El Gotteskampf de Johann von Leers – Claudio Mutti

https://i0.wp.com/en.metapedia.org/m/images/thumb/2/2f/Johann_von_Leers.png/407px-Johann_von_Leers.png

Introducción

Hemos traducido del italiano un trabajo biográfico redactado en 2004 por el profesor Claudio Mutti sobre el ensayista y académico alemán dr. Johann von Leers (1902-1965), miembro del NSDAP; una de las personalidades más interesantes (pero menos conocidas) del III Reich.

Autor de una veintena de libros sobre la cuestión judía y el sionismo internacional, denunció desde los años ´20 los abusos de poder y el parasitismo ejercido por los financistas y banqueros cosmopolitas contra los pueblos del mundo (especialmente contra el alemán, que era el suyo), escarbando en los orígenes veterotestamentarios de la tiranía del oro, y llegando a la conclusión de que el despótico demiurgo Jehová no es otro que Satanás. Por su muy productivo activismo en la labor de denunciar y exponer al supremacismo judaico fanático y talmúdico en todas sus vertientes (religiosa, política y socio-económica), y aunque se opuso explícitamente al ejercicio de la violencia gratuita y sistemática contra los judíos, sus enemigos le acusan de ser “uno de los más peligrosos agitadores antisemitas del nazismo” junto al periodista Julius Streicher, editor del semanario “Der Stürmer” y único civil ahorcado tras los procesos de Nürenberg.

Nacido en 1902 en el seno de una familia cristiana-protestante (luterana) de la pequeña aristocracia de Meklemburgo (norte de Alemania), von Leers pronto se sintió decepcionado y hastiado por el (judeo)cristianismo hipócrita, farisaico, materialista y pequeñoburgués; buscando sustento espiritual en las corrientes völkisch del paganismo nórdico (en aquel entonces muy en boga), en la religión ancestral de los germanos y frisones. Frecuentando esos círculos esotéricos conocería a la que sería su esposa, Gesine Schmaltz, la secretaria personal del erudito de origen holandés Hermann Wirth, quien años más tarde dirigiría el Instituto Ahnenerbe. Mucho tiempo después, residiendo en el exilio cairota, von Leers abrazaría el Islam; religión que ya desde su juventud respetaba profundamente, al considerar que no estaba tan corrompida como el cristianismo contemporáneo.

Gran admirador de las culturas japonesa y rusa (aprendió también sus lenguas), era en materia geopolítica un firme exponente de la corriente eurasiatista, adhiriendo a las teorías macrocontinentales de Karl Haushofer, con quien mantenía estrecho contacto personal. Consideró una medida muy positiva el pacto germano-soviético (Ribbentrop-Molotov) de 1939, y no ocultó su disgusto ante el hecho de que, tras la Operación Barbarroja, rusos y alemanes se vieron obligados a luchar entre sí (una vez más), para beneficio de las talasocracias.

Von Leers nunca fue un chauvinista racial, y entró por ello en conflicto con los sectores del NS que defendían un racismo biológico-supremacista. Las relaciones con Alfred Rosenberg, y en particular con su secretario Bäumler, siempre fueron tirantes.

Procedente del “ala izquierda” del NSDAP (pese a sus orígenes aristocráticos), von Leers siempre puso especial énfasis en la implementación de la justicia social y económica; en la imperiosa necesidad de construir un auténtico socialismo nacional, logrando la liberación de Alemania de la tiranía usurario-financiera de los plutócratas.

Amigo del ministro de agricultura Richard Walther Darré (que exaltaba la vida campesina) y del filósofo italiano Giovanni Gentile, mantuvo asimismo cordiales relaciones con el famoso escritor Ernst Jünger (que calificó a von Leers de “genio lingüístico”), con el jurista y geoestratega Carl Schmitt (exponente de la realpolitik), con el ya mencionado Haushofer, y después de la guerra con la autora hinduísta Savitri Devi o con el Gran Mufti de Jerusalén, Amin al-Husseini, quien le acogería en Egipto tras su exilio; así como con otros destacados prófugos NS como Otto Ernst Remer o Walter Rauff.

Tras la debacle de 1945, se instaló en Argentina, donde prosiguió escribiendo ensayos y artículos para diversas publicaciones. Después del derrocamiento del General Perón, decidió volver a exiliarse, ésta vez para irse a vivir al Egipto de Nasser. Allí, junto a otros alemanes, se convirtió al Islam adoptando el nombre de Omar Amin (en honor al mufti) y trabajó para el gobierno egipcio, colaborando especialmente con el Ministerio de Información. Siempre en el punto de mira del Mossad (que monitoreaba sus actividades con el objetivo de secuestrarlo o asesinarlo) continuó su activismo antisionista en casas editoriales y medios de comunicación convirtiéndose en un firme defensor del nacionalismo árabe y de la corta República Árabe Unida (Egipto y Siria).

Durante toda su vida arrastró un defecto cardíaco congénito que le impedía practicar deportes o desempeñar las tareas propias de la dura vida militar que siempre ensalzaba en sus escritos. Murió en el Cairo en 1965, a los 63 años.

El siguiente ensayo del profesor Mutti lleva por título “El Gotteskampf de Johann von Leers”. Gotteskampf es una palabra alemana cuya traducción literal sería “lucha divina”, y que equivale por tanto a “guerra santa”, o, para los musulmanes a jihad (un término muy desvirtuado en los últimos años por culpa del terrorismo sectario y criminal de los wahabitas, pero que está presente en el Islam tradicional – de hecho, como apuntaba Evola, los musulmanes distinguen entre la jihad exterior y la jihad interior, ésta última aún más importante, pues consiste en vencerse a sí mismo…)

TM

El Gotteskampf de Johann von Leers

Versión original

http://www.claudiomutti.com/index.php?url=6&imag=1&id_news=104

Autor: Claudio Mutti

Traducción: Tribulaciones Metapolíticas

Sol Invictus

Y yo sabía que éstas rocas, habían sido el centro de los ritos solares germánicos en un tiempo inmemorial. (…) Aquí, hace más de cuatro mil años, los sabios y los líderes espirituales de las tribus germánicas (…) se reunieron para saludar a la primera salida del Sol en el día sagrado de junio.
Savitri Devi, Pilgrimage, Calcuta 1958.

Si fuéramos a creer a ciertos cazadores de nazis a la desesperada búsqueda de “criminales de guerra”, el prof. dr. Johann von Leers estaría aún hoy vivito y coleando, en el año 2004 de nuestra era (1). Y tendría la venerable edad de 102 años. Pero en realidad, el profesor von Leers murió en 1965, a los 63.

Nacido el 25 de enero 1902 en Vietlübbe en Mecklenburg, Johann (Johannes) von Leers estudió en las universidades de Kiel, Berlín y Rostock. Recibió su doctorado en derecho, pero también cultivó los estudios lingüísticos ocupándose de eslavística, estudió ruso y polaco, pero también Yiddish, e incluso húngaro y japonés; y como muchos otros intelectuales alemanes de su generación, escribía con fluidez en latín. No se equivocó Ernst Jünger (1895-1998) al definirlo como un “genio lingüístico” (2).

Su esposa Gesine Schmaltz (1891-1974), con quien se casó en 1932, había sido secretaria de Herman Wirth (1885-1981), el erudito de origen holandés que “mediante muy laboriosos estudios filológicos, antropológicos y geológicos, mitológicos y simbológicos “(3), se había convertido en defensor de la teoría “polar” con la monumental obra “Der Aufgang der Menschheit” (4) , situando la patria original de la pura raza ‘nórdico-atlante’ en el Ártico y en la mítica Atlántida de Platón, y había apoyado la teoría del Urmonotheismus, la existencia de un primordial monoteísmo puro solar que dataría de alrededor del 15.000 antes de Cristo, una tesis, que básicamente coincide con lo dicho por el P. Schmidt (1868-1954) (5) y sobre todo por René Guénon (1886 -1951) (6). Según Wirth, de este original monoteísmo nórdico, se habría derivado el mismo cristianismo, que se forma por la tradición conservada entre un grupo ‘atlántico’ de Galilea, un país rico en vestigios de la civilización megalítica solar.

George L. Mosse, quien pensó que podía desacreditar a von Leers definiéndolo mediante un calificativo propio de cabaret Yiddish – “un hombre que no ha aprendido nada ni tampoco olvidado nada” (7), pretende reducir el “monoteísmo solar” en los términos de la caricatura de un “ocultismo solar” (8 ). Esto levantó las airadas reacciones de Anna Bramwell, quien reprochó a Mosse haber “criticado furiosamente a von Leers por ser en los años cincuenta todavía un  adorador del sol, como si la experiencia del nazismo hubiese debido marcar el final del culto al sol a cualquiera que lo practicase”(9), una réplica, de la cual resulta evidente a partir la convicción de la investigadora londinense de que  la existencia de un” culto del sol” se practicaba en la Munich de los años veinte. Tras la pista de Mosse y Bramwell, Andrea D’Onofrio presentó el círculo de académicos que se reunían en torno a Wirth y  von Leers como “un círculo teosófico-nordicista, que se había propuesto, entre otras cosas, revivir la supuesta antigua religión germánica, en particular, la adoración del sol “(10).
A ésta imagen aproximativa hizo justicia previamente Julius Evola, quien, refiriéndose directamente al libro de von Leers “Geschichte auf rassischer Grundlage” (11), resumió las opiniones de von Leers y Wirth en los siguientes términos: “von Leers escribe que “la era anterior al liberalismo y al cientificismo se caracterizó por tres ideas básicas: 1) la igualdad de la humanidad; 2) la barbarie nórdica y el origen oriental de toda la civilización; 3) Por último, el origen judío del monoteísmo. Estas tres ideas en el ciclo racialista que conduce a Wirth son derribadas o tergiversadas: 1) la humanidad se diferencia en razas distintas, 2) la civilización no viene del Este, sino del Norte, 3 °) no los judíos, sino los nórdicos habrían practicado, infinitamente antes, un tipo de religión monoteísta más alto “(12).

Una visión muy similar a este Urmonotheismus solar será desarrollada más tarde por una mujer de la que hablaremos más adelante, ya que será hospedada por von Leers en Egipto: la escritora Maximiani Portas alias Savitri Devi Mukherjee (1905-1982). Uno de los referentes religiosos de la “Sacerdotisa de Hitler” (13), de hecho, será siempre Amenofis IV (aproximadamente 1395-1366 aC), el décimo faraón de la dinastía XVIII, que tomó el nombre de Akhenatón (“Alegría del Sol”) y trató de imponer el culto al dios Atón, que prohíbe el politeísmo. Declarándose discípula de este antiguo profeta del Sol, Savitri Devi concluirá su peregrinaje a las Externsteine ​​con un himno a “El-Ella-Eso”, Aquello que no tiene nombre, Aquel que es y seguirá siendo, más allá de las formas, colores y sonidos “(14).
El supuesto “ocultismo pagano” del círculo de Wirth fue considerado por algunos para dar una explicación al orientamiento eurasiatista de von Leers, orientamiento que se manifestará, en particular cuando éste, arriesgando castigos y procedimientos disciplinarios contra sí por parte de sus superiores, condena ante los estudiantes de Universidad de Berlín la iniciativa de la Operación Barbarroja, previendo su fracaso. “Su enfoque hacia Rusia – escribe el redactor anónimo de una tarjeta de red de los círculos judíos – se basa no tanto en consideraciones racionales y estratégicas, sino más bien en el ocultismo pagano y en su creencia en la superioridad de una “raza nórdica”. Sus raíces ideológicas se encuentran en el terreno de la Völkischen Bewegung “(15). De hecho, las posiciones de von Leers relativas a la relación de Alemania con Rusia coincidían perfectamente con la doctrina geopolítica expuesta por un científico con el que estaba en contacto, y que, como él, era un experto en la cultura y la historia de Japón: Karl Haushofer (1869-1946). Como es sabido, este último era partidario de la alianza de las potencias continentales de Eurasia (Alemania y Rusia) con el Imperio Japonés, contra las talasocracias británica y estadounidense (16).

Judenfrage

Ya no podemos aplazar una meditación sobre el hecho de que nos enfrentamos a una elección que concierne a la vida espiritual de Alemania: O bien (Alemania) empieza  a inyectar en sí a las fuerzas arraigadas y a los educadores auténticos, o bien definitivamente rendirse ante la judaización creciente.
Martin Heidegger, Carta a Victor Schwoerer, 02 de octubre 1929

Hasta 1928, Johann von Leers fue agregado del Ministerio de Relaciones Exteriores del Reich, dejó el servicio en 1929 para unirse al NSDAP. Comenzó a trabajar con “Der Angriff” y, a continuación, tras entrar en contacto con Goebbels, se convirtió en jefe de redacción de la revista “Unser Wille und Weg. Monatsblatt Reichspropagandaleitung der der NSDAP”, que se publicó en Munich desde enero de 1931 hasta noviembre de 1941. Transferidos desde Munich a Berlín en 1933, von Leers y su esposa se convirtieron en editores de la revista “Nordische Welt”, órgano mensual de la Sociedad para la Protohistoria y la Prehistoria Germánica (Gesellschaft für germanische Ur-und Vorgeschichte) presidido por Herman Wirth. Y fue von Leers quien presentó a Heinrich Himmler al autor de Der Aufgang (17), que en 1935 fue uno de los fundadores de la Ahnenerbe y dirigió hasta 1938 la sección de estudio sobre la escritura y los símbolos prehistóricos.

Que von Leers estaba en contacto con el Reichsführer SS, es posible deducirlo también de un conocido estudio de Goodrick-Clarke, donde, junto a Heinrich Himmler, Otto Rahn (1904-1939) y otros visitantes que frecuentaban en Berlín la villa del “Rasputin de Himmler” Karl Maria Wiligut alias Weisthor (1866-1946) (18), también se menciona a “Joachim [sic] von Leers” (19). Además, Johann von Leers mantiene frecuentes contactos con importantes personalidades del mundo cultural y político, entre los cuales nos limitamos a mencionar, por ejemplo, al antropólogo Hans F. K. Günther (1891-1968) (20) y al conde Ernst zu Reventlow (1869-1943) (21), vice-presidente del Movimiento de la Fe Alemana (Deutsche Glaubensbewegung), fundada en julio de 1933 por el indianista e historiador religioso Jakob Wilhelm Hauer ( 1881-1962).

En julio de 1932, sale el primer número de una revista sobre política agrícola que se tituló originalmente “Deutsche Agrarpolitik. Monatsschrift für Deutsches Bauerntum “, pero pronto cambiará su nombre a “Odal. Monatsschrift für Blut und Boden”. La revista es publicada por Richard Walther Darré (1895-1953), el futuro ministro de Agricultura y Alimentación, que en ese momento era el jefe del Agrarpolitisches Apparat (Aparato de Política Agraria), el organismo campesino del NSDAP. Von Leers, quien cinco años antes conoció y se hizo amigo de Darré, se convierte en un activo colaborador de “Odal” (22).

Contemporáneamente trabaja para los “Nationalsozialistische Monatshefte”, la publicación mensual más importante del NSDAP. Aquí publica en 1933 un artículo sobre la cuestión judía, que apoya el proyecto de transferir a los judíos a una tierra muy lejos de Europa. Presentamos un pasaje significativo, que muestra entre otras cosas, cuál es el grado de “fiabilidad” de aquellos que han acusado a von Leers de proponer  “suprimir a los judíos” (23). Así von Leers escribió: “Por muy malas que sean las experiencias que un movimiento político y un pueblo han hecho con los judíos, sería contrario a la conciencia histórica nórdico-germánica limitarse simplemente a la solución negativa de una defensa adicional contra las masas judaicas; la totalidad de nuestra historia, sin embargo, requiere imperiosamente una gran solución, que con la grandeza de su concepción, pueda también desarmar al enemigo. (…) Sólo un bárbaro, sólo una persona ajena al último gran orden divino de la historia universal podría sugerir una lucha general de aniquilación contra los judíos, mediante el exterminio de este pueblo. (…) Es típico de las razas más nobles no optar por soluciones dictadas por el odio, cuando todavía es viable una solución del problema de forma razonable. La única solución positiva posible, que realmente pondría fin al problema judío en Europa (…) es poner a disposición de los judíos un territorio no europeo lo suficientemente grande como para ser colonizado “(24). Claro que, admite von Leers, transfiriendo los judíos a Madagascar o a otras regiones de África o América del Sur, se corre el riesgo de que estos territorios se conviertan en el verdadero centro de la corrupción, por lo que sería necesario vigilar para impedir un resultado tal. En cualquier caso, era necesario proponer al mundo el proporcionar un hogar estable para las masas judías, pero lejos de la zona europea.
En “14 Jahre Judenrepublik” expone de nuevo conceptos similares. “La oposición contra el judaísmo – escribe von Leers – nunca ha tenido la intención de destruir al pueblo judío, sino de proteger al pueblo alemán. Tenemos todas las razones para esperar que el pueblo judío tenga éxito en un honorable desarrollo nacional en su patria, de forma que ya no tenga la voluntad ni la posibilidad de interferir más con el desarrollo nacional de Alemania. La hostilidad hacia los judíos se basa en el deseo de liberar a nuestro pueblo de la esclavitud espiritual, económica y política”. Von Leers concluye indicando que la solución del problema judío está en la emigración de los judíos en un territorio fuera de Europa. Pensó, por supuesto, en Madagascar.

Además de en los “Nationalsozialistische Monatshefte”, los escritos de von Leers sobre la cuestión judía aparecieron en numerosas revistas: “Die Wehrmacht-Fachschule”, “Der Weltkampf”, “Die Westmark”, “Deutsche Post aus dem Osten”, “Deutscher Wissenschaftlicher Dienst “,”Judenfrage”, etc.

En tanto que dirigente responsable de la educación (Reichsschulungsleiter) en el ámbito de la Liga de Estudiantes Nacionalsocialistas (Nationalsozialistisches Deutsches Studentenbund) en Berlín, von Leers fue un estrecho colaborador de Fritz Hippler, el jefe de la propia Liga, y futuro director del famoso documental “Der ewige Jude”. En el primer semestre de 1933 “aunque fueran personalmente ajenos a las tendencias que se agitaban en el campo de las políticas culturales, Hippler y von Leers sin embargo proporcionaban siempre su cobertura para el desarrollo del debate” (25), que vio como gran parte del ambiente estudiantil adquiría posiciones de “lucha contra la reacción en el arte”, de la “revolución total nacional-socialista” hasta el punto de que los dos líderes de la Liga se convirtieron en  portavoces de una especie de “oposición berlinesa”. El 29 de junio tuvo lugar en el auditorium maximum de la Universidad Friedrich-Wilhelm en Berlín un “acontecimiento público decisivo, lo que se atribuyó a sus promotores la peligrosa reputación de haber creado un “movimiento Otto Strasser” del campo artístico (26), y los patrocinadores oficiales del evento, que concluyó con una declaración de guerra contra los rosenberguiana Liga de la Cultura Alemana, eran Hippler y von Leers, los cuales “atacaron en general la restauración del academicismo guillermino” (27). Pero al final para poner fin al litigio el propio Hitler intervino en la disputa, declarando en los discursos del 1 y el 6 de julio la conclusión de la revolución nacionalsocialista.
Sin embargo, para von Leers los tiempos de controversia no habían terminado. En una serie de sermones dados en el tiempo litúrgico del Adviento de 1933, el cardenal Michael von Faulhaber (1869-1952), arzobispo de Munich, “recordó a los católicos alemanes (…) todo lo que el cristianismo debía al judaísmo (…) y defendió las fuentes judías del cristianismo “(28). El prelado alabó “los valores morales del Antiguo Testamento tomados de forma independiente y por sus conexiones con el cristianismo, instituyó una comparación entre las primitivas costumbres germánicas, tan exaltadas por los racistas, y la moral mosaico-cristiana, demostrando la superioridad de ésta sobre las primeras”(29). Von Leers respondió a Faulhaber, que algunos llamaron el Judenkardinal, con un libro titulado “Der Kardinal und die Germanen” (30).

Al mismo período se remite la polémica con Oswald Spengler (1880-1936). Hacia el final de 1933 Spengler publicó su último libro, “Jahre der Entscheidung” (31), que los nacionalsocialistas recibieron con cierta frialdad. “En el clima de exaltación posterior a la Machtergreifung, él pretendía hablar sobre Alemania tratando a los nazis casi como inexistentes. Alfred Bäumler lo atacó en el Völkischer Beobachter con un artículo sobre la “revolución vista desde la distancia”. Otros le llamaron tergiversador, reaccionario o algo peor (32). A Spengler, que indicaba en la “revolución mundial de color” el enemigo común de “la humanidad blanca”, von Leers respondió con una cincuentena de páginas tituladas “Spenglers weltpolitisches System und der Nationalsozialismus” (33). Al grito de alarma lanzado por Spengler contra el “peligro amarillo”, von Leers se opuso con estos argumentos: “El fortalecimiento de Japón, el fortalecimiento de la China, y en general, cualquier forma de un nuevo poder en el mundo extraeuropeo es equivalente al debilitamiento de las grandes potencias de Europa Occidental, que lucharon contra Alemania en la Guerra Mundial (…)¿Para el fantasma de los “intereses comunes de la raza blanca” debemos acaso mantener y apoyar a éstos poderes en su hegemonía mundial? ¿Debemos, “en el nombre de la raza blanca”, salvaguardar el dominio colonial francés, gracias al cual Francia moviliza sus tropas de negros para el mantenimiento de un predominio contra Alemania? (…) La “comunidad de la raza blanca ‘,” Imperio de los pueblos blancos” preconizado por Spengler no es más que un renacimiento del antiguo cosmopolitismo liberal, de la burguesía mundial de la era liberal bajo la bandera de la raza. Esto no tiene nada que ver con los verdaderos intereses del pueblo alemán” (p. 35).

 

En el período 1933-1934 vieron la luz otros libros de von Leers, como “Reichskanzler Adolf Hitler”(Leipzig 1933), “Juden sehen dich an” (Berlín 1933), “Das erste Jahr im Dritten Reich” (Berlin 1934). En 1934, con un ensayo sobre la “marcha y el ascenso del nacionalsocialismo”, von Leers participa en una obra colectiva editada por Curt Hotel, Deutscher Aufstand (34), un libro que “tiene sus raíces, por su temática y el círculo de sus empleados siguiendo la estela de obras [análogas] de E. Jünger, Roegels y Heinz “(35). También en éstos años, von Leers se encarga de una edición de “Auf dem Judenfriedhof in Prag”, un capítulo de la novela “Biarritz”, que Hermann Goedsche (1815-1878) había publicado en Berlín en 1868 bajo el nombre de Sir John Retcliffe (36).

 

Gotteskampf

Es necesario que todos los académicos involucrados en un movimiento tan profundo se pongan al servicio de los líderes de este movimiento para hacer comprensibles (para el pueblo) sus objetivos nacionales, políticos y supranacionales (…) con todos su conocimientos políticos e intelectuales, con todas la informaciones que poseen sobre los países extranjeros y el mundo.
Karl Haushofer, Der Nationalsozialistiche Gedanke in der Welt, Munich 1933

El 9 de agosto de 1934, la “Deutsche Allgemeine Zeitung” publicó la intervención de un profesor emérito de literatura alemana en la Universidad de Giessen, Otto Behagel, quien con académica pomposidad acusaba a los no expertos (los “Aussenseiter”) de llevar a cabo investigaciones sobre la prehistoria sin poseer las calificaciones necesarias. A la diatriba del viejo académico no sólo replicó el diario del NSDAP, el “Völkischer Beobachter”; el contraataque más determinante fue lanzado por los periódicos controlados por Darré, en los cuales el ministro intervino en persona junto a algunos de sus colaboradores, como precisamente von Leers. El término “Aussenseiter” fue dirigido contra aquellos que lo habían usado: “proponiéndose a sí mismos como únicos y exclusivos garantes de una “auténtica” investigación histórica, los profesores como Behagel se mostraron completamente insensibles a las propuestas innovadoras que caracterizan a la Alemania NS, por lo que parecían así ellos mismos como los verdaderos “Aussenseiter” (en inglés, outsider) respecto a la nueva realidad del Tercer Reich “(37).

En 1935, von Leers publicó “Das alte Wissen und der neue Glaube” y contribuyó a la historia del “antisemitismo” en Alemania con una enésima edición del “Manual de la cuestión judía” (38), editado por alguien que “fue sin duda el más influyente de todos los “Völkischen” (39), Theodor Fritsch (1852-1933).

A continuación von Leers colaboró ​​regularmente con los “SS-Leithefte”, publicados por la Oficina de Raza y Asentamiento bajo el patrocinio de Richard Walther Darré, Reichsbauernführer y Ministro de Agricultura y Alimentación.

En 1936, además de tratar sobre temas japoneses en la revista “Volk und Reich”, publicó “Blut und Rasse in der Gesetzgebung” (40), una reseña histórica sobre las legislaciones raciales, desde las civilizaciones antiguas (India, Irán, Grecia, Roma) hasta el Lejano Oriente (China, Japón) y el Occidente moderno (América, Sudáfrica, Gran Bretaña y las colonias francesas. Al interés de von Leers para estudios jurídicos también se refiere su informe sobre “Criminalidad Judía”, que fue presentado en una conferencia presidida por Carl Schmitt (1888-1985) y que llevó a cabo el 3 a 4 octubre 1936 sobre el tema “El judaísmo en la jurisprudencia”. Las actas del congreso se publicarán más adelante en una serie de folletos bajo el título general “Das Judentum in der Rechtswissenschaft”.

En el semestre de invierno de 1936 – 37, recibió una comisión de la Universidad de Jena para la enseñanza de la historia jurídica, económica y política sobre bases raciales. En marzo de 1938 se convertirá, aún en Jena, en profesor. A partir del 1 de enero de 1940 será profesor de historia alemana, con especial énfasis en la historia rural. Al mismo tiempo dirige el departamento de historia y será un miembro del Senado Académico de la Universidad de Jena (41).

El 30 de enero de 1938 obtuvo, junto con Wolfram Sievers (1905-1948) (el Secretario General de la Ahnenerbe que será ahorcado en Nuremberg), el grado de Sturmbannführer (Mayor) de las SS. En el mismo año publicó “Rassengeschichte des deutschen Volkes” (Berlin 1938).

Mientras tanto, la producción de libros de von Leers no conoce límites: Salen “Arteigenes Unterricht und Recht” (1937), “Rassen, Volker und Volkstümer” (1939), “Der deutsche Lehrer als Kulturschöpfer”(1939).

En 1938, von Leers fue nombrado profesor de intercambio en la Universidad de Roma. Allí entró en contacto con los editores de las revistas “La Difesa della Razza” y “La Vita Italiana”. En particular, colaboró ​​con Giovanni Preziosi (1881-1945) y se convirtió en su amigo, apreciando las cualidades de su carácter; dieciocho años después de su muerte, lo recordó como “un antiguo romano, un hombre catónico, una persona de gran honestidad y rectitud, tanto en su vida privada como en público.”(42)
En Roma, von Leers celebró varias conferencias públicas. El 15 de junio 1940 habló en el Palazzo Zuccari, Sección del Instituto de Historia Cultural de la Kaiser Wilhelm-Gesellschaft, sobre un tema histórico de cotidiana actualidad: “Inglaterra. El adversario del continente europeo”. Siempre en el Palazzo Zuccari, el 19 de junio fue invitado por el Círculo de Estudios Italo-Alemanes para hablar sobre los elementos comunes en la historia italiana y germánica. Ocho días más tarde, la conferencia se repitió en el Teatro de las Artes, por invitación del “Instituto Fascista per le Relazioni Culturali con l´Estero”(43).
En 1940, comentando en “Odal”, el segundo volumen de “Herd und Altar” de Bernhard Kummer (1897-1962) (44), von Leers se alineó a favor de este último en la polémica en la cual se vio frente a Otto Höfler. El erudito alemán y traductor de la Edda Bernhard Kummer, que como von Leers enseñaba en la Universidad de Jena, había derivado de las antiguas sagas islandesas, la imagen de un “mundo heróico de germanos, que vivieron entre el hogar y el altar una vida feliz y moralmente pura (…) Pero este mundo tranquilo (Midgard), en el cual domina la figura de Thor, es turbado e interrumpido por la religión de Odín y del Walhalla de la época vikinga (…) La religión de Odin por lo tanto se impone con su espíritu demoníaco-destructivo e individualista-aristocrático (Utgard). La lucha entre estas dos opuestas fuerzas espirituales, en la que la dinámica destructiva de Utgard se impone al sereno Mitgard, dió inicio al gradual declive del mundo germánico, al cual el cristianismo extranjero asestó finalmente un golpe devastador”(45). Contra esta visión, “antidemónica” de la antigüedad germánica salió a la cancha un académico de la escuela vienesa de Rudolf Much, Otto Höfler, que con su “Kultische Geheimbünde der Germanen” (46) ya sostuvo la “importancia en el mundo germánico de los cultos y rituales demoníaco-extáticos cultivados por asociaciones secretas masculinas de guerreros”(47). No en la naturaleza campesina, que sin embargo no fue negada, buscaba Höfler el carácter original del mundo germánico, sino en un espíritu guerrero de tipo extático-ritual. Mientras que del lado de la tesis de Höfler se puso el boletín oficial de la Ahnenerbe  “Germanien”, que en 1937 había publicado varios artículos del editor JO Plassmann y del mismo Höfler, von Leers, como habíamos avanzado, intervino en 1940 junto a Bernhard Kummer, atacando la teoría de la componente demónico-extática de las asociaciones masculinas guerreras y reconociendo a Kummer  el mérito de haber señalado que el mundo rural de los germanos, custodio de los valores tradicionales, se habíaenfrentar con el concepto de “autoridad” derivado de la Iglesia.

Durante los años de guerra, von Leers trabajó intensamente en el frente interno. En 1940 publicó dos libros sobre la cuestión judía: “Wie kam der Jude zum Geld?” (48) y “Judentum und Gaunertum” (49). Por su parte, con “Die Berufstätige Frau” dio una contribución a un volumen colectivo sobre el rol de las mujeres en el nacionalsocialismo (50). En 1941, además de “Für Das Reich” y de un libro sobre el “renacimiento espiritual” de Alemania (51), publicó dos estudios ampliamente documentados sobre los antecedentes de la política de los EE.UU. y la Unión Soviética (52). En 1942 vieron la luz dos nuevos libros sobre el campesinado alemán (53), que se añadieron además a “Der Weg des deutschen Bauern von der Frühzeit bis zur Gegenwart”, publicado unos años antes (54). En 1944, además de la publicación de “Die Verbrechernatur der Juden”, escribió la introducción a un estudio de Schramm sobre el asesinato ritual, que establece: “El judaísmo es criminalidad hereditaria, sincretismo religioso en el que juega un papel importante la fe en los demonios. Los que luchan contra el judaísmo, cumplen la obra del Señor y combaten una guerra santa (Gotteskampf) “(55).

De los Andes a las pirámides

En cuanto a los que han emigrado por la causa de Dios después de haber sido perseguidos, les vamos a dar una bella casa en esta vida, pero la recompensa en la otra vida será aún mayor.
Corán, XVI, 41

A raíz de la ocupación militar de Alemania, von Leers fue internado en un campo de concentración de EEUU, del cual logró escapar después de dieciocho meses.

25 de agosto de 1947 se presentó en casa de Ernst Jünger, quien anotó en su diario:

“Por la mañana se hizo anunciar un visitante que no quiso dar su nombre, fue el dr. von Leers. Ahora, con documentos falsos, trabaja como intérprete de inglés, dijo que puso en seguridad de la “bestia roja”, en España, a su esposa y su hija. Después se reunirá con ellas allí. Recordé que en 1933, en Steglitz, ya me había descrito esta situación: como una posibilidad inverosímil, por supuesto. Ahora hay una corriente específica de la emigración que cambia constantemente a su personal, pero se mantiene constante como un fenómeno de nuestro tiempo: a España y Argentina. Lo encontré inamovible en sus opiniones, así que me desvié del tema. Hablamos sobre la relación entre el lenguaje y la lógica: él señaló, en particular, al turco como un instrumento de altísima precisión. Allí hay toda una gama de formas verbales para distinguir la noticia confiable de aquellas no fiables. Leers es un genio lingüístico. Espíritus tales, como los cantantes y los pianistas, tienen un vasto campo. Su predilección particular es para los japoneses, de cuya historia y lengua se ha ocupado intensamente. Entre otras cosas, dijo que el día en que fue destruida la flota estadounidense en Pearl Harbor, el embajador japonés en Roma había tratado de hablar con él de inmediato, en cuanto prusiano, para darle la buena nueva, y lo hizo con estas palabras: “C’est la vengeance pour 1789″(56).

En 1950, von Leers cruzó Austria y llegó a Italia, donde se embarcó en el puerto de Génova, en un barco con destino a Argentina. En este país de América del Sur, que bajo el mando del general Juan Domingo Perón (1895-1974) había adoptado una “tercera vía” justicialista, alternativa al capitalismo y el marxismo (57), von Leers pudo encontrar las condiciones más favorables para reanudar la lucha. En Buenos Aires “participó activamente en la vida social de la comunidad” (58) alemana, trabajando como periodista y haciéndose cargo de una revista mensual fundada por Eberhard Fritsch, “Der Weg – El Sendero”. Firmando con su propio nombre, escribió varios artículos, entre los cuales se encuentran: “Reich und Sonnenordnung” (9, 1955), “Die grünen Banner der Freiheit” (10, 1955), “Volk und Staat” (11, 1955), “Gott geb dem Heil, der bei mir kämpft! Ulrich von Huttens Kampf und unsere Zeit” (12, 1955), “Ein neues Weltzeitalter?” (7-8, 1956), “Einer wird es sein…” (11-12, 1956). Usando el pseudónimo de Johannes Uhlen, publicó “Die letzten Goten” (12, 1954), “Die Wurzeln der jüdisch-deutschen Gegensätzlichkeit” (5 de 1956, 9 de 1956), “Das orientalische Judentum” (11-12 de 1956), y firmado como “Hans Euler” publicó “Deutsch-ungarische Schicksalsgemeinschaft” (4, 1955) y “Über das Vaterland” (10, 1957). Según dos cazadores de nazis de Amsterdam, von Leers también habría utilizado el pseudónimo “W. von Asenbach”, sobre todo en 1955, cuando publicó en una editorial alemana de Buenos Aires, Prometeo Verlag, “Adolf Hitler. Sein Kampf gegen die Minusseele. Eine Politisch-philosophische Studie aus der Alltagsperspektive, una famosa obra antisemita”(notoir antisemitische werk) (59). Con su propio nombre colaboró en “Dinámica Social”, un periódico dirigido por el ex secretario del PNF Carlo Scorza (1897-1988), que se había refugiado también él en la Argentina.
Otro cazador de nazis, que trabajó en los años sesenta en el “Daily Herald” escribe que von Leers “reanudó en Argentina los contactos con sus viejos amigos nazis y creó con ellos una importante red fascista que cubría todo el continente” (60).
Una cosa es cierta: a la caída de Perón en 1955, von Leers abandonó Argentina y se instaló en Egipto. Tras la expulsión dell rey, se derogó la reaccionaria constitución, se disolvieron los partidos políticos y se proclamó la república; la revolución de los “oficiales libres” había llevado a cabo una vasta obra de depuración contra la vieja clase política e inició un importante programa de reforma. El 2 de febrero 1955, Gamal Abdel Nasser (1918-1970), que ya se había convertido en el-Rais (“Il Duce”), rechazó el Pacto de Bagdad, que había sido diseñado para vincular los países de Oriente Próximo a los anglo-estadounidenses, y proclamó que Egipto trabajaría por la unidad y la independencia de la nación árabe. Egipto fue convirtiéndose en un importante punto de referencia no sólo para los pueblos árabes, sino también para un frente más amplio en la lucha anti-imperialista y anti-sionista. Incluso antes y durante la guerra, por cierto, Abd el-Nasser y los “oficiales libres” se habían puesto del lado de las potencias del Eje (61), como todos los buenos musulmanes y todos los nacionalistas árabes. Entre ellos, von Leers había conocido en Berlín en 1936, al Gran Mufti de Jerusalén, Haj Amin al-Husseynî (1895-1974), y fue precisamente el Gran Mufti, la personalidad más prestigiosa del Islam, quien le dió la bienvenida en Egipto al exiliado alemán, con estas palabras: “Le damos las gracias por haber venido aquí a reemprender la lucha contra los poderes de las tinieblas encarnados por el judaísmo internacional”(62).

Von Leers no fue el único en refugiarse en Egipto: fueron numerosos los patriotas alemanes y no alemanes, como el suizo Georges Oltremare (63), que pidieron asilo político al gobierno de El Cairo, para escapar de la represión que se desencadenó en Alemania y para continuar la lucha contra los mismos enemigos(64). En su mayoría fueron contratados por los Ministerios de Información, del Interior, o de la Guerra.

Al igual que la mayoría de ellos, también von Leers se convirtió al Islam, tomando el nombre de Omar Amin (65). En el pasado, von Leers siempre habían expresado su interés en el Islam, sobre todo por “el Islam imperioso y guerrero [de aquellos pueblos] que todavía poseían un componente racial nórdico” (66). En “Der Kardinal und die Germanen” había contrastado la tradicional tolerancia del Islam hacia otras religiones con la violencia cruel y destructiva utilizada por el cristianismo en la conquista de la Europa germánica (67). En “Blut und Rasse in der Gesetzgebung” había mencionado algunos versos del Corán relacionados con los judíos (IV, 158 y V, 16), “a los que el Islam considera sus enemigos desde el principio” (68) y había considerado con interés las medidas legales adoptadas por ‘Umar ibn al-Jattab (643-644), por el califa al-Mutawakkil (847-861), así como por el califa ismaelita al-Hakim bi-Amri-llah (996-1021) (69). Con reminiscencias a una publicación dedicada a la formación cultural de las SS sobre la reunión de Federico II de Suabia con el sultán al-Kamil (70), el Sturmbannführer dr. Johann von Leers hizo decir al Gran Maestre de la Orden Teutónica, Hermann von Salza, “Yo creo que el Papa no estará para nada contento si algún día ya no hubieran más razones para hacer las Cruzadas en Palestina. Nosotros los alemanes no dispersaremos más nuestras fuerzas en este país extranjero, pero construiremos un gran imperio en el norte y el este, mucho más grande de lo que quisieran los papistas”(71). Desde el exilio argentino, finalmente, había expresado su solidaridad con el movimiento de liberación de África del Norte. “En el desierto – escribió – se ha levantado una gran tormenta. (…) Es el viento de la libertad, que se eleva desde la antigua tierra de los moros. (…) Desde Indonesia a Pakistán y a Marruecos aletean las verdes banderas de la libertad y la justicia de Dios contra la iniquidad del colonialismo. (…)Y poderosa se alza en la tormenta del desierto la figura del Mahdi venidero, que esperan los musulmanes desde hacer siglos (…) “(72).

Ahora von Leers encontraba en la doctrina del Islam aquella indisoluble unidad entre religión y política, de fas y de jus, a las cuales había identificado como características del antiguo mundo ario, donde “la ley divina y la ley humana aún se encontraban estrechamente unidas” y donde el derecho era “un fragmento del orden divino universal” (73).

En una carta enviada en mayo de 1960 a la revista argentina “Pregonando Verdades”, el prof. dr. Omar Amin von Leers escribió: “Me he instalado en Egipto, ahora el centro de la lucha mundial contra el colonialismo sionista, que priva a las naciones de su libertad. Después de haber visto tanto en Alemania como en Argentina como las iglesias cristianas en el mundo se han aliado con los judíos sionistas, me convertí al Islam, la religión de los hombres libres, de los grandes padres de la libertad y el nacionalismo, como Gamal Abdel Nasser y Emir Abdel Krim. Sigo junto a los árabes mi lucha contra la tiranía mundial de Israel y los sionistas, y donde pueda ser útil en la lucha en contra de ellos, colaboraré con gran placer”(74).

Maurice Bardèche (19071998), con quien von Leers mantuvo una estrecha correspondencia desde El Cairo, hizo eco en sus páginas favorables al Nasserismo de las opiniones de von Leers (75). Pero la relación epistolar entre von Leers y Bardèche, que pronto se extendió a Paul Rassinier (1906-1967), también jugó un papel clave en el nacimiento de esa corriente de investigación histórica que más tarde sería conocida como “revisionismo”. El 25 de enero de 1963 Rassinier escribió a Bardèche: “von Leers escribió que quería buscarme un editor en Alemania, diciendo que estaba seguro de ser capaz de encontrar uno. En Egipto, está preparando una edición gubernativa para la propaganda en el Medio Oriente”. Y von Leers escribió a Bardèche (carta sin fecha): “Es una lástima que todavía no he recibido una respuesta de Rassinier sobre Kogon. (…) El expediente sobre él es de gran importancia; enviándomelo, se contribuirá en gran medida a la victoria de la buena causa en la lucha contra los tramposos judíos que infestan la vida política en Europa”. Bardèche a Rassinier: “Le adjunto la carta de von Leers, así como la nota de que usted había aportado. (…) La cuestión planteada por von Leers sobre su libro es mucho más delicada. (…) Debemos por tanto considerar un transporte clandestino de un millar de ejemplares, lo cual me parece muy difícil.” Von Leers a Rassinier el 1 de septiembre de 1964: “Querido profesor, me complace hoy de haber encontrado una buena solución al problema de la edición de su excelente libro “Le drame des Juifs européens”. La gran casa editorial de publicaciones nacionales Printing House, aquí, en El Cairo, bajo el control del Departamento de Información, se encargará voluntariamente de hacer la traducción y publicarlo”. Von Leers a Rassinier, el 28 de noviembre de 1964: “He recibido el encargo, del Departamento de Información, de escribir una reseña en inglés sobre su excelente libro “Le drame des Juifs Europeéns”. (…) Añado a la presente un recorte de prensa que he recibido de Alemania y que se refiere a su lucha contra ese cerdo pestilente de Bernard Lecache, que tiene todas las buenas razones para esconder (en francés cacher, ndt) su nombre, porque es el judío Lifschitz”(76). El judío Lifschitz había declarado que Rassinier era un agente de la “internacional nazi” y Rassinier había iniciado un proceso judicial contra él.

Las acciones desarrolladas por von Leers en nombre de la República Árabe Unida fueron particularmente intensas. Él tenía la responsabilidad del Servicio de Propaganda Antisionista, y fue redactor de Radio Cairo, una emisora escuchada en todo el mundo árabe; dirigió un programa de radio llamado La Voz de los Árabes, que fue transmitido por onda corta y fue destinado a Europa, a África y América del Sur, fundó un Instituto de Investigación sobre el Sionismo. También jugó un importante papel editorial, traduciendo al alemán algunos textos de la serie “Estudios sobre el Islam”, publicados por el Consejo Supremo de Asuntos Islámicos (77). En esto fue asistido por un número de exiliados alemanes, muchos de los cuales pudieron refugiarse en Egipto precisamente gracias a su intercesión.

En mayo de 1957 Omar Amin von Leers fue visitado por Savitri Devi, que regresaba de Europa a la India, donde se estableció en 1936. He aquí cómo se reconstruye el encuentro con von Leers en la biografía de Savitri Devi.

“Aunque en la puerta de su despacho ministerial había un nombre árabe, el profesor dr. Omar Amin von Leers podía tomarse sólo por alemán. Un hombre rubicundo, de pelo blanco, brillantes ojos azules, se puso de pie para saludar a Savitri Devi con la elegancia de un viejo caballero prusiano. Por supuesto, había oído hablar de ella y de los maravillosos libros que había escrito para la causa nazi internacional. El coronel Rudel [Hans-Ulrich Rudel] le había hablado con entusiasmo sobre ella. Querría ella aceptar, ahora, su invitación a quedarse por un tiempo para ver qué estaban los alemanes haciendo ahora en Egipto? El vivía cerca de la parte meridional de El Cairo, en la ciudad de Meadi (El-Maadi), en la orilla oriental del río Nilo. En aquel momento la casa de von Leers estaba llena, pero la huésped se alojaría en la casa de un vecino, un árabe palestino llamado Mahmoud Sali que tenía una gran admiración por el Führer. Este caballero se sentiría muy honrado si Savitri Devi aceptase su hospitalidad. Ella se alegró por ello. Von Leers propuso que esa noche Savitri viniese a cenar con ellos”(78). Después de una visita en Tell el-Amarna, la ciudad solar de Akhenatón al sur de El Cairo, Savitri Devi volvió a Meadi para despedirse por von Leers y su familia, y luego regresó a la India a través de Siria, Irak, Irán y Pakistán.
El 5 de noviembre 1958 “Der Spiegel” (A. XII, n 45) publicó una carta de von Leers en la que éste felicitó a la revista por publicar una intervención del antiguo Reichsbankpräsident Hjalmar Schacht: “un hombre de mérito enorme”- escribió von Leers -“al cual los bribones desnazificadores han cazado como a un animal salvaje”. Von Leers también denunció el hecho de que “millones de judíos buscavidas y perezosos [faulpelzender und schiebender Juden] engordan “gracias a la llamadas “reparaciones”, que no son más que una “escandalosa dilapidación de los ingresos de trabajo alemán.” El 19 de noviembre, la misma revista organizó un coro de “fuertes protestas” contra las afirmaciones de von Leers, publicando una quincena de cartas de “lectores indignados”.

Entre las masivas protestas que surgieron en Alemania Occidental contra las actividades de von Leers, destacaba la del Partido Socialdemócrata Alemán. El grupo del SPD en el Bundestag en Bonn abordó el hecho de que von Leers había obtenido un nuevo pasaporte en la embajada de la República Federal de Alemania en El Cairo. Con seriedad típicamente alemana, el parlamentario socialdemócrata pidió formalmente que el gobierno no viese en ésto una “amenaza de considerable importancia [Gefährdung erheblicher Belange] para la República Federal de Alemania”, e invitó a las autoridades competentes verificar quienes eran, entre los ciudadanos alemanes huídos al extranjero después de 1945, los que seguían en posesión de un pasaporte válido. Un portavoz del Centro de Documentación Judía Contemporánea resumió la historia en términos edificantes: “La concesión del pasaporte a este singular ciudadano por parte de la Alemania en Bonn sirve para desencadenar, alrededor de 1960, una auténtica guerra parlamentaria, que vio a los socialdemócratas luchar hasta que conseguir que von Leers no fuera considerado un ciudadano alemán con los mismos derechos de los demás “(79).

El autor considera, sin embargo, que von Leers, “establecido de forma permanente en El Cairo” (80), se había esencialmente desinteresado acerca de esa historia que le concernía personalmente, de hecho, él mismo ofrece un aspecto que revela una olímpica serenidad interior: “Su rostro bondadoso de anciano y responsable señor con una corbata de lunares grandes como gofres y con un inevitable clavel en el ojal, fresco y optimista de un día tras de otro, ha ocultado a los ojos de todos el intenso trabajo de protección realizado respecto a sus antiguos colegas”(81).

Según un Lexikon (sic) que los cazadores de nazis han publicado en la red informática (82), un documento del espionaje de EE.UU. (83) reporta la noticia de una reunión celebrada en la embajada egipcia en Lima en diciembre de 1964 entre von Leers y el presunto jefe de Odessa en América del Sur, Friedrich Schwend, que residía en la capital peruana. A cambio de 100.000 dólares auténticos, Schwend entregaría a von Leers una suma de dólares falsos muy superior, que después habrían sido puestos en circulación en el Perú. Hay aquellos que querían vincular la presencia de von Leers en Lima con un intento de restaurar “en América del Sur, la sede de Odessa” (84).

Sin embargo, de América del Sur von Leers regresó a El Cairo, donde murió unos meses más tarde, 3 de marzo de 1965. Llegó así a su fin aquel Gotteskampf que había emprendido treinta y seis años antes en las filas de la revolución de la cruz gamada.

Claudio Mutti

+++

El siguiente video musical del proyecto martial-industrial TSDIMZ (Thule Sehnsucht in der Maschinen Zeit) sobre la relación del NS con el Islam (y que incluye imágenes del mufti de Jerusalén y las SS-Handschar), fue realizado por Solimano Mutti, hijo de Claudio (Nota de TM)

+++

Notas:

1 De acuerdo con un tal Luigi Vianelli, de hecho, Johann von Leers estaba confabulado con malvados negadores del Holocausto como el prof. Faurisson y Ahmed Rami: “(Ahmed) Rami es un amigo personal de Faurisson, así como de Johannes von Leers” (Luigi Vianelli, Los Negacionistas Geopolíticos,www.Olokaustos.org). También Jorge Camarasa, asesor del Centro Simon Wiesenthal y, significativamente, autor de ficción política, von Leers vivió más allá de 1965: “En El Cairo – escribe – von Leers condujo hasta el final de los años sesenta un programa de radio, La Voz de los Árabes, que se transmitía antes y después de las oraciones rituales “(Jorge Camarasa, Organización Odessa. Dossier sobre los nazis huyeron a Argentina, Mursia, Milán 1998, p. 97). Con más cautela, otro autor observa: “Por supuesto es también posible que se tratase de programas grabados” (Umberto Barbisan, Tras las huellas de Odessa Mito o enigma del siglo XX, Tecnólogos, Mantua, 2002, p 121.?.). Nicholas Goodrick-Clarke, sin embargo, mata a Johann von Leers dos años antes, en 1963 (Hitler’s Priestess. Savitri Devi, the Hindu-Aryan Myth, and Neo Nazism, New York University Press, New York-London 1988, p. 177).

2 Ernst Jünger, Strahlungen II (Die Hütte im Weinberg), DTV Verlag, Tübingen, 1958, p. 644.

3 Julius Evola, Il mito del sangue, Hoepli, Milano, 1937, p. 149. Ver también los escritos evolianos recogidos en el “cuaderno”n. 37 de la Fundación Julius Evola: ” Il “mistero iperboreo”. Scritti sugli Indoeuropei 1934-1970, Roma 2002. Analizando el significado del origen de la tradición primordial nórdica sobre la base de los estudios de H. Wirth, Evola escribe de este último: “No se trata ni de un” teósofo”, ni de un aficionado imaginativo, sino de un técnico, cuya experiencia en el campo de la filología, la antropología, la paleografía y disciplinas afines no se pueden poner en duda “(p. 32).

4 Herman Wirth, Der Aufgang der Menschheit. Untersuchungen zur Geschichte der Religion, Symbolik und Schrift der atlantisch-nordischen Rasse, Jena, 1928. En Italia, este trabajo fue revisado por Julius Evola en la revista “Bilychnis”, XX, 1 (enero-febrero de 1931).

5 En la reconstrucción del etnólogo padre Wilhelm Schmidt, la creencia en un “ser supremo” ampliamente  difundida entre los llamados pueblos primitivos, constituyen las trazas residuales del Urmonotheismus correspondiente a la revelación primordial, por lo que el politeísmo más que otra cosa sería una forma degenerada de la religión.

6 “Ninguna tradición puede en sí misma ser politeísta; postular un politeísmo original (…) significa la oponerse a todo orden normal. Cualquiera que sea la verdadera tradición es esencialmente monoteísta”( R. Guénon, Monoteismo e angelologia, in Mélanges, I, Centro Studi Guénoniani, Venezia 1978, pp. 35-36).

7 George L. Mosse, Le origini culturali del Terzo Reich, Il Saggiatore, Milano 1968, p. 107.

8 G. L. Mosse, op. cit., p.106.

9 Anna Bramwell, Ecologia e società nella Germania nazista. Walter Darré e il partito dei verdi di Hitler, Reverdito, Trento 1988, p. 78.

10 Andrea D’Onofrio, Ruralismo e storia nel Terzo Reich. Il caso “Odal”, Liguori, Napoli 1997, p. 146.

11 J. Von Leers, Geschichte auf rassischer Grundlage, Reclam, Leipzig, 1934, 2 ª ed. 1937.

12 Julius Evola, Il mito del sangue, cit., P. 169.

13 “Sacerdotisa de Hitler” es el título dado a Savitri Devi por Nicholas Goodrick-Clarke, Hitler’s Priestess. Savitri Devi, the Hindu-Aryan Myth, and Neo Nazism, cit.

14 Savitri Devi, Pilgrimage, Temple Press, Calcuta, 1958, p. 351. “El principio de toda vida, humana y no humana adorado no sólo por “todos los hombres “, sino también por todos los seres vivos: cuadrúpedos, aves, peces y plantas, lleno de preocupación por todas las criaturas” (Savitri Devi, The Lighting and the Sun, Samisdat Publ., Buffalo 1958, p. 157). Sobre Akhnaton, Savitri Devi escribió bastante: Akhnaton’s Eternal Message: A Scientific Religion 3300 Years Old, A.K. Mukherjee, Calcutta 1940; Joy of the Sun: The Beautiful Life of Akhnaton, King of Egypt. Told to Young People, Thacker, Spink and Co., Calcutta 1942; A Son of God: The Life and Philosophy of Akhnaton, King of Egypt, Philosophical Publ. House, London 1946; Akhnaton: A Play, Philosophical Publ. House, London 1948.
15 Anónimo, Johann (Johannes von Leers), IDGR. Informationsdienst gegen Rechtextremismus (www.idgr.de / lexikon / bio / l / leers / leers.html).

16 Véase Karl Haushofer, Japón construye su imperio, Edizioni all´Insegna del Veltro, Parma 1999 (primera edición: Sansoni, Firenze 1942). Ver también: Karl Haushofer, Italia, Alemania y Japón, Edizioni all´Insegna del Veltro, Parma 2004 (primera edición: Istituto Italiano per il Medio ed Estremo Oriente, Roma 1937).
17 Michael H. Kater, Das “Ahnenerbe” der SS 1935-1945, Deutsche Verlagsanstalt, Stuttgart, 1974, p. 16, 26, 363, 366, 387.

18 Hans Jürgen Lange, Weisthor, Arun-Verlag, Engerda 1998.

19 Nicholas Goodrick-Clarke, Las Raíces Ocultas del nazismo. Los ariosofistas de Austria y Alemania. 1890-1935, The Aquarian Press, Wellingborough, 1985, p. 188. Incluso en la edición francesa (Les Racines du occultes nazismo, Pardes, Puiseaux 1989 p.264) lo llaman Joachim en lugar de Johann.

20 Sobre Günther, ver Julius Evola, El mito de la sangre, las ediciones de Ar, Padua 1994, passim.

21 Sobre Reventlow, cf. Klaus-Peter Hoepke, El derecho alemán y el fascismo, Il Mulino, Bolonia, 1971, pp. 238-245 y passim. Hoepke define a Reventlow como “uno de los líderes más prominentes, pero al mismo tiempo menos potentes del nacionalsocialismo, o mejor dicho, de los nazis de izquierdas” (op. cit., P. 238).

22 La mayoría de los artículos que von Leers escribió para “Odal” fueron recuperados y se recogieron en un volumen titulado “Odal. Das Lebensgesetz eines ewigen Deutschlands”, Goslar 1936.

23 Dennis Eisenberg, L’Internazionale Nera. Fascisti e nazisti oggi nel mondo, Sugar Editore, Milano 1964, p. 157. La misma mentira se encuentra en otros lugares: von Leers habría representado una tendencia nacional-socialista que quiso “la destruction physique des Juifs en Allemagne” (Roger Faligot – Remi Kaufer, el croissant et la croix gammée, Albin Michel, París, 1990, p 46.).

24 J. Von Leers, Das Ende der jüdischen Wanderung, “Nationalsozialistische Monatshefte”, IV, 1933, pp 229-231.

25 Hildegard Brenner, La politica culturale del nazismo, Laterza, Bari 1965, p. 114.
26 H. Brenner, op. cit., p. 115.

27 H. Brenner, op. cit., p. 115.

28 Henri Rollin, L’Apocalypse de notre temps. Les dessous de la propaganda allemande d’après des documents inédits, Alió, París, 1991, p. 615.

29 A. D’Onofrio, op. cit., 166 n.
29 J. Leers, Von Der Kardinal und die Germanen. Eine Auseinandersetzung mit Kardinal Faulhaber, Hanseatische Verlangsanstalt, Hamburgo 1934. El lector puede encontrar algunos extractos de ésta obra en este trabajo: Il nuovo paganesimo germanico. Dottrina – Testi – Critica, editado por “Sincerus”, Edizioni Leonardo, Roma 1946.
31 Oswald Spengler, Jahre der Entscheidung (Erster Teil: Deutschland und die weltgeschichtliche Entwicklung), C.H. Beck’sche Verlagsbuchhandlung, München 1933; ed. it. Anni decisivi, Il Borghese, Milano, s. d.; Anni della decisione, Edizioni di Ar, Padova 1994.

32 Adriano Romualdi, Spengler apóstol de la decadencia, en: O. Spengler, Sombras en el Oeste, editado por A. Romualdi, John Volpe Editore, Roma 1973, p. 44.

33 J. von Leers, Spenglers weltpolitisches System und der Nationalsozialismus, Dünnhaupt Junker und Verlag, Berlin, 1934.

34 AA. VV., Deutscher Aufstand. Die Revolution des Nachkriegs, Kohlhammer, Stuttgart 1934.

35 Armin Mohler, La révolution conservatrice en Allemagne (1918-1932), Pardes, Puiseaux 1993, p. 223. Armin Mohler se refiere a tres antologías:. 1.) Ernst Jünger (eds.), Der Kampf um das Reich (contribuciones de Ernst von Salomon, los hermanos Strasser, etc), Wilhelm Andermann, Berlín 1929 (2 ª ed Mayor 1931) 2) Fritz Carl Roegels, Der Marsch auf Berlin (en colaboración con Hans Henning, Grote y Curt Hotzel), Carl Voegels, Berlín, 1932, 3) Friedrich Wilhelm Heinz, Die Nation greift an. Geschichte und Kritik des soldatischen Nationalismus, Das Reich Verlag, Berlin, 1933.

36 Una traducción muy parcial de este capítulo (Biarritz, vol. I, p. 162-193) se encuentra en Norman Cohn, Patente de genocidio. Los “Protocolos de los Sabios de Sión”: la historia de una falsificación, Einaudi, Torino, 1969, p. 221-224.

37 A. D’Onofrio, op. cit., p. 139.

38 J. von Leers, Zur Geschichte des deutsches Antisemitismus, en T. Fritsch, Handbuch der Judenfrage, Hammer Verlag, Leipzig, 1935. La primera edición del Handbuch der Judenfrage es 1887.

39 A. Mohler, op. cit., p. 455.

40 J. von Leers, Blut und in der Rasse Gesetzgebung. Ein Gang durch die Völkergeschichte, J. F. Lehmanns Verlag, München 1936.

41 Anna Bramwell (op. cit., P. 78) escribe que von Leers fue profesor de japonés en la Universidad de Jena, pero eso no lo hemos podido confirmar en otros lugares. Por otra parte, la Bramwell parece estar relativamente insegura sobre las noticias relacionadas con von Leers: “Aparentemente estuvo empleado por el Frente Alemán del Trabajo hasta 1939, y parece que pertenecía a las SS” (ibid., énfasis nuestro). Además, debido a la falta de contexto correspondiente resulta un tanto oscuro el sentido de esta otra información; “Darré escribió a Hitler en 1939, convirtiéndose en un garante de la fiabilidad de Leers” (ibid.). 42 “He trabajado mucho con Preziosi, éramos amigos y he tenido la oportunidad de conocer su carácter. Él no era sólo un hombre de conocimientos profundos y solidísimos, sino también fue un antiguo romano, un hombre catónico, una persona de gran honestidad y rectitud, tanto en el ámbito privado como en el público. Para el enemigo era inexpugnable y por ello temido, amaba a su bella patria y la defendió con energía, pero siempre de una forma humana, ni siquiera era un perseguidor de los judíos, sino un defensor de los valores humanos y patrióticos contra una terrible amenaza: la tiranía judía. En una forma ejemplar nos mostró cómo combatir nuestra lucha, con inteligencia y con una gran riqueza de conocimientos. (…) Vale amice, Giovanni Preziosi, magne Romane et defensor Penatium, vale in tua gloria!” (Omar Amin von Leers, Giovanni Preziosi: “Osare”, a. I, n. 2, septiembre-octubre de 1963, p. 3 ).

43 Las dos conferencias fueron publicados más adelante, en italiano, en dos folletos diferentes por Verlag Anton Schroll & Co., Wien 1940.

44 Bernhard Kummel, Rebaño Altar und. Wandlungen altnordischer Sittlichkeit im Glaubenswechsel, tomo II: Der Machtkampf zwischen Volk, König und Kirche im alten Norden, Leipzig 1939.

45 A. D’Onofrio, op. cit., p. 251-252.

46 Otto Höfler, Kultische Geheimbünde der Germanen, vol. I: Das Germanische Totenheer. Mythos und Kult, Frankfurt am Main, 1934. (Se apareció sólo vol. I).

47 A. D’Onofrio, op. cit., p. 252-253.

48 J. von Leers, kam Wie der Jude zum Geld?, Theodor Fritsch Verlag, Berlin, 1940.

49 J. von Leers, Judentum und Gaunertum. Wesens-und eine Lebensgemeinschaft, Berlín 1940.

50 J. von Leers, Die Berufstätige Frau, en Coler / Pfannstiehl (Hrsg.), Frau und Mutter, Bägel Verlag, Düsseldorf 1940.

51 J. von Leers, Die geistige Wiedergeburt einer Nation, Berlín 1941.

52 J. von Leers, Kräfte hinter Roosevelt, Theodor Fritsch Verlag, Berlin 1941 (traducción francesa: Forces occultes derrière Roosevelt, Maison Internationale d’Edition, Bruselas sd); Juden hinter Stalin, Deutsche Informationsstelle, Berlín 1941.

53 J. von Leers, Bauerntum, Reichsnähstand Verlag, Berlin, 1942, Geschichte des deutschen und des deutschen Bauernrechts Bauerntums, Reclam, Leipzig 1942.

54 J. von Leers, Der Weg des deutschen Bauern von der Frühzeit bis zur Gegenwart, Reclam Universal-Bibliothek, Leipzig 1937.

55 J. von Leers, Vorwort en: Schramm, Der jüdische Ritualmord. Eine historische Untersuchung, Theodor Fritsch Verlag, Berlin, 1944.
56 Ernst Jünger, Strahlungen II (Die Hütte im Weinberg), op. Cit. 643-644.

57 En los años en que Johann von Leers se instala en Argentina, Perón asume una posición declaradamente hostil a la plutocracia y el imperialismo: “Un sectarismo económico dirigido por un gran grupo financiero, sangriento y dictatorial, se obstina en mantener su sistema de explotación interno e internacional. Dice ser defensor de los pueblos… en nombre de las minorías elegidas, de las cuatro libertades y la democracia: como el comunismo, es intransigente, traidor y carente de escrúpulos. Al igual que el comunismo, hará la guerra para defender la paz “. Y otra vez: “El imperialismo plutocrático tiene el objetivo de dominar el mundo económico … Las Naciones Unidas, los países libres, las cuatro libertades, la Carta del Atlántico, la reconstrucción y las ayudas, la defensa de Corea, el desarme, respeto a las autonomías y a la libre autodeterminación de los pueblos, la buena vecindad, la solidaridad continental, el apoyo a los países subdesarrollados son mentiras … El imperialismo opera en todos los países con sus agentes del FBI, con sus embajadas, con sus cipayos … Defiende la libertad de empresa, a través de sus cárteles, sus monopolios y sus conferencias establece la economía internacional en el mundo bajo su dirección”(PaoloVita-Finzi, Perón mito e realtà, Pan, Milán, 1971, p 90. – 91).

58 Jorge Camarasa, op. cit., p. 97. El autor de este libro advierte que “Johannes von Leers no debe ser confundido con el homónimo general de las SS, que fue agregado militar de la embajada alemana en Buenos Aires hasta 1945” (J. Camarasa, op. Cit., P . 119). 59 Pra van Iddekinge – Ah Paape, Ze zijn er nog …, De Bezige Bij, Amsterdam, 1970, pp 50 y 189.

60 Dennis Eisenberg, La Internacional Negra. Fascistas y nazis en el mundo de hoy, cit., P 158. Julius Bogatsvo, que declara utilizar una documentación “amablemente proporcionada por el Centro de Documentación Judía Contemporánea” (I nazisti dopo il nazismo, De Vecchi, Milán 1972, p 4.) usa más o menos las mismas palabras: “Dotado de considerables talentos organizacionales, von Leers tejió una eficiente red de colaboradores e informantes para cubrir casi toda la América del Sur”. (Ibid., p. 106).

61 “Während des Zweiten Weltkrieges unsere Sympathien den Deutschen gehörten”, declaró Nasser a la “Deutsche National Zeitung” del 1 de mayo de 1964. El hermano del Rais, Nassiri Abd el-Nasser, en 1939, publicó una edición del Mein Kampf en árabe.

62 Bernard Lewis, Sémites et antisémites, Presse Pocket, París 1991, p. 268.

63 El periodista Georges Oltramare alias Charles Dieudonné (1896-1960), que había dirigido ‘Pilori’ en la Francia ocupada, dirigió en El Cairo las transmisiones en francés de La Voix des Arabes. Murió en 1960.

64 Entre aquellos que tuvieron un rol político o militar en Egipto, podemos mencionar: Hans Apeler, alias Salah Ghaffar (Ministerio de Información), Franz Bartel alias el-Hussein (Ministerio de Información), el general de la Wehrmacht Wilhelm Farmbacher (asesor militar de Nasser), el SS Standartenführer Baumann (Ministerio de la Guerra, instructor del Frente para la Liberación de Palestina), el ex comisario de la Gestapo Erich Altern alias Ali Bella, el SS Sturmbannführer Walter Balmann alias Ali ben Khader, el ex-ayudante de Rommel Fritz Bayerlein, Hans Becher (instructor de la policía), el ex oficial de la Gestapo Wilhelm Beissner, el SS Sturmbannführer Bernhard Bender alias Bashir ben Salah (consejero de la policía política), el SS Untersturmführer Wilhelm Boerner alias Ali Ben Kasher (Ministerio del Interior, instructor del Frente para la Liberación de Palestina), Werner Birgel alias el-Gamin (Ministerio de Información), el SS Untersturmführer Wilhelm Boeckler alias Abd el-Karim, el SS Hauptsturmführer Alois Brunner alias Ali Mohamed, el SS Obergruppenführer Friedrich Buble alias Ben Amman (Departamento de Relaciones Públicas), Franz Bünsch, el SA Obersturmführer Erich Bunzel, el jefe de la Gestapo en Düsseldorf Joachim Daemling alias Jochen Dressel alias Ibrahim Mustafa (Radio Cairo), el SS Obergruppenführer Oskar Dirlewanger, el médico de las SS dr. Hans Eisele, el SS Sturmbannführer Eugen Fichberger, el SS Standartenführer Leopold Gleim alias al-Nasher (Servicio de Seguridad), el antiguo ayudante de Goebbels Baron von Harder, el ex periodista del Welt-Dienst Ludwig Heiden alias al-Haj (traductor del Mein Kampf en árabe), el SS Hauptsturmführer Heribert Heim (médico de la policía), el ex jefe de la Gestapo Franz Hithofer, Ulrik Klaus alias Muhammad Akbar, el ex dirigente de la Hitler-Jugend Karl Luder (Ministerio de la Guerra), el SS Standartenführer Gerhard Mertins, Rudolf Midner, el SS Gruppenführer Alois Moser (instructor de camisas verdes), el SS Sturmbannführer Oskar Münzel (consejero militar), Gerd von Nimzek alias Ben Ali, Achim Dieter Pelschnik alias el-Said, Franz Rademacher, Walter Rauff, el SS Sturmbahnführer Schmalstich, el SS Sturmbannführer Seipel aka Imad Zuher, el ex oficial de la Gestapo Heinrich Sellmann alias Hasan Suleyman (Ministerio de Información), Albert Thiemann alias Amman Qader, el SS Standartenführer Erich Weinmann, el dr. Werner Wietschenke, el médico de las SS Heinrich Willermann alias Naim Fahum, Ludwig Zind alias Muhammad Saleh. La mayoría de ellos abrazaron el Islam. “A decir verdad, la llegada de un determinado grupo de antiguos nazis a El Cairo es anterior a la revolución de Nasser. El Rey Farouk se había rodeado, entre 1948 y 1951, de algunos expertos alemanes (…) Una vez Nasser llegó al poder, la contratación de expertos alemanes aumentó, y el senador norteamericano por Alaska, Ernest Gruening, les podría ofrecer una larga lista, 3 de mayo de 1963, durante el debate sobre el Oriente Medio” (Angelo Del Boca e Mario Giovana, I “figli del sole”. Mezzo secolo di nazifascismo nel mondo, Feltrinelli, Milano 1965, p. 463 n.)

65 Y no “Oman Amin”, como escriben A. del Boca y M. Giovana, op. cit., p. 464.

66 J. Von Leers, Blut und Rasse in der Gesetzgebung, cit., P. 17.

67 J. von Leers, Der Kardinal und die Germanen, op. cit. 23, 48, 52.

68 “Der Islam hat das Judentum seit jeher als Feind empfunden” (J. von Leers, Blut und Rasse  in der Gesetzgebung. Ein Gang durch die Völkergeschichte, cit., P. 49).

69 J. von Leers, Blut und Rasse in der Gesetzgebung, op. cit. 49-50. 70 J. von Leers, La Terre promise, “Cuaderno de la SS ‘, 2, 1939 en: AA. VV., L’ordre SS Éditions Avalon, París 1991, pp. 289-297.

71 Ibid, p. 290.

72 J. Von Leers, “Die grünen Banner der Freiheit”, “Der Weg – El sendero”, 10, 1955, p. 640.

73 J. von Leers, Blut und Rasse in der Gesetzgebung. Ein Gang durch die Völkergeschichte, cit., P. 6.

74 Cit. in: Jorge Camarasa, Organización Odessa. Dossier sobre los nazis que huyeron a Argentina, Mursia, Milán 1998, p. 97.
75 Enmarcando el fenómeno nasseriano en la tipología fascista Bardèche escribió en 1962: “El Islam no pertenece ni al mundo democrático, ni al mundo comunista; por su esencia y su colocación es un verdadero “tercer mundo”(…) Nasser y sus fascistas han encontrado este misticismo fascista en el Islam, que es su pasado y que es también, en el más amplio sentido de la palabra, su cultura (…) La revolución egipcia no sólo es “Egipto, despierta”, es la ley de Mahoma que despierta a Egipto con la revolución de Nasser, es el Corán que está en marcha. La revuelta de Nasser no sólo es contra la ocupación colonial, sino también contra todo lo que tal ocupación conlleva y representa; el reino de oro, la insolencia de los ricos, el poder de los vendidos al extranjero y la adoración del becerro de oro que traen consigo (…) Todo esto es condenado en el Libro, son los ídolos de Mammon. En el Corán hay algo de guerrero y de fuerte, algo viril, algo que se puede llamar romano. (…) De todas las místicas fascistas quizás la de Nasser será aquella que va a dejar una huella más profunda en la historia por sus consecuencias a largo plazo “( Maurice Bardèche, Che cosa è il fascismo?, Volpe, Roma 1980, pp. 91-92) .
76 Las piezas de correspondencia von Leers-Bardèche-Rassinier se encuentran en: Nadine Fresco, Fabrication d´un antisémite, Seuil, París, 1999, p. 48-50.

77 Von Leers tradujo un texto de Shaykh Muhammad Abu Zahra sobre la concepción islámica de la guerra (Begriff des Krieges im Islam), también tradujo un estudio de Muhammad Ibrahim Ismail sobre la doctrina económica islámica (Der Islam und die heutigen Wirtschaftstheorien, trad. it. L’Islam e le teorie economiche odierne, Arktos, Carmagnola 1980).

78 Nicholas Goodrick-Clarke, Hitler’s Priestess. Savitri Devi, the Hindu-Aryan Myth, and Neo Nazism, cit., p. 177.

79 Julius Bogatsvo, I nazisti dopo il nazismo, Giovanni De Vecchi Editore, Milano 1972, pp. 107-108.

80 J. Bogatsvo, op. cit., p. 108.

81 J. Bogatsvo, op. cit., p. 108.

82 Anónimo, Johann (Johannes von Leers), IDGR. Informationsdienst gegen Rechtextremismus, cit. Ver Friedrich Paul Heller, ODESSA, IDGR. Informationsdienst gegen Rechtextremismus, el mismo sitio.

83 Central Intelligence Corps, Case Control no. 199602754. El documento fue desclasificado en octubre de 1998.

84 U. Barbisan, op. cit., p. 121.

 

Esta entrada fue publicada en Egipto, Espiritualidad, Eurasia, Europa, Geopolítica, Historia, Ideología, Islam, Japón. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El Gotteskampf de Johann von Leers – Claudio Mutti

  1. “We cannot expect that in politics all our friends will do us the favor to acquire blue eyes and blond hair four our sake. Politics is a matter of real, popular interests, and has little connection with the ideas of racial community”
    Johann VON LEERS, “Japanische Neuformung” Die Tat 26 (September 1934)

  2. Daniel dijo:

    Aqui les dejo el articulo maquetado en PDF. Siempre es mas facil leer en papel.
    https://www.mediafire.com/?chlr135hb2kl9eu
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s