo anunciando el nacimiento del “fascismo del 2000”, nada ha hecho nunca en concreto que pueda ser definido, siquiera en sentido lato, como fascista.

Se puede traicionar una idea cuando se tiene, pero Fini siempre tuvo como único objetivo hacer política, gracias a la protección de Giorgio Almirante, de derecha, y ha utilizado, igual que su maestro, al fascismo para obtener votos y adhesiones de los jóvenes. Fini, y con él los La Russa y tantos otros, han arrojado únicamente la máscara a partir de 1994,decidiendo que ya no les interesaba, humana y políticamente, seguir fingiendo lo que nunca fueron,  fascistas, y seguir siendo clara y meridianamente lo que siempre fueron, gentes de derechas, hechuras del Papa, de la Policía y de la Patronal.

Por esta razón no considero a Fini un “traidor”, sino algo peor, si tal cosa es  posible, un chacal que ha utilizado a los muertos de la RSI y de la posguerra con fines partidistas, no teniendo nada que ver con el fascismo.

– ¿Cómo es posible que los miembros más duros de los sectores revolucionarios, o presuntamente tales, de los años de plomo, no obstante las numerosas condenas a perpetuidad que recayeron sobre ellos, han cumplido muchos menos años de lo que se esperaba? ¿No existe un cumplimiento estricto de las condenas? ¿Es el Estado cómplice de los terroristas?

R.- Existe una leyenda que es preciso desmentir, si se desea la verdad. La persecución judicial contra los presuntos fascistas italianos.

Es cierto que muchos de ellos han pasado por los tribunales y por las instituciones penitenciarias, pues a esto conducía la acción política de entonces. Pero, para entender la realidad, haría falta estudiar las condenas no relacionadas con hechos concretos (bombas, homicidios, tiroteos, estragos, etc.) sino aquellas derivadas de “delitos” de asociación. Veremos, entonces, que el Estado ha dictado condenas de 30 de prisión, o algo menos, contra los activistas de izquierda: desde Curcio hasta Franceschini, a Ferrari, a la Vianale (25 años), etcétera, ninguno de los cuales ha sido nunca condenado por un hecho específico, salvo el de asociación subversiva y banda armada. Ferrari ha cumplido 30 años de prisión, la Vianale 20, Curcio 17, y así los demás.

A derecha, las condenas por “delitos” de asociación han sido de 2 años para Stefano Delle Chiaie, por Avanguardia Nazionale; 3 años para Clemente Graziani, por Ordine Nuovo; unos 5 años (no lo sé con certeza) para Fiore, Adinolfi y otros,  implicados merced a las declaraciones acusatorias de Valerio Fioravanti.

No hay color entre la dureza usada por el Estado contra los izquierdistas y la suavidad empleada contra los derechistas. Murelli ha sufrido, por el homicidio de un agente de policía, una condena sensiblemente inferior a la dictada contra Maria Pia Vianale por asociación, ni muertos ni heridos.

En todos los ámbitos, también en los políticos, en ciertas coyunturas aparecen sujetos que puede considerarse como sicópatas, es decir que tiene como placer el matar. Estos “killers”, temibles cuando tienen en las manos una metralleta para disparar a gente indefensa, carecen de motivaciones válidas para apechar con la cárcel, menos aún cuando es de por vida. Sobre ellos recaen los recursos de disociación, las declaraciones de arrepentimiento, las súplicas de redimir con el buen comportamiento el mal causado, etc. etc. De este modo han posibilitado a los Tribunales de vigilancia penitenciaria la facultad de concederles los beneficios contemplados por las leyes.

La pareja Fioravanti son un caso aparte, porque para concederles la libertad condicional el Tribunal de vigilancia de Roma se ha visto obligado a considerar como sincero su arrepentimiento por la masacre de Bolonia. De hecho, ambos han pedido perdón por ella exhibiendo la carta del primo de uno de los muertos del 2 de agosto de 1980 que se los perdonaba. Sin embargo, el Tribunal de vigilancia penitenciaria sabe perfectamente que ambos se declararon inocentes, es decir: o es una falsedad esta afirmación de inocencia o es un burdo subterfugio la petición de perdón, en todo caso no podían obtener la libertad condicional. Sólo hay preguntarse qué “méritos” todavía secretos pueden invocar ambos para poder haber incluso descontado la pena con 6-7 condenas a perpetuidad por cabeza y 96 muertos, mientras otros, que no cuentan más que con tres muertes (véase Concutelli) se encuentran todavía en semi-libertad aun habiendo cumplido muchos más años que ellos. No existe la garantía penal: basta golpearse el pecho, ponerse de rodillas, recitar el “mea culpa” y se abren las rejas.

Un ex ministro del Interior, Paolo Emilio Taviani, ha hablado de una estructura secreta ministerial de la que formaba parte Mario Tuti [terrorista neofascista]; otro ex ministro de Interior, Francesco Cossiga, en una entrevista de 2009, ha pedido la excarcelación solamente para los militantes de izquierda por “revolucionarios”, no extensible a los de derechas por ser para él unos “maricones”. Más claro el agua.

– ¿Puede afirmarse que la extrema derecha mataba por cuenta del Estado? ¿También los grupos extraparlamentarios, NAR, Ordine Nuovo, Avanguardia Nazionale han estado de algún modo implicados?

R.- En 1947, el Estado ha creado un aparato paramilitar de tipo anticomunista en el cual ha encuadrado a muchísimos ex combatientes de la RSI y, paulatinamente, con el tiempo a militantes del MSI, Avanguardia Nazionale, Ordine Nuovo, etc. con el consentimiento y complicidad de los jefes de dichas organizaciones.

No existen operaciones “sucias” en las que no aparezcan elementos de derechas de éste o de aquel grupo, así como no existe episodio en el que no hagan su aparición encubridores y protectores pertenecientes a las fuerzas de seguridad y a la judicatura. No se trata de casos esporádicos o circunscritos en el tiempo porque, como hemos visto, esta protección del estado está todavía en vigor como en el caso de los Fioravanti.

O se acepta la propaganda del régimen y de la izquierda coincidente con él de que los “terroristas negros” estaban protegidos (¿también hoy?) por oficiales “desleales”, funcionarios “prevaricadores”, jueces fascistas, etc. o se acepta, constatando de paso que todos los presuntos “desleales” y “prevaricadores” han hecho carrera, que el Estado y el régimen político han protegido a sus propios hombres también para evitar que hablaran, descubriendo esta estrategia y su doble juego.

Terminada la guerra civil entre fascistas y antifascistas, se inició la guerra entre comunistas y anticomunistas. Los neofascistas o presuntamente tales han participado activamente encuadrados en las agrupaciones creadas por el Estado, codo con codo con las unidades encargadas de la conducción de la “guerra de baja intensidad” y bajo su dirección. El “terrorismo negro” es una invención propagandística que sirve al régimen para negar su responsabilidad y ocultar la verdad que, si se descubriera, le llevaría a la ruina. Aquellos que se proclaman todavía hoy, ex “terroristas negros” continúan trabajando y protegiendo al Estado, porque también para ellos la verdad sería un suicidio humano y político.

Dentro de medio siglo, la verdad se conocerá toda o en parte, pero existen en la actualidad las pruebas para encausar, política y moralmente, al Estado, al régimen y a sus fantoches de derecha o de izquierda para que respondan por años de sangre y de lutos, provocados en nombre del anticomunismo y, contextualmente, del antifascismo puesto que el primero debía ser derrotado y el segundo no debía resurgir jamás.

“La verdad es revolucionaria.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Europa, Historia, Ideología, Manipulación, Neofascismo, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s