Uyoku dantai, panorama del movimiento nacional japonés

https://i1.wp.com/creativefan.com/files/2011/08/WWII-Japan2.jpg

Los japoneses que combatieron por el Imperio del Sol Naciente, por Dai Nippon y por el Tenno, contra EEUU y las oligarquías internacionales en la IIGM se revolverían en sus tumbas si vieran el rumbo que han tomado ciertos partidos “nacionalistas” nipones; la derecha “del beneficio” mencionada en éste artículo (análoga a la ultraderecha “de servicio” en Europa); la derecha rancia del eterno “anticomunismo” y a sueldo de la CIA, la derecha que profesa un odio chovinista contra chinos y coreanos. Pero por suerte quedan en Japón sanos patriotas inspirados por el multipolarismo tercerposicionista, por el panasianismo promovido por pensadores como  Ikki Kita o Shumei Okawa. Éstos se encuentran mayoritariamente en el grupo Issuikai de Mitsuhiro Kimura.

 

Movimiento nacional japonés

http://www.tribunadeeuropa.com/2010/09/05/movimiento-nacional-japones/

TdE/Uyoku dantai, panorama del movimiento nacional japonés

5 de septiembre de 2010

Por Christian Bouchet

La reciente estancia de Jean-Marie Le Pen en Japón, invitado por un movimiento nacionalista local, hizo descubrir a muchos que una derecha de los valores existía también en el país del sol naciente y que se interesaba por sus epígonos occidentales. Para ayudarnos a conocer su historia, sus ideas y sus proyectos, es inútil acudir a la universidad francesa: jamás le ha sido dedicado ningún estudio en nuestra lengua. Los periodistas de la gran prensa no lo han podido hacer mejor: no existe ningún artículo de fondo sobre el tema y algunos comentarios que florecieron en las gacetas estas últimas semanas se caracterizaron por su indigencia conceptual y por la debilidad de sus fuentes. Sin embargo, habría que escribir mucho sobre el uyoku dantai (el movimiento nacional).

Nadie estará sorprendido de saber que, tal como en Europa, la derecha radical japonesa está dividida en numerosas capillas que los catedráticos de universidad nipones reagrupan en cuatro familias coherentes: la derecha tradicional Dento uyoku, la derecha del beneficio Riken uyoku, la derecha mafiosa Ninkyo uyoku y la nueva derecha Shin uyoku.

La derecha “tradicional”, aparecida a finales del siglo XIX, corresponde a la fracción más reaccionaria del movimiento nacional. Está dividida en dos tendencias: la derecha teórica Riron-ha uyoku y la derecha orientada hacia la acción Kodo uyoku. Si la primera está constituida por sociedades científicas, por círculos de estudios y think tank, la segunda está por entero orientada hacia una militancia de tipo paramilitar a menudo violento, que se transparenta claramente en el nombre de los grupos que la constituyen (Cuerpo nacional de protección, Escuadras de defensa anticomunista, etc.)

La derecha “del beneficio” fue creada al día siguiente de la segunda guerra mundial y está constituida por aquellos que, en nombre del anticomunismo y en nombre de la defensa del “mundo libre”, escogieron voluntariamente trabajar en contacto con el Departamento de Estado americano y la CIA. Su personalidad emblemática es Yoshio Kodama quien fundó el Consejo de los grupos “patrióticos” japoneses en 1960 y cuyas tropas no dejaron de estar activas, hasta nuestros días, para luchar contra todos los adversarios de los Estados Unidos, defender el tratado de cooperación y de seguridad Japón-USA, así como para denunciar el “peligro” que hacen correr al archipiélago China, Rusia y Corea.

También es a Yoshio Kodama que debemos la aparición de la derecha mafiosa o “derecha yakuza”. En busca de personas influyentes para sus acciones de más envergadura, hizo alianzas con gangs de criminales que, viendo el interés que podían sacar de eso, se politizaron y se enquistaron dentro del movimiento. Su existencia, siempre de actualidad, le plantea un grave problema al conjunto de la corriente nacional, a la que comprometen por cierto número de acciones mafiosas recurrentes, disimuladas bajo una máscara política: extorsión de fondos, chantajes, etc.

Todos estos grupos comparten una ideología similar centrada en el culto al Emperador y el patriotismo, pero la guerra fría hizo que moderasen éste último aceptando la hegemonía americana sobre su país y los injustos tratados firmados entre Tokio y Washington. Además, su anticomunismo los volvió hostiles hacia toda organización sindical y totalmente ineptos para reflexiones geoestratégicas. Lo qué hace que progresivamente se hayan alejado de las preocupaciones efectivas de sus conciudadanos y que su audiencia política sea nula, o casi, como lo muestran los resultados de su frente electoral Ishin seito shimpu (Partido de la restauración del viento nuevo) cuyos resultados en las legislativas fueron ¡del 0.077 % en 2001, del 0.18 % en 2004 y del 0.24 % en 2007!

Como reacción contra lo que acabamos de describir, nació la “nueva derecha“. Su origen se remonta a los disturbios estudiantiles de finales de los años 50 y de los años 60. El 19 de enero de 1960 fue firmado entre USA y Japón un tratado de “cooperación mutua y de seguridad”. Su negociación y su firma fueron objeto de muy importantes manifestaciones de la juventud y de los estudiantes encuadrados en la extrema izquierda. Ésta mantuvo más tarde como una reivindicación recurrente la exigencia de su abrogación, y en el momento del mayo del 68 japonés (que se extendió de hecho desde enero de 1968 a enero de 1969) la lucha contra el tratado era siempre un punto importante del programa del Zangakuren (la UNEF nipona). Por su parte, las derechas tradicionales habían alentado la Liga de los estudiantes japoneses (Nichigakudo), una especie de GUD a lo japonés, que se enfrentaba casi militarmente a los izquierdistas, mientras que el Consejo de los grupos “patrióticos” japoneses se movilizaba a favor del tratado. Este posicionamiento no satisfacía, ni de lejos, a todos los estudiantes nacionalistas. Algunos de ellos, reagrupados alrededor de la publicación Ronsho pensaban dejar oír la voz de los jóvenes patriotas que fueran opuestos al tratado y al imperialismo americano. En 1968, recibieron el apoyo del escritor Yukio Mishima bajo la dirección del cual formaron la Tatenokai (Sociedad del escudo). Sus miembros, que no vacilaban en participar en los debates que organizaba la extrema izquierda en las universidades fueron denunciados inmediatamente por las derechas “tradicionales” y “del beneficio” como los “traidores y vendidos al comunismo“.  Sin embargo, el grupo prosperó y, el 25 de noviembre de 1970, intentó incitar a una parte de la guarnición de Tokio a levantarse para restablecer al Emperador en la plenitud de sus derechos. Al fracasar el golpe de Estado militar, los dos principales dirigentes de la Tatenokai se suicidaron de manera tradicional mediante destripamiento.

https://i1.wp.com/kaganof.com/kagablog/wp-content/uploads/2012/04/kimura-473x332.jpg

Mitsuhiro Kimura, líder del Issuikai. Retratos de Mishima y de los integrantes de la Tatenokai cuelgan en la pared

Los partidarios de Mishima no dejaron de combatir y, en 1972, fundaron la Sociedad del primer viernes (Issuikai), apoyada, a partir de 1981, por un grupo activista, el Frente unido de los voluntarios (Toitsu sensen giyugun) que en el marco de una política de la tercera vía emprendió numerosas acciones de comando dirigiéndose a objetivos soviéticos y estadounidenses (embajadas, consulados, sedes de agencias de prensa, etc.)

Si la acción del Frente unido de los voluntarios disminuyó con el tiempo, la del Issuikai nunca cesó y su dirigente actual, Kimura Mitsuhiro, que jamás renunció a la práctica de los debates con los grupos de la extrema izquierda iniciada por la Sociedad del escudo, frecuentemente es entrevistado por todos los grandes medios de comunicación japoneses.

Defendiendo tesis bastante próximas a las de los nacionalistas-revolucionarios europeos (como ellos, por ejemplo, no esconde su admiración por el Baas de Saddam Hussein) Kimura Mitsuhiro no vacila en declarar:

 “nuestros únicos enemigos son la ambición hegemónica americana y los políticos que apoyan a los Estados Unidos. Los problemas recurrentes que tenemos con China o Corea, son debidos a maniobras de los USA. Soy un nacionalista japonés, y, por ello, debo de respetar a todos los demás nacionalistas, incluyendo a los chinos o los coreanos. (…) Los estadounidenses nos hablan de democracia en Asia, pero ¿que hacen al mismo tiempo en Irak o en Kosovo?”

Esta declaración tan actual y tan política, no debe hacernos olvidar sin embargo que, hasta en el seno del Issuikai, la militancia es un compromiso que sobrepasa la política y que se emparenta con una vía de realización marcial, es el uyoku ronin do (la vía del militante nacionalista) que describe Ninagawa Masahiro, un militante de esta sociedad:

 “nuestro combate no es realmente ideológico, es sobre todo emoción y pasión. Un samurai no actúa de manera lógica, dos valores acondicionan su vida: ser fiel y prepararse para morir bien. El patriotismo es para nosotros pasión y emoción. Es por esto que los militantes de izquierdas no pueden comprendernos y nos toman por locos.”

Traducido por Jordi Garriga

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ideología, Japón, Mishima. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Uyoku dantai, panorama del movimiento nacional japonés

  1. Adversario dijo:

    Issuikai pide cancelar las sanciones de Japón contra Rusia:

    http://en.itar-tass.com/world/743599

  2. Adversario dijo:

    Mitsuhiro Kimura: “El patrioterismo descerebrado sólo sirve para dañar al Japón”

    http://ajw.asahi.com/article/views/opinion/AJ201308090016

  3. Adversario dijo:

    Kimura: “Japón es aún un país ocupado”

  4. Pingback: VARIADET | conspiracionpirata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s