No nos destrocéis a los héroes

https://c2.staticflickr.com/6/5465/31011080220_a05ec0b9f7_b.jpg

NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
(Carta al Cine Español)
Por Fernando López Mirones

Leo ayer en El Español una entrevista del periodista Javier Zurro al actor Luis Tosar a propósito de la película 1898 Los Últimos de Filipinas, que se estrena pronto, y me quedo perplejo.

El titular reza “No me gusta la palabra patria, se han hecho atrocidades en su nombre”. Digo yo que pensará lo mismo de otras como Amor, Justicia o compañerismo. (O “libertad” o “democracia” o “derechos humanos” – Nota de TM)

Vaya, pienso, y la gente está encantada porque cree que va a poder ver, por fin, una película sobre la historia de España como las que nos fascinan y dan envidia producidas por estadounidenses, británico, franceses o italianos.

No seas mal pensado Fernando, me digo sin mucha fe, sigue leyendo a ver… y doy con esta joya:

Periodista: “¿No tuvo miedo de que se convirtiera en una película que ensalzara las virtudes del imperio español sin hacer crítica?

Luis Tosar: Sabía de dónde venía la propuesta, de Salva (Salvador Calvo, el director) y de Alejandro Hernández, su guionista, lo que ya me daba una referencia positiva, porque les conocía desde hace un par de años y habíamos conversado mucho y sabía que no iba a tirar por ahí. No fue una sorpresa el enfoque.”

¡Un momento, un momento!… ¿ya ni siquiera se esfuerzan en disimular?. Queda claro que el periodista, el actor, el director y el guionista comparten, digamos, una evidente afinidad ideológica. La pregunta se las trae. ¿Acaso una película que ensalce las virtudes del Imperio Español es algo negativo?.

Estas palabras, si leemos entre líneas, dicen mucho más de lo que parece a simple vista, y constituyen una prueba de lo que venimos denunciando desde hace algún tiempo.

¿Qué está pasando en el cine español?, ¿son todos amiguetes y cojean del mismo pie?, ¿está todo hablado y pactado años antes de iniciar siquiera un guión?, ¿hay un sectarismo desde el mismo génesis de las ideas y su financiación?.

Se nos saltan las lágrimas al ver a Sean Connery y Michael Caine a punto de caer del puente colgante cantando Good Save the Queen en El Hombre que pudo reinar. Nos estremecemos en Las Cuatro Plumas, y hasta en El Renacido, que, a pesar de ser dirigida por un mexicano, es una oda al origen de los Estados Unidos de América.

Cada película francesa de los últimos diez años nos hace desear ser de ese país; británicos y anglosajones en general nos bombardean con sus mitos fundacionales, sus banderas y sus grandes gestas históricas. Blanquean hasta al patán de Enrique VIII, que en lugar del obeso asesino que era, en su serie de TV es un apuesto joven no tan perverso.

Los vikingos son ya angelitos de la caridad, pero el conquistador español siempre es bajito, viejo y con la armadura oxidada.

¿Qué le puede ocurrir a una nación de la grandeza de España si nuestros hijos se crían venerando héroes extranjeros mientras nuestros cineastas siguen obsesionados con “desmitificar” y aleccionar contra todo lo que suene a propio y enorgullecedor?.

No he visto aún la película, pero me temo lo peor.

No es una cuestión baladí, nos están robando nuestra herencia cultural por motivos iconoclastas y políticos. Los mismos que luego tienen a sus hijos en USA y cuando están allí cambian de actitud.

Oiga señor, ¿qué hay de malo en hablar, por una vez, de nuestra historia sin que el sacerdote sea Karra Elejalde y los valores de lealtad, valentía y heroísmo nos hagan sentir orgullo?.

Escribiré de nuevo cuando la vea, es lo justo, pero ya ven ustedes que todos son del mismo color, y se contratan unos a otros. Y los que no pertenezcan al club, se las ven y se las desean para trabajar en el cine español.

Me da mucha pena, un pueblo necesita de vez en cuando ir al cine y sentirse como un inglés o un danés en Memorias de África, un norteamericano en El Último Mohicano, o un francés en Los Tres Mosqueteros o Cyrano de Bergerac. Por alguna extraña razón los directores y guionistas de otros países no confunden la política con la épica. Escriben historias emocionantes, en paisajes increíbles, con personajes de todo tipo, que ensalzan el alma y unen al pueblo en torno a su pasado histórico.

Nuestros niños y adolescentes necesitan eso, ni más ni menos que lo que tienen los otros.

Si la nueva moda va a ser hacer películas históricas para continuar machacando la autoestima de los españoles, mejor que sigan ustedes con las de siempre, de barrios marginales, drogas y policías detestables. Persistan con la guerra civil, las libertarias y toda esa mitología de izquierdas que tanto les ilusiona.

Pero claro, falta menos para los premios Goya, prepárense, que volveremos a sentirnos como en una fiesta en la no somos bienvenidos, como en el cumple de unos niños que no nos hablan.

¡Qué pena Luis!, eres un actorazo, y hasta ahora caías bien. Pero te has apuntado a la moda Trueba, porque parece que el que Trueba, repite. Premio asegurado.

Al menos permitidnos degustar la historia como la soñamos, y a nuestros hijos como la imaginen. No los dejéis indefensos viendo a los personajes ajenos con las caras de Brad Pitt, Leonardo Di Caprio o Johnny Depp, y a los nuestros desabridos, calvos y cabreados, cagándose en su patria, maldiciendo de Dios y maltratando indígenas por todo el orbe.

Sepan los ajenos al cine español, en el que trabajo, que un guion en el que no se cumplan las premisas que denunciamos, hoy por hoy, no llegará jamás a las pantallas. Ningún productor lo acepta, y si lo hace, no encuentra el apoyo necesario.

Si ese guion no habla mal de señoritos, sacerdotes y militares, si no incluye en sus escenas el ideario de Podemos, simplemente, ustedes jamás lo verán.

Pronto, en los Goya, se darán los premios unos a otros. Al tiempo.
Ojalá el talento de los cineastas triunfe algún día libre de ataduras ideológicas, contando historias bonitas, haciendo reír, llorar o pensar, sin pagar el peaje de los que se creen los custodios de la cultura.

La historia española de Filipinas es impresionante, usen eso.

Un aullido.
Fernando López-Mirones.

P.D: Por cierto, tengo un par de esos guiones en venta (tenía que intentarlo)

++
Lamentable película sobre una de las más heroicas gestas militares españolas

Los Héroes de Baler no merecen ofensas como la de ’1898: Los últimos de Filipinas’

Outono.net

Esta tarde he ido a ver la produccin que se estrena hoy sobre una de las más épicas hazañas militares españolas: el Sitio de Baler, una película titulada “1898: Los últimos de Filipinas”.

Lo que ocurrió en Baler entre 1898 y 1899

Durante 11 meses, entre el 30 de junio de 1898 y el 2 de junio de 1899, un puñado de soldados y religiosos españoles se quedó aislado en lo más profundo de la selva filipina, en un poblado llamado Baler. Sin noticias de Manila, resistieron los ataques de los tagalos sin saber que España había sido derrotada en Cuba, Puerto Rico y Filipinas, y que nuestros políticos habían malvendido estas islas españolas a los Estados Unidos. De los 50 militares españoles que componían la guarnición al inicio del asedio murieron 17, entre ellos su capitán, don Enrique de las Morenas y Fossi. Hicieron frente a fuerzas tagalas muy superiores en número, una lucha desigual en la que los filipinos tuvieron unos 700 muertos. Finalmente, cuando nuestros compatriotas comprobaron que los periódicos que daban noticia de la derrota de España -entregados por los filipinos- eran auténticos, capitularon la plaza con la condición de abandonarla sin ser hechos prisioneros y conservando las armas. Se marcharon con honor, habiendo peleado como valientes y con una guardia de honor filipina abriéndoles el paso. Tras la capitulación, dos frailes franciscanos españoles que habían permanecido junto a los sitiados, fray Juan Bautista López Guillén y fray Félix Minaya Rojo, permanecieron en Filipinas cumpliendo su misiób evangelizadora en la clandestinidad.

Dicho esto, advierto que a continuación daré datos que adelantan detalles de la película.

La película oculta y deforma el papel de los frailes de Baler

Dirigido por Salvador Calvo, este largometraje tiene la honradez de advertir al principio que dramatiza ciertos acontecimientos que no se corresponden con los hechos históricos. A modo de ejemplo, y aunque la película se basó en un libro de reciente publicación sobre el Sitio de Baler, libro en el que salen citados, fray Juan Bautista y fray Félix no aparecen. Su labor de aliento y apoyo a los sitiados, por tanto, no existió para los que sepan de aquellos hechos lo que puedan ver en esta película. El párroco de Baler, fray Cándido Gómez-Carreño Peña, que sólo tenía 30 años cuando murió en el asedio, es representado por el cincuentón Karra Elejalde. Pero la diferencia de edad es irrelevante si tenemos en cuenta algo mucho peor en la caracterización que hacen de él: le presentan como un drogadicto enganchado al opio, algo sin ninguna base histórica, e incluso ponen en su boca expresiones como que los cristianos tenemos “una mierda de cielo”.

Una vergonzosa manera de retratas a los soldados de aquel asedio

Los soldados españoles, empezando por sus oficiales, dan una imagen patética de los Héroes de Baler. Insistentes referencias a “dónde está Dios”, blasfemias una y otra vez (tal vez ahora hablar así sea algo normal para muchos, pero a finales del siglo XIX no lo era ni por asomo), el sargento que es un cometanques sin sentimientos que al final manda a la mierda a España (hace su papel Javier Gutiérrez Álvarez, conocido por ser el Sancho Panza del protagonista de la serie “Águila Roja”), el capitán sólo parece preocuparse por su perrito… Podría seguir, pero paso. La novedad de esta película respecto de la que se estrenó en 1945 es que muestra a los desertores, que los hubo (y dos de ellos fusilados). El protagonista resulta ser uno de ellos. El guionista de la película es un cubano, Alejandro Hernández, que ha resumido su trabajo como una “historia épica que habla de la verdad de la guerra”. Su “verdad”, por lo visto, consiste en deformar a unos héroes sin tener base alguna que acredite esa caricatura. Luis Tosar hace el papel del teniente Saturnino Martín Cerezo, laureado por este sitio. Esta semana declaró que no le gusta la palabra Patria. Dice que su personaje “no deja de ser un patriota total”, pero en la película no se ve apenas nada de eso. Más bien parece un oficial apegado al reglamento y empeñado en no rendirse porque ya no tiene nada que perder, ya que han muerto su esposa y su hija.

Una película que ensucia la memoria de los Héroes de Baler

La película, en fin, parece una revisión de esta gesta militar española hecha para víctimas de la LOGSE, adaptada al pensamiento infantil imperante en buena parte de nuestra sociedad, una forma de pensar que es incapaz de entender que haya personas capaces de luchar y sacrificarse por ideales como el patriotismo y el honor. No es una revisión de un hecho histórico buscando una sincera aproximación a lo que ocurrió -eso habría merecido mi respeto-, sino un torpe intento de ensuciar la memoria de medio centenar de españoles que honraron a España con su heroísmo. Esos héroes no merece que les ofendan con una película como ésta. Desaconsejo esta película por sus formas y su fondo. Al menos me alegro de haber pagado lo que costaba la entrada para prevenir a otros de que tiren su dinero yendo a verla.

¿Qué pinta el canal de la Conferencia Episcopal patrocinando esto?

Dicho sea de paso, la película está patrocinada por Televisión Española, Telemadrid y 13TV. De los canales públicos ya no me extraña nada. Si algo no ha cambiado desde 1898, por desgracia, es la calidad de buena parte de nuestra clase política. Lo que me pasma es que el canal de la Conferencia Episcopal haya patrocinado una película con escenas de desnudos y sexo, blasfemias y manifestaciones de abierta incomprensión y desprecio de la fe. ¿No tienen ustedes, señores de 13TV, mejores cosas en las que invertir su dinero? ¿No comprobaron siquiera dónde ponían el dinero, y qué clase de película avalaban con su patrocinio?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, España, Filipinas, Manipulación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s