Ataques del 11-S planeados en Tel Aviv y Washington, no en Kabul / Nuevas evidencias vinculan a los saudíes con el 11-S

Ataques terroristas del 11-S fueron planeados en Tel Aviv y Washington, no en Kabul

https://es.news-front.info/2017/09/08/ataques-terroristas-del-11-s-fueron-planeados-en-tel-aviv-y-washington-no-en-kabul/

«Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 no fueron planeados y dirigidos desde Afganistán, como ha afirmado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump; Más bien, fueron orquestados por ciertos elementos en Washington, DC y Tel Aviv», dice el Dr. Kevin Barrett, un académico estadounidense que ha estado estudiando los eventos del 11 de septiembre desde finales de 2003.

«[El] golpe de estado sionista del 11 de septiembre fue hecho por la combinación de israelíes y neoconservadores norteamericanos junto con derechistas de línea dura en el ejército estadounidense y el establishment de inteligencia que logró este golpe de Estado en América «, dijo el Dr. Barrett.

El Dr. Barrett, miembro fundador del Panel Científico para la Investigación del 11 de septiembre, hizo estas declaraciones en una entrevista con Press TV el martes mientras comentaba una declaración que Trump hizo el lunes durante su discurso de política sobre Afganistán.

Hablando desde Fort Myer, Virginia, Trump dio a conocer su muy esperada agenda para Afganistán.

Durante su discurso, Trump dijo: «Las consecuencias de una salida rápida [desde Afganistán] son ​​predecibles e inaceptables. El 11 de septiembre, el peor atentado terrorista de nuestra historia, fue planeado y dirigido desde Afganistán porque ese país estaba gobernado por un gobierno que daba consuelo y refugio a los terroristas. Una retirada precipitada crearía un vacío que los terroristas, incluyendo ISIS y Al Qaeda, llenarían instantáneamente, tal como ocurrió antes del 11 de septiembre «.

‘Trump enviando a EE.UU. al cementerio de los imperios’

«Donald Trump acaba de comprometer a los Estados Unidos en un atolladero sin fin en Afganistán — el cementerio de los imperios. Y la lógica de Trump es la misma que ha estado en vigor durante los últimos dieciséis años, que es que Afganistán fue de alguna manera responsable de los ataques a Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001 «, dijo el Dr. Barrett.

«Es asombroso cómo este regalo del 11-S sigue dando. Y Trump es la última persona que normalmente se esperaba que hiciera esto «, declaró.

«Cuando Trump se postulaba para el cargo, se mostró escéptico acerca de las guerras extranjeras, los compromisos abiertos. Reconoció que las guerras en Irak y Afganistán han destruido la economía e infraestructura de Estados Unidos«, dijo.

Nuevas evidencias vinculan más al régimen saudí con los atentados del 11-S

http://spanish.almanar.com.lb/123220

El New York Post ha revelado la existencia de nuevos documentos que demuestran una vez más la implicación del régimen de la familia Al Saúd en los ataques del 11 de Septiembre de 2001 en EEUU.

Los documentos muestran que la Embajada de Arabia Saudí en Washington financió la simulación de operaciones de secuestro de vuelos llevadas a cabo por dos empleados saudíes, informó el periódico estadounidense.

Los primeros entrenamientos se llevaron a cabo en 1999, dos años antes de los atentados del 11 de Septiembre. Refiriéndose a los datos del FBI, The New York Post señala que, en noviembre de 1999, dos agentes saudíes, Mohammed al Qudhaeein y Hamdan al Shalawi, que utilizaban la cobertura de estudiantes en EEUU, compraron billetes para el vuelo Phoenix-Washington de la compañía America West. Durante el vuelo, los dos hombres intentaron varias veces entrar en la cabina del piloto en un intento de comprobar el sistema de seguridad de los vuelos nacionales en EEUU. El mismo plan exacto fue ejecutado el 11 de Septiembre.

Esto refuerza la afirmación de que empleados y agentes del reino dirigieron y ayudaron a los terroristas del 11-S a ejecutar su plan, señala el periódico.

Estos nuevos documentos vienen en apoyo de las demandas de los familiares de las víctimas de los atentados y muestran que Arabia Saudí no sólo financió los atentados, sino que también patrocinó los ensayos de los mismos antes de que los terroristas pasaran a la acción.

Citando a documentos del FBI, la demanda de las víctimas señala que Al Qudhaweein y Al Shalawi formaban parte de “la red de agentes del Reino saudí en EEUU” y participaron en la conspiración terrorista.

Ellos se habían entrenado en los campos de Al Qaida en Afganistán durante el tiempo en que algunos de los terroristas del 11-S estaban allí. Y cuando vivieron en Arizona ellos mantuvieron contactos regulares con un terrorista saudí del 11-S y un alto líder de Al Qaida de Arabia Saudí ahora encarcelado en Guantánamo. Al menos uno de los dos intentó regresar a EEUU un mes antes de los atentados, pero le fue negada la admisión porque aparecía en la lista de vigilancia a sospechosos de terrorismo, señala el diario.

Qudhaeein y Shalawi trabajaron para y recibieron dinero del gobierno saudí. Qudhaeein era empleado del Ministerio de Asuntos Islámicos. Shalawi también era “un empleado del gobierno saudí” desde hacía mucho tiempo. Ambos mantuvieron “contactos frecuentes” con funcionarios saudíes mientras estuvieron en EEUU, según los documentos.

Durante un vuelo de la American West en noviembre de 1999 a Washington, Qudhaeein y Shalawi intentaron varias veces obtener acceso a la cabina del avión en un intento de probar la seguridad de la misma antes de los secuestros.

“Después de abordar el avión en Phoenix, ellos comenzaron a hacer a los auxiliares de vuelo preguntas sobre el avión que estos últimos encontraron sospechosas”, según un resumen de los expedientes del FBI sobre el caso.

“Cuando el avión estaba en vuelo, Qudhaeein preguntó dónde estaba el baño. Una de los azafatas le señaló la parte trasera del avión”, agregó. “Sin embargo, Qudhaeein fue al frente del avión e intentó en dos ocasiones entrar en la cabina”.

Los pilotos estaban tan asustados por los pasajeros saudíes y su comportamiento agresivo que hicieron un aterrizaje de emergencia en Ohio. Allí, la policía los esposó y los tomó bajo custodia. Más tarde, el FBI los interrogó, pero decidió no presentar cargos en su contra.

Pero después de que el FBI descubriera que un sospechoso en una investigación antiterrorista de Phoenix estaba conduciendo el coche de Shalawi, la oficina abrió un caso de contraterrorismo centrado en este último. Luego, en noviembre de 2000, el FBI recibió informes de que Shalawi se había entrenado en campos terroristas en Afganistán y había recibido allí una capacitación en explosivos para realizar ataques contra objetivos estadounidenses. La oficina también sospechó que Qudhaeein era un agente de inteligencia saudí, basándose en su frecuente contacto con funcionarios saudíes.

Más tarde, los investigadores del FBI supieron que los dos saudíes viajaron a Washington para asistir a un simposio organizado por la Embajada de Arabia Saudí en colaboración con el Instituto de Ciencias Islámicas y Árabes en América (IIASA en sus siglas en inglés), presidido por el embajador saudí, Bandar bin Sultan, íntimo amigo de la familia Bush y futuro jefe del servicio de inteligencia saudí. Antes de ser clausurado por sus vínculos con terroristas, el IIASA empleó al clérigo de Al Qaida, Anwar al Awlaki, como conferenciante. Awlaki ayudó a algunos de los terroristas del 11-S a obtener vivienda y permisos de residencia.

El FBI también confirmó que los billetes de Qudhaeein y Shalawi para el citado vuelo Phoenix-Washington fueron pagados por la Embajada saudí.

Estos nuevos detalles dibujan “un patrón de apoyo financiero y operacional” a la conspiración del 11-S de parte de fuentes oficiales saudíes, señalan los abogados de los demandantes. De hecho, el gobierno saudí puede haber estado involucrado en el apoyo a los ataques desde las primeras etapas – incluyendo la prueba de seguridad en la cabina.

“Hemos afirmado durante mucho tiempo que había relaciones duraderas y estrechas entre Al Qaida y los componentes religiosos del gobierno saudí”, dijo Sean Carter, el abogado principal de los demandantes del 11-S. “Esto es una prueba más de ello”.

El 9 de septiembre de 2016, la Cámara de Representantes del Congreso de los EEUU aprobó una ley que autorizaba a las familias de las víctimas de los atentados del 11 de Septiembre de 2001 a reclamar daños y perjuicios a Arabia Saudí. El presidente estadounidense Barack Obama bloqueó la ley al afirmar que “tendría un impacto perjudicial en la seguridad nacional de EEUU”, pero el Congreso de EEUU votó posteriormente en favor de anular el veto de Barack Obama a la ley.

Un total de 2.753 personas murieron en los atentados del 11-S. Debido a que muchos restos humanos estaban en medio de las cenizas y escombros, las autoridades tuvieron dificultades para identificar a todas las víctimas. Aún hoy, casi la mitad no ha sido oficialmente registrada.

Al menos 1.112 víctimas aún no han sido identificadas, aunque se han proporcionado certificados de defunción a las familias de todos los muertos ese día.

He aquí un link con el artículo del New York Post

http://nypost.com/2017/09/09/saudi-government-allegedly-funded-a-dry-run-for-911/

Source: New York Post

Esta entrada fue publicada en Terrorismo, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ataques del 11-S planeados en Tel Aviv y Washington, no en Kabul / Nuevas evidencias vinculan a los saudíes con el 11-S

  1. Adversario dijo:

    El Pentágono evacuó de Deir ez-Zor a comandantes de Daesh

    http://www.voltairenet.org/article197780.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s