Película sobre el Paraguay de Solano López: “Cerro Corá”

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2018/01/12bb5-cerro2bcor25c325a12b-2bcartel2b302baniversario.jpg?w=700

 

Visto en Alucine Cinéfago:https://alucinecinefago.wordpress.com/2018/01/15/cerro-cora-guillermo-vera-1978/

Cerro Corá

Paraguay, 1978 

Director: Guillermo Vera

Género: Histórica

Guión: Ladislao González, Guillermo Vera

Intérpretes: Roberto De Felice (Solano López), Rosa Ros (Elisa Alicia Lynch)

Música: Óscar Cardozo Ocampo

Argumento

Alrededor de 1870, el presidente y mariscal paraguayo Francisco Solano López resiste con sus fieles partidarios en Cerro Corrá, el último reducto de sus tropas. Tras varios años de guerra, el ejército paraguayo ha sido considerablemente diezmado por los invasores argentinos y brasileños.

Junto al mariscal se encuentran su mujer Elisa Lynch y su hijo, así como el general Juan Crisóstomo Centurión. A modo de flashback, Solano López va rememorando su llegada a la presidencia de su país y la guerra impuesta que los países vecinos le declararan poco después.

Oficialmente, el conflicto se desencadenó a partir de la cuestión uruguaya: Se produjo allí un golpe de estado auspiciado por el Imperio del Brasil, y ésta potencia pretendía asimismo cambiar el gobierno paraguayo, muy celoso de su soberanía, para instalar uno más dócil. Solano López fue empujado por tanto a realizar un ataque preventivo contra Brasil, de modo que éste país tuviera una excusa para intervenir militarmente. De esa manera se forjó la “Triple Alianza” contra el Paraguay independiente de Solano López, compuesta por Brasil, Argentina y Uruguay. Las tropas invasoras agredieron al pequeño estado, hasta entonces el más próspero de Sudamérica, arrasando y masacrando; con el objetivo de apropiarse de grandes porciones de su territorio.

Solano decretó la movilización general, y gran parte de la población se alistó voluntariamente para defender a la patria atacada. El mariscal siempre trató de lograr un acuerdo para establecer la paz. Durante el conflicto bélico se llegó a encontrar con el presidente argentino Bartolomé Mitre para negociar, pero las condiciones de vasallaje y rendición que éste y los aliados ponían le parecieron indignas e inaceptables. Así, continuaría por unos años más la guerra más sangrienta habida sobre suelo americano.

Solano López ofreció a su mujer la posibilidad de refugiarse en Europa, pero ella prefirió permanecer a su lado.

https://i1.wp.com/www.pedrojuandigital.com/images/notas/7823977489.jpg

Comentario

Interesante película histórica paraguaya, rodada en plena era Stroessner, sobre la criminal guerra impuesta a la única nación autárquica del continente. La “Guerra de la Triple Alianza” es un conflicto decimonónico poco conocido, pese a tratarse de una agresión genocida de proporciones espeluznantes. El mariscal Solano López  continuó las políticas desarrolladas por sus predecesores (su padre Carlos Antonio López y antes aún el doctor Gaspar Rodríguez de Francia) enfocadas a preservar la soberanía monetaria del Paraguay y el desarrollo de la industria. Nunca solicitó préstamos a los banqueros internacionales, resistiendo tenazmente a las maniobras de los usureros, que pretendían endeudar y esclavizar financieramente a su país. Por ese motivo, aunque trató siempre de mantener relaciones cordiales con los países vecinos, sufrió la difamación de los medios de prensa de su época, que lo calificaron de “tirano” y más tarde debió enfrentarse a la agresión bélica directa del Imperio de Brasil y la Argentina de Mitre, invasores que realizaron en aquel momento el mismo rol que hoy desempeñan en Oriente Medio EEUU y la OTAN.

Para saber más sobre las causas profundas de la guerra genocida contra Paraguay y el motivo por el cual ésta próspera nación debía ser aniquilada, recomendamos leer éste ilustrativo texto de Eduardo Galeano.

Decepciona bastante que no se mencione en el film quiénes estuvieron en realidad tras esa guerra, quiénes fueron sus artícifes (a partir de la segunda mitad el realizador se concentra en las escenas de batallas y las arengas del mariscal a sus soldados). Pues si bien las grandes naciones vecinas fueron utilizadas como mamporreras (con el emperador de opereta Pedro II, títere de los ingleses; y el masón y asesino de indígenas Bartolomé Mitre a la cabeza de Brasil y Argentina respectivamente); los auténticos cerebros de ésta carnicería salvaje y expoliadora estaban en la City de Londres. El fin que perseguían banqueros y masones, además de desmantelar la exitosa experiencia paraguaya, era enfrentar a países latinoamericanos entre sí, balcanizando la zona para lograr el mejor control de sus recursos. A la larga, también Argentina y Brasil salieron perdiendo; pues contrajeron deudas astronómicas con la plutocracia internacional (especialmente con los Rothschild, quienes a día de hoy continúan controlando las economías de esos estados).

“Cerro Corá” de Guillermo Vera es una película que hasta hace poco se consideraba perdida. Su factura técnica deja bastante que desear y ha debido ser recientemente restaurada. El mariscal López, imponente y majestuoso, de porte altivo y desafiante, está más que correctamente interpretado por Roberto De Felice: “Nunca son los vencidos los que escriben la historia (…) Para justificar su guerra me cubrieron de injurias…”

Como la historia siempre se repite, el trágico destino del Paraguay en 1870 ha vuelto a acontecer en otras latitudes varias veces desde entonces… Libia o Siria son los casos más recientes.

El mariscal López, líder patriota que combatió hasta el último aliento, es considerado todo un héroe nacional por los paraguayos. A causa de ello, el dictador Alfredo Stroessner ensalzaba su figura por motivos propagandísticos, y trató de estilizarse como un continuador suyo – si bien en realidad su política revistió un carácter diametralmente opuesto: Con Stroessner, colaborador de la CIA al igual que Pinochet, la deuda externa y la dependencia de EEUU creció. Y los gringos lo apoyaron hasta que dejó de serles útil. Entonces, como suele suceder en esos casos, instigaron una “revolución de colores” y lo dejaron caer (misma suerte que en Egipto tuvo Mubarak, por ejemplo).

FHP, noviembre de 2015

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s